domingo, octubre 2, 2022
HomeANÁLISIS¿Pueden las plataformas de movilidad contribuir a la seguridad aérea?

¿Pueden las plataformas de movilidad contribuir a la seguridad aérea?

Tras la degradación de México a la Categoría 2 de seguridad aérea, habilitar un entorno propicio para las plataformas de transporte puede contribuir a cambiar la valoración de los pasajeros respecto de la seguridad integral en los aeropuertos.

-

México lleva más de un año en la Categoría 2 de seguridad aérea, lo cual le ha costado pérdidas en el turismo, la imposibilidad de abrir nuevas rutas de viaje e ingresos por millones de dólares. 

Menos percepción de seguridad, menos rutas comerciales y menos turistas repercute en menor competitividad y en una industria aeroportuaria multimodal menos vibrante. Es aquí donde intervienen las modalidades y plataformas de movilidad. 

En mayo de 2021, la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos rebajó a México de la Categoría 1 en la que se encontraba a la 2, en la cual se ubican los países que no realizan un trabajo adecuado para supervisar las aerolíneas de acuerdo con los estándares mínimos internacionales.

Ahí, en ese cajón, México comparte espacio con otras naciones como Venezuela, Cuba y Paquistán, que no cuentan desde hace años con la infraestructura suficiente ni las medidas adecuadas para garantizar la seguridad aérea. 

Incluso, Venezuela ha sido calificado como el peor país de la región en cuanto a la calidad de infraestructura, de acuerdo con el Informe Global de Competitividad del Foro Económico Mundial.

Recuperar la Categoría 1 es un tema urgente para el gobierno y la industria aerocomercial, dado que el mercado estadounidense representa 70 por ciento de las personas turistas que viajan desde o hacia México.

Si bien resolver la degradación tiene que ver principalmente con requisitos técnicos y de inspección, en un contexto en el cual la seguridad es el centro del debate, no hay que dejar de lado que las autoridades tienen la obligación de velar por la seguridad integral de los viajeros, independientemente de la modalidad de transporte: aéreo, terrestre y a través de plataformas digitales.

Te recomendamos: Un aeropuerto de vanguardia requiere plataformas de movilidad innovadoras

Una parte importante de esa tarea también se relaciona con habilitar infraestructura complementaria para que las personas puedan trasladarse al llegar o al partir de los aeródromos: por ejemplo, las vías de acceso vehícular y peatonal, los puntos de control y la oferta de transporte terrestre.

Lo anterior conduce a una modernización de las leyes y a una regulación que facilite la operación de todas las opciones de transporte que confluyen en los aeropuertos, cuya jurisdicción es federal. 

Particularmente sobre esta última materia, las plataformas tecnológicas como DiDi, Uber o Beat se han convertido en un complemento para la infraestructura aeroportuaria y contribuyen a respaldar la seguridad de los pasajeros.

Al perder la Categoría 1 en seguridad aérea, la capacidad de México de atraer a viajeros también se vio afectada, pues no puede abrir nuevas rutas con Estados Unidos y, además, las personas ya perciben los aeródromos nacionales como inseguros o conflictivos, no sólo por los temas logísticos sino por los bloqueos de gremios taxistas y restricciones a la operación y abordaje de vehículos de plataformas. 

La percepción y experiencia de seguridad en los aeropuertos, como el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) o el Aeropuerto Internacional de Cancún, no sólo abarca el recorrido aéreo, también las facilidades para abordar transportes terrestres. 

Es decir, están íntimamente relacionados la seguridad y la experiencia aérea como la movilidad terrestre a través de servicios de taxis concesionados o plataformas de Internet. Para los viajeros, es igual de importante disponer de medios adecuados para trasladarse una vez en tierra.

Habilitar un entorno propicio para este tipo de aplicaciones de movilidad puede contribuir a cambiar la valoración de los pasajeros respecto de los aeródromos mexicanos, tomando en cuenta que la seguridad y la confianza son  elementos que las personas más valoran de las plataformas.

El costo también es importante y es otro elemento que se relaciona: los consumidores buscan vuelos accesibles a su bolsillo, así también prefieren opciones de movilidad a través de aplicaciones móviles por ser más económicas que los taxis tradicionales de aeropuerto

Gracias al aprovechamiento de la tecnología, las plataformas de transporte tienen mejores calificaciones de seguridad respecto al taxi tradicional, el transporte público u otras modalidades para llegar o salir de aeródromos como el AICM, debido a que las plataformas digitales posibilitan una mayor trazabilidad de las rutas de viaje, la función de compartir la ruta, el monitoreo en tiempo real, el pago sin contacto (a través de tarjeta) y usar vehículos más actuales.

