martes, noviembre 29, 2022
HomeANÁLISISLas plataformas contribuyen a una movilidad libre y segura para mujeres

Las plataformas contribuyen a una movilidad libre y segura para mujeres

Las plataformas de transporte se han convertido en una opción más segura y eficiente para las necesidades de movilidad de las mujeres, les brindan una sensación de independencia y permiten que se desplacen a lugares a los cuales antes no podían acceder.

-

La movilidad libre y autónoma de las mujeres y las identidades sexodiversas en el espacio público está condicionada por la (in) seguridad y la violencia sexual. 

De forma desproporcionada, a ellas las afectan más las deficiencias y la falta de infraestructura en las diferentes modalidades para desplazarse de un lugar a otro.

Aunque existen múltiples sistemas de transporte, las opciones para las mujeres se reducen según el horario del día (disminuyen drásticamente en la noche), las zonas, si se viaja con compañía o no, la disponibilidad de conexiones intermodales, el tiempo y la frecuencia de los viajes y, sobre todo, los mecanismos de seguridad disponibles.

Un estudio del Banco de Desarrollo de América Latina-CAF muestra que, por ejemplo, los roles tradicionales de género, la desigualdad económica, la discriminación y las violencias impactan negativamente en la posibilidad de que las mujeres se movilicen libremente en el espacio urbano de la ciudad de Buenos Aires.

Lo mismo sucede en otras grandes metrópolis latinoamericanas como la Ciudad de México.

Frente a los problemas de inseguridad y violencias que atraviesan el espacio público y las necesidades diferenciadas en la movilidad cotidiana de las mujeres, las plataformas digitales de transporte se han convertido en una alternativa significativa para los desplazamientos más seguros, porque la tecnología permite brindar mayores garantías y mecanismos para fortalecer la seguridad de pasajeras y pasajeros.

Algunos de estos mecanismos y funciones que incluyen las plataformas tecnológicas abarcan la identificación del conductor y del automóvil, pues algunas aplicaciones incluso utilizan el reconocimiento facial para validar la información; la posibilidad de compartir la ruta de viaje para que alguien más siga tu trayecto en tiempo real; la trazabilidad y la geolocalización en tiempo real; la coordinación y el enlace con las agencias de seguridad locales en algunos casos y otras funcionalidades como la de grabar el audio del viaje.

Te puede interesar: Cinco razones de por qué las apps de movilidad pueden ser más seguras para las pasajeras

La Corporación Financiera Internacional dirigió un informe que señala que las mujeres, tanto usuarias como conductoras, valoran especialmente que las plataformas de transporte les brinden más herramientas de seguridad como las mencionadas. 

El 35 por ciento citó en una encuesta que el beneficio clave es que pueden conocer la información del conductor y del vehículo con antelación, y tres de cada 10 señalaron el seguimiento del viaje como la ventaja principal.

Además, las mujeres reportaron una variedad más amplia de casos de uso de las plataformas, en comparación con los hombres. Por ejemplo, las utilizan para hacer compras de comestibles, viajes a escuelas y centros de salud, actividades relacionadas con el cuidado de niñas, niños y personas adultas mayores, visitas a familiares y amigos.

El estudio Conducir hacia la igualdad: mujeres, viajes compartidos y la economía compartida, de CAF, destaca que las funciones de seguridad y protección de las aplicaciones contribuyen a que las mujeres obtengan una mayor sensación de independencia y puedan desplazarse a lugares a los que antes no podían acceder.

Las plataformas de transporte como DiDi, Uber, Lyft y Beat también están intensificando sus esfuerzos por incorporar a más mujeres conductoras, lo cual ayudaría a incrementar la participación femenina en ocupaciones que, hasta ahora, son predominantemente masculinas, así como aliviar las preocupaciones de seguridad personal de viajeras y conductoras ―entre otros beneficios como promover la inclusión financiera y la independencia de las mujeres.

Así, las plataformas de la llamada economía colaborativa están ocupando un espacio cada vez más relevante en la movilidad de las mujeres en las ciudades, subsanando en cierto grado las problemáticas de déficit de infraestructura e inseguridad que se viven, y se perciben, en mayor medida en el espacio público.

Si bien es indispensable fortalecer estos aspectos en el transporte público, por ser el principal motor de los desplazamientos en las ciudades, también se requiere adoptar una visión integral en la planificación de la movilidad, tomando en cuenta cómo se mueven las mujeres y por qué lo hacen.

De acuerdo con el estudio de CAF, hasta ahora la planificación se ha centrado en un modelo masculino hegemónico de la movilidad, lo cual prioriza los viajes más lineales (de casa al trabajo y viceversa) sin considerar que existen redes más complejas de desplazamientos marcados por componentes sociales y culturales  como el género.

También lee: Plataformas colaborativas: ¿cómo pueden ser una vía para la inclusión de mujeres en la economía?

En México, 8 de cada 10 mujeres se sienten inseguras en el transporte público y casi una cuarta parte ha sido víctima de acoso sexual durante sus trayectos cotidianos, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana 2021 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Algunos gobiernos de las entidades federativas ya han adoptado programas y medidas para reforzar la seguridad en el transporte público y en las calles. Pero es un problema complejo que requiere políticas públicas a largo plazo.

Las plataformas digitales representan una modalidad de transporte complementaria y más segura, no sólo por tratarse de un servicio privado sino también porque la tecnología facilita obtener datos precisos acerca de los patrones y comportamientos de movilidad y, con base en ello, intervenir para mejorar la seguridad del servicio y del entorno.

Por ejemplo, en Guadalajara, Jalisco, las aplicaciones tecnológicas (DiDi y Uber) colaboraron con las autoridades en el proyecto Puntos Púrpura, una estrategia de mapeo de las situaciones de violencia, lo cual permite detectar las zonas de riesgo y mejorar la infraestructura (luminaria) y la comunicación para atender llamadas de emergencia.Si se impulsa un ecosistema de intermodalidad y se aprovechan las capacidades tecnológicas de recolección, trazabilidad y análisis de datos de las plataformas colaborativas, desde una perspectiva de género, es posible avanzar hacia una movilidad más segura, eficiente, libre y autónoma para las mujeres.

Violeta Contreras García
Violeta Contreras García
Violeta Contreras es editora de contenidos multimedia especializada en telecomunicaciones de Iberoamérica
- Advertisment -

Publicidad