Importancia de la tecnología en la infraestructura y movilidad del futuro

Una de las principales dimensiones de acción para habilitar la movilidad en las ciudades y más allá de ellas es la infraestructura vial y digital. 

La infraestructura de transporte comprende todo el andamiaje vial, las instalaciones, los servicios y la tecnología que permiten a las personas desplazarse de un lugar a otro de manera libre, segura, eficiente y sostenible.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) advierte que el déficit de infraestructura y la baja calidad de los servicios de transporte, reflejados en su frecuencia, seguridad y fiabilidad, repercute en la movilidad de la población.

En consecuencia, si la infraestructura y el transporte son deficientes, las personas tardan más tiempo en llegar de un lugar a otro aunque las distancias sean cortas, hay una mayor huella ambiental y una menor calidad de vida, además de costos asociados como el consumo de combustible o el mantenimiento de los vehículos.

Por ello, los gobiernos se enfrentan al desafío de desarrollar un ecosistema de infraestructura robusto que permita garantizar el derecho a la movilidad, lo cual incluye integrar múltiples alternativas para satisfacer las distintas necesidades de los habitantes y hacer compatible una visión de desarrollo urbano más adecuada.

La infraestructura de movilidad urbana abarca las vialidades, puentes vehiculares, semaforización, puentes peatonales, ciclovías, carriles especiales para el transporte público, paradas de autobús, centros de transferencia modal, caminos peatonales, señalización, iluminación y otros elementos que habilitan los desplazamientos.

Recientemente, a todos estos componentes físicos de la infraestructura vial, se ha sumado la conectividad, los dispositivos móviles y las plataformas tecnológicas. 

Hoy en día, la movilidad y la infraestructura no pueden pensarse de manera aislada una de la otra, pues son un binomio inseparable. La planeación integral de la movilidad conlleva también organizar de forma inteligente la infraestructura disponible y prever los requerimientos futuros. 

Es en este punto que entra la infraestructura digital de banda ancha y el parque tecnológico de teléfonos inteligentes. 

Te puede interesar: ​​Smart Transportation, la solución de DiDi sin inversión en infraestructura para mejorar la movilidad urbana

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la infraestructura asociada al transporte es fundamental para el desarrollo económico de un área determinada y el bienestar social de sus habitantes, ya que influye directamente en el acceso a la oferta educativa, laboral, cultural y de salud.

Por eso, la infraestructura para la movilidad también debe ser vista como un factor de equidad y cohesión social

En su informe Políticas de movilidad urbana e infraestructura urbana de transporte, la organización advierte que, ante el acelerado crecimiento de las ciudades, se requiere renovar e impulsar los proyectos de infraestructura para propiciar una amplia movilidad y competitividad, para lo cual resulta conveniente adoptar las plataformas de Internet.

Sin embargo, históricamente América Latina ha propendido a una urbanización desordenada, al aumento explosivo de parques vehiculares, a sistemas de transporte colectivo de baja calidad e inseguros, a la falta de coordinación de las políticas públicas y a no ligar las políticas de transporte a la planeación urbana.

Aunque las principales metrópolis de la región ya han emprendido proyectos para solucionar estas problemáticas, la organización considera que las soluciones han carecido de una perspectiva prospectiva y a largo plazo, pues aún perduran las fallas de acceso a la infraestructura, la congestión vial y la contaminación por vehículos automotores, por ejemplo.

Se estima que América Latina necesita invertir al menos 222 mil 376 millones de dólares en nueva infraestructura de movilidad urbana hasta 2030 para solucionar el déficit actual; es decir, 0.31 por ciento del PIB regional cada año.

Particularmente, México tendría que invertir mínimo 51 mil 227 millones de dólares anuales para cerrar la brecha de infraestructura, según muestra el estudio La brecha de infraestructura en América Latina y el Caribe del Banco Interamericano de Desarrollo.

Nuevas formas de movilidad

Las inversiones y acciones que se requerirán para ampliar y modernizar la infraestructura asociada al transporte urbano no se podrán asumir en solitario, sino que requerirán la colaboración de múltiples partes y, además, considerar las nuevas modalidades de desplazamiento y las tecnologías que las posibilitan.

Un informe de la consultora McKinsey indica que la forma como las personas se desplazan está cambiando vertiginosamente. En la actualidad, ya no es suficiente considerar las modalidades y esquemas de movilidad tradicionales, pues han aparecido nuevos servicios y tecnologías como las plataformas digitales de transporte compartido, los vehículos eléctricos, los autos autónomos o los monopatines eléctricos.

Estas nuevas ofertas están transformando los patrones de movilidad en las ciudades, por lo que también deben ser tomadas en cuenta en la planeación de la infraestructura urbana

En un futuro no tan lejano, será necesario que en las calles existan estaciones de carga para los vehículos eléctricos o que la conectividad WiFi esté disponible de manera amplia para que las personas puedan conectarse fácilmente con los conductores de las aplicaciones como DiDi y Uber.

Cada vez más, la infraestructura también abarca componentes de conectividad digital y software para habilitar un mayor uso de la movilidad como servicio. 

La consultora explica que, por ejemplo, las metrópolis podrían aprovechar la Inteligencia Artificial para el despacho más eficiente del transporte, o establecer una flota de vehículos eléctricos compartidos para llevar a las personas hasta la puerta de su casa, el trabajo o el esparcimiento mediante un modelo bajo demanda que sea más sostenible que el vehículo privado automotor.

También lee: Línea 1 del Metro de la CDMX inicia su digitalización con tecnología LTE

Hacia 2030, McKinsey proyecta que las principales ciudades del mundo migrarán hacia modelos de movilidad avanzada que trastocará la forma como la población se desplaza.

“Las innovaciones tecnológicas en forma de electrificación, conectividad y autonomía están en el horizonte”, señala en su estudio Una perspectiva integrada sobre el futuro de la movilidad.

Estas tres tendencias ya son parte de la realidad, pero su adopción se intensificará en los años siguientes. 

Las plataformas tecnológicas de transporte ya son ampliamente usadas para trasladarse al trabajo, el hogar, los aeropuertos o cualquier otro lugar, gracias a la mayor penetración de Internet y los teléfonos móviles inteligentes. 

Cada vez más las ciudades y los administradores de terminales terrestres y aéreas están reconociendo la importancia y los beneficios de permitir la operación libre y ordenada de las plataformas de movilidad. 

También ya se están diseñando, probando y produciendo automóviles eléctricos, conectados y autónomos.

Incluso, de forma combinada ―un vehículo eléctrico de aplicación, por ejemplo― el impacto de estos nuevos servicios y modalidades de transporte potenciarán la infraestructura y los beneficios económicos y sociales. Pero el desafío es que la planeación de la movilidad en las ciudades integre también a este nuevo abanico de posibilidades.

Las plataformas de transporte o los vehículos conectados no reemplazarán al transporte público ni a cualquier otra modalidad de transporte. Por el contrario, desde una visión integral, complementarán un ecosistema que permita que las personas elijan libremente qué opción se adecua mejor a sus necesidades, expectativas, presupuesto y la naturaleza de los viajes.

Además, si se promueve un entorno multimodal que acoja esta innovación, la tecnología estará al servicio de la movilidad y posibilitará acceder a más y nuevos datos acerca de cómo se desplazan las personas

Con base en el análisis de estos grandes volúmenes de información y datos, las autoridades podrán guiar la toma de decisiones, las políticas públicas y los recursos estatales (que suelen ser limitados) para una movilidad más eficiente, veloz, integral, sustentable e inteligente gracias a las tecnologías digitales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies