viernes, agosto 12, 2022
HomeREDES5G"Para los estados es más fácil cobrar mucho a pocas empresas que...

“Para los estados es más fácil cobrar mucho a pocas empresas que poco a muchas empresas”: Artur Coimbra

En entrevista con DPL News, el consejero Artur Coimbra habló sobre el cambio en las concesiones de STFC, el interés de la Anatel en simplificar los cobros de impuestos, el aumento de la presencia de empresas satelitales, entre otros temas.

Ler em português

La Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) de Brasil puede anticipar la Agenda Regulatoria 2023 para comenzar a preparar un nuevo aviso público para la concesión del Servicio de Telefonía Fija Conmutada (STFC), en caso de ser necesario. La información proviene del consejero Artur Coimbra, quien asumió en abril de este año.

En entrevista con DPL News, el consejero explicó qué sucede si los concesionarios del STFC, cuyos contratos vencen en 2025, no migran al modelo de autorización. También dijo que la Anatel está interesada en simplificar los cobros sectoriales, tanto para reducir los costos administrativos de las empresas como para que las tarifas sean menos regresivas. “Los pobres pagan más que los ricos, proporcionalmente, en telefonía móvil. Este es un tributo regresivo y lo ideal sería que lo revisáramos”, comentó.

Coimbra también defendió el desempeño de las empresas de satélites de órbita baja en Brasil, que tienen la posibilidad de expandir el acceso de banda ancha en regiones remotas, donde no hay red terrestre.

A continuación, la entrevista completa:

DPL News: Para empezar, me gustaría saber cuáles son los desafíos de su mandato como consejero.

Artur Coimbra: Mi mandato no es muy largo, tengo como dos años y medio de mandato por delante, pero en este periodo creo que hay tres o cuatro desafíos que podemos enfrentar. El primero de ellos diría que es seguir con el 5G. Habiendo ganado el proceso de licitación de 5G, hacer que la implementación de 5G suceda de manera efectiva como se esperaba.

También tenemos un desafío especial, que es mantener organizadas las concesiones de telefonía. Impulsar el proceso de adecuación para aquellos concesionarios que lo deseen, adecuando sus concesiones a la autorización, pero también atendiendo lo que será de la concesión a partir de ahora si un concesionario no migra.

Tenemos un reto fiscal que afortunadamente se ha superado. Recientemente tuvimos la aprobación del Proyecto de Ley Complementaria Nº 18, que actualmente está siendo sancionado por el presidente de la República [el texto fue sancionado el día de la entrevista], lo que implica una reducción del ICMS en los servicios de telecomunicaciones. Es algo muy importante para el sector y esperado desde hace más de dos décadas.

También tenemos el desafío de infraestructura, la compartición de postes. Los postes de energía eléctrica también se utilizan para redes de telecomunicaciones y, en Brasil, esto está bastante desordenado y ha causado dificultades para la implementación de la red. Existe una dificultad en la cooperación entre los operadores de telecomunicaciones y las empresas de energía. Por lo tanto, crear un entorno regulatorio que permita esta cooperación y que haga atractivo este proceso de compartir polos, tanto para los operadores de telecomunicaciones como para los distribuidores de energía, es un desafío en este periodo.

Relacionado: El alto precio de los postes compartidos hace que los servicios de telecomunicaciones sean inviables

DPL News: Una novedad en el Consejo Directivo es la división temática de directores. Usted se quedó con el tema de la migración de las concesiones del STFC y el tema tributario. ¿Cuál es su opinión sobre esta forma de gestión?

Artur Coimbra: El presidente Carlos Baigorri es empleado de la Anatel desde hace más de 10 años y tiene un profundo conocimiento de las dificultades de gestión que existen dentro de la Agencia. Entiendo que su propuesta fue muy lúcida porque, por un lado, permite crear un vínculo embrionario entre el Consejo Directivo y el área técnica de la Agencia en esos asuntos; sin embargo, entregar un asunto a la exclusividad de un consejero particular, al fin y al cabo, estamos ante un colegiado, todos los consejeros tienen el mismo derecho a manifestarse.