Es decir, la percepción de un aeropuerto seguro y confiable para los vuelos comerciales se traslada a plataformas de movilidad igualmente seguras y confiables para los usuarios. 

Más allá de la variable de la comodidad, quienes optan por las aplicaciones de transporte lo hacen especialmente porque se trata de una opción segura, sobre todo para las mujeres. 

Un estudio de Percepción de seguridad en movilidad para la Ciudad de México, elaborado por el Grupo de Economistas y Asociados e Investigaciones Sociales Aplicadas en 2019, señala que 9 de cada 10 usuarios de las plataformas y taxis en la Ciudad de México se sienten más seguros al utilizar las aplicaciones.

La Asociación de Internet MX también recabó datos en su informe de Movilidad en el Usuario de Internet Mexicano que apuntan a que casi seis de cada 10 personas prefieren las plataformas de movilidad debido a la seguridad.

Además, en diferentes ciudades del país, donde los índices de inseguridad y violencia de género han ido en aumento, han surgido iniciativas de aplicaciones específicas que facilitan la prestación del servicio de transporte por mujeres conductoras exclusivamente para otras mujeres.

DiDi y Uber lanzaron servicios en los cuales las conductoras pueden atender solicitudes de viajes hechas por mujeres, pero las ofertas de este tipo también se han replicado a nivel local por parte de grupos de emprendedoras, quienes reconocen la importancia de las posibilidades que brinda una plataforma tecnológica para mejorar la seguridad en los traslados.

La seguridad requiere habilitar infraestructura, normas y regulación de transporte complementaria y multimodal como la que aportan las plataformas tecnológicas. 

Algunos de los países que están en la Categoría 1 de seguridad aérea de la FAA también cuentan con condiciones favorables para la operación de las aplicaciones de movilidad en los aeropuertos, porque han reconocido que existe una interrelación seguridad aérea-seguridad terrestre.

También consulta: Prohibir plataformas de transporte en el AICM aumentará inseguridad para pasajeros: diputadas

Por ejemplo, en Nueva Zelanda los aeropuertos se asociaron directamente con Uber para facilitar que los pasajeros puedan abordar y bajarse de los vehículos de la plataforma en el área de transferencia comercial de las terminales aéreas o en otras zonas especiales designadas.

En contraste, en el principal aeródromo de México, el AICM, no existen áreas específicas para que los viajeros puedan tomar o bajar de un vehículo de aplicación. 

Incluso, debido a la imposición de restricciones para el funcionamiento de las plataformas en las terminales, las personas se ven obligadas a desplazarse a zonas externas, más alejadas, con menor iluminación y menos vigiladas del aeropuerto para poder solicitar un viaje de las plataformas, transportarse de forma segura y más económica.

Por eso, la revisión y esfuerzo por mejorar las condiciones de seguridad aérea, para que México pueda recuperar la Categoría 1 y promover la reactivación de las rutas aéreas, el turismo y los negocios, puede ser una oportunidad para lograr que los aeropuertos del país promuevan y garanticen entornos de seguridad integral ―por aire y tierra― para quienes se movilizan en ellos. 

A pesar de que un reciente comunicado del AICM, en el cual anuncia que los servicios de aplicación podrán recoger pasajeros fuera de la zona federal de la Terminal 2, esto no soluciona el problema y continúa exponiendo a las y los pasajeros. No obstante, el comunicado es un reconocimiento de que los usuarios tienen la libertad de elegir al proveedor de transporte de su preferencia. 

Como la movilidad y el transporte multimodal forman parte de un ecosistema, no es casualidad que la pérdida de Categoría 1 por parte del AICM coincida con leyes aeroportuarias obsoletas, prácticas anticompetitivas denunciadas del gremio taxista aeroportuario, restricciones ilegales a las plataformas de movilidad, servicios ineficientes, percepción de inseguridad y riesgo, pérdida de competitividad y de oportunidades de generación de ingresos. 

Violeta Contreras García
Violeta Contreras García
Violeta Contreras es editora de contenidos multimedia especializada en telecomunicaciones de Iberoamérica
- Advertisment -

Publicidad