De esta manera, existe la oportunidad de que los asuntos que dejan el área técnica hacia el Consejo sean calibrados de acuerdo con los lineamientos del propio Consejo. Cuando no había este tipo de asignación de curadores, había una gran separación entre el área técnica y el Consejo, y muchas veces los proyectos que llegaban del área técnica se remodelaban por completo. Esto es malo para el Consejo, es malo para el área técnica, es malo para la Agencia en su conjunto. Creo que fue una sabia decisión del presidente para mejorar la gestión de la Agencia.

DPL News: En el tema de la migración de concesión para autorización del STFC, ¿cuáles son sus expectativas respecto a la migración? ¿Qué pasa si las empresas no quieren migrar y devuelven la concesión?

Artur Coimbra: Mi expectativa es que todos migren porque entiendo que la migración es buena para las concesionarias, para la Anatel y para la Unión, tanto por seguridad jurídica como por la desmovilización de inversiones que hoy son innecesarias. No necesitas tener una planta de STFC, por lo que la modernización te permite remodelar tu red y reasignar el capital de manera más eficiente. Eso es bueno para las empresas, para la Unión, sobre todo para el ciudadano brasileño, que tendrá acceso a redes y servicios más modernos donde hoy no los tiene.

Mi expectativa es que la adaptación se lleve a cabo, pero eso depende de la voluntad de los operadores. En general, todos son bastante favorables al proceso, pero efectivamente dependerá de las condiciones concretas que se les presenten, tanto en términos de costos, del valor económico de la inmigración, como en relación a las obligaciones que asumirán luego de esta adaptación.

Si no hay esa adecuación, un camino que venimos señalando internamente es impulsar una nueva concesión.

La obligación de la Anatel como autoridad concedente, en caso de prestación de un servicio bajo el régimen público, es garantizar la continuidad del servicio, por lo que a partir de 2026 debe haber una nueva concesión.

Y, para eso, pretendemos adelantar en este punto la agenda regulatoria 2023, para que el área técnica ya pueda empezar a preparar un nuevo aviso de concesión a realizar en su momento, para que haya un nuevo concesionario en el próximo ciclo.

Por supuesto, este aviso público no se puede utilizar si migran todos, o si hay otra solución, pero es algo importante porque es nuestro deber garantizar la continuidad de este servicio que aún se brinda bajo el régimen público.

DPL News: ¿Este aviso público sería para el caso de devolución de las concesiones actuales?

Artur Coimbra: No devolverlo sería una rescisión del contrato de concesión. Este contrato vence, tanto para los concesionarios como para la autoridad concedente, en 2025. Y, para que la concesión continúe, tendría que haber un nuevo contrato, una nueva concesión. Es en este caso que estamos preparando el aviso público.

DPL News: En la práctica, ¿el cambio de modelo modifica algo para la población?

Artur Coimbra: Los ciudadanos sentirán la diferencia porque tendrán a su disposición, especialmente para los que viven en lugares más remotos, en localidades, una infraestructura más moderna. Una persona sale hoy y ve el teléfono público, en el futuro ese teléfono público será reemplazado por cobertura de voz móvil o WiFi gratis, o algún tipo de infraestructura más moderna que efectivamente sea de su interés.

En la actualidad, poco más del 30 por ciento de los teléfonos públicos no han recibido ninguna llamada durante más de dos años y más de la mitad de los teléfonos públicos tienen menos de una llamada al mes.

De hecho, es una estructura antigua, nadie la quiere, pero todavía existe esta obligación derivada del contrato de concesión, por lo que el ciudadano verá que se reemplaza este teléfono público por algo que sea más de su interés.

DPL News: ¿Cómo puede ayudar la Anatel a reducir los impuestos a las telecomunicaciones? ¿Y qué tan importante es eso?

Artur Coimbra: Afortunadamente se aprobó el Proyecto de Ley Complementaria Nº 18 que, al ser sancionado, reducirá las tarifas del ICMS que hoy son un promedio de 27 y 28 por ciento a 17 y 18 por ciento, una reducción importante para las telecomunicaciones. Creemos que aumentará el número de accesos, por lo que más gente contratará los servicios porque el precio bajará. Tenemos un mercado competitivo y, por tanto, la reducción de impuestos se repercute en el usuario como una reducción de precio.

A partir de ahí, tenemos una discusión a nivel federal. La Anatel es el sujeto pasivo activo de algunos de los cargos, pero no tiene la facultad de establecer o eliminar impuestos por sí misma. A pesar de eso, estamos muy interesados ​​en reformar los sectoriales, me refiero a la Tasa de Fiscalización de Instalación (TFI), la Tasa de Fiscalización de Operación (TFF), la Contribución al Desarrollo de la Industria Cinematográfica Nacional (Condecine), la Contribución para Fomento de Radiodifusión Pública (CRFP), el aporte del Fondo para la Universalización de los Servicios de Telecomunicaciones (FUST) y el Fondo para el Desarrollo Tecnológico de las Telecomunicaciones (Funttel), son seis cargos sectoriales.

Hay un interés en reformar estos cargos para tratarlos de manera única, para que sean más fáciles de manejar, para que el costo administrativo de las empresas para contabilizar sus cargos sea menor y para que sean menos regresivos, porque, proporcionalmente, los de menores ingresos pagan más que los de mayores ingresos en telefonía móvil. O sea, los pobres pagan proporcionalmente más que los ricos en telefonía móvil, esto es un impuesto regresivo, lo ideal sería que lo revisáramos. Y para revisar, es necesario cambiar la ley. Pero la Anatel puede actuar haciendo propuestas para cambiar esta legislación.

DPL News: ¿Qué valoración hace de la carga fiscal que tiene hoy en día el sector de las telecomunicaciones?

Artur Coimbra: Hoy tenemos una carga tributaria que ocupa el segundo o tercer lugar en el mundo y que ciertamente no trata el servicio de telecomunicaciones como esencial, es un servicio gravado como un lujo por una razón muy pragmática: para las autoridades fiscales estatales, que representan el 83 por ciento de la carga fiscal de las telecomunicaciones, es más fácil cobrar mucho a pocas empresas que poco a muchas empresas.

Telecomunicaciones, energía, petróleo y gas son sectores con tasas muy altas, aunque son esenciales, porque simplemente es más fácil recaudar, por lo tanto, no hay justicia tributaria. Por el contrario, la justicia fiscal queda en un segundo plano, se transforma en injusticia fiscal en beneficio del trabajo burocrático de recaudación de impuestos.

Esta es la situación fiscal en Brasil hoy y, por lo tanto, este trabajo que se hizo en el Congreso Nacional, con el apoyo de muchos gobernadores, es importante para la aprobación del Proyecto de Ley Complementaria Nº 18/2022 [actual Ley Complementaria Nº 194/ 2022].

DPL News: La Anatel aprobó recientemente la operación de varias empresas de Internet satelital. ¿Cuál es el papel de estas compañías en la masificación de la banda ancha?

Artur Coimbra: Tras la aprobación de la Ley Nº 13.879/2019, los procesos para otorgar el derecho a explorar satélites son más ágiles. La Anatel no necesita realizar una subasta para otorgar el derecho a explorar el satélite, especialmente el geoestacionario. Como resultado, ha habido más interés en tener satélites, ya sean nacionales o extranjeros. Mientras tanto, las constelaciones de satélites de órbita baja comenzaron a crecer. Ya tiene varias operando y muchas más planeadas para ser lanzadas.

Tenemos un fenómeno que está ocurriendo, que son estas constelaciones de órbita baja, y el desarrollo del sector de los satélites está provocando una caída sustancial del precio. Por lo tanto, el precio de la conexión por satélite ha ido bajando y la calidad ha ido en aumento. Al mismo tiempo, la inversión terrestre no se ha detenido. Así que tenemos un fenómeno que es doblemente beneficioso para los ciudadanos: la red terrestre por fibra óptica terrestre o por radio llegan cada vez más lejos y el satélite cada vez es más barato.

Esto significa que el satélite, por un lado, consigue dirigir su capacidad, su esfuerzo comercial a los lugares más necesitados de acceso a Internet, tanto porque es el mercado que le queda, como porque el precio es bajo y la gente puede contratar. Por otro lado, el satélite comienza a competir con las conexiones terrestres. Esto sucede, por ejemplo, en la periferia de las ciudades medianas y grandes, en esa zona de transición a las zonas rurales, por precio y calidad.

La ventaja de este satélite de órbita baja, y por eso somos muy enfáticos y queremos que más operadores compitan en Brasil, es que tienen baja latencia. Además de tener una mayor capacidad de ancho de banda, la latencia es muy baja. Y para 5G, la baja latencia es clave. Entonces, si queremos llevar 5G de manera efectiva a todo Brasil, a todas las ciudades brasileñas, la Amazonía, el Cerrado, el interior del Noreste, necesitaremos baja latencia, y muchas de estas áreas no existen o no es factible tener red de fibra óptica, por lo que son importantes los satélites de órbita baja, para que el 5G sea viable para todo el país.

DPL News: En el acto de toma de posesión como asesor de la Anatel, mencionó que la Agencia necesita acercarse a otros sectores, como radiodifusión y audiovisual. ¿Cómo la Anatel puede hacer esto? ¿Y cuál es la importancia de esta aproximación?

Artur Coimbra: La Anatel viene haciendo cada vez más esfuerzos para interactuar con estos órganos, ya sean institucionales, desde el punto de vista normativo y personal, pero también desde el punto de vista físico. Hemos regalado nuestros edificios, espacios compartidos con estos cuerpos y eso está muy bien porque cada vez es más difícil separar lo que es contenido de lo que es medio.

De hecho, todavía puedes separar, pero hoy tienes servicios regulados en su conjunto -contenido y medio- que es el caso de la radiodifusión y la televisión de paga, y tienes servicios regulados por separado, por ejemplo, el servicio de comunicación multimedia, que es el acceso de banda ancha y que es distinto del contenido que viaja por él. Este contenido no está regulado, pero en la televisión de paga y la radiodifusión existe una regulación sobre el contenido.

Necesitamos estar cada vez más cerca de estos sectores para que no haya oportunidad de arbitraje, es decir, de oportunismo derivado de algún punto ciego de la regulación, pero sobre todo para equiparar las cargas existentes en todos estos servicios, ya que muchos de ellos ya están compitiendo entre sí.

Internet compite con la TV de paga, ¿qué cargos le puedo sacar a la TV de paga para que sea más competitiva? ¿Qué puedes hacer para que más personas accedan a este contenido? Para que los contenidos de la televisión de paga, por ejemplo, también se puedan vender por Internet, ¿en qué condiciones puede ocurrir esto? Hay una discusión que hacer con el contenido –estamos hablando de la Agencia Nacional de Cine (Ancine) y de radiodifusión–, es el desafío de abordar y lograr esa convergencia normativa entre medio y contenido.

DPL News: La semana pasada salió a la luz la encuesta TIC Domicílios 2021, que muestra que el acceso a Internet y el uso de Internet en las zonas rurales de Brasil aumentó en 20 puntos porcentuales de 2019 a 2021. Conociendo su larga trayectoria en los Ministerios de Comunicaciones y la Anatel, ¿cómo ve este progreso? ¿Y cuáles son las expectativas de cara al futuro?

Artur Coimbra: Si alguien todavía dudaba de que el servicio de telecomunicaciones es un servicio esencial y debe ser tratado como tal, ya no tiene esa duda. Lo que tenemos de 2019 a 2021 en varios sectores es una reducción del consumo. Hubo una reducción en el consumo de alimentos, bienes duraderos, vestuario, bienes varios y servicios debido a la caída de los ingresos. Incluso frente a esta caída, hubo un crecimiento significativo en el uso de Internet. Esto demuestra cuán esencial es este servicio, este es el sentido de la investigación. También muestra que tal vez nos estamos acercando al final del desafío de la infraestructura. Quizás estamos logrando casi universalizar la infraestructura de telecomunicaciones para el acceso a Internet.

Esto significa que tenemos que mirar el lado de los ingresos. Si las personas perdieron ingresos durante este periodo en términos reales y compraron más acceso a Internet, eso significa que están sacrificando más para pagar ese acceso a Internet. ¿Cómo podemos ayudar a estas familias a tener acceso a Internet sin comprometer tanto sus ingresos? Ese es el próximo desafío que tenemos y ya se refleja, por ejemplo, en el programa Internet Brasil lanzado recientemente por el gobierno federal, que pretende brindar acceso gratuito a Internet móvil a estudiantes de familias de bajos recursos, para que estas familias no comprometan más de sus ingresos con algo que es esencial. Diría que este es nuestro propio desafío, como parece indicar la investigación.

Mirella Cordeiro
Mirella Cordeiro
Editora, periodista de temas digitales, telecomunicaciones y tecnología y corresponsal de DPL News en Brasil y lengua portuguesa. Editor, jornalista digital, de telecomunicações e tecnologia e correspondente do DPL News no Brasil e em português.

Publicidad

LEER DESPUÉS