Brasil | El alto precio de los postes compartidos hace que los servicios de telecomunicaciones sean inviables

Ler em português

Un informe reciente de BTG Pactual abordó el debate sobre los postes compartidos entre los distribuidores de energía y los proveedores de telecomunicaciones.

Para las empresas de telecomunicaciones, la acción es fundamental, ya que el uso de postes es la forma económicamente más viable de llegar a los consumidores. Pero para las empresas de servicios públicos de energía, la cantidad recibida por la fijación de puntos en los postes representa solo el 2,1 por ciento de los ingresos anuales totales.

“Hay 45 millones de postes en Brasil. Si asumimos que hay 5 operadores por poste – el número máximo permitido – y que el precio por conexión es de 4,77 reales por mes (el precio de referencia actual es de 3,19 reales, pero una nueva resolución debe aprobar un aumento a 4,77 reales), concluimos que la facturación por compartir postes para distribuidoras es de 12,9 mil millones de reales por año (2 mil 700 millones de dólares)”, explican los analistas. De esta cantidad, el 60% se destina a la reducción de las tarifas de energía para los consumidores.

Las concesionarias se embolsan aproximadamente 5,2 mil millones de reales por año, equivalentes al 2,1 por ciento de los ingresos.

Este es un problema ya que los distribuidores están en una posición favorable para cobrar precios altos para dar acceso a sus postes. Sin embargo, un precio muy alto haría inviables los servicios de telecomunicaciones, dice el documento, y agrega que un estudio de Claro indica que el valor de los puntos de fijación debe ser de 1,11 reales.

Consulta pública

Actualmente, se encuentra en consulta pública en la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y en la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) una propuesta de actualización de las reglas para compartir postes.

Además de aumentar el precio del punto de fijación de 3,19 para 4,77 reales, el proyecto exige que las distribuidoras fiscalicen los puestos que necesitan ser regularizados y, posteriormente, los operadores deben adaptar las estructuras indicadas, medida que desagrada al sector de las telecomunicaciones.

La red neutral puede ser una solución para compartir publicaciones

El informe también muestra que São Paulo, Santa Catarina y Paraná son algunos estados que están sufriendo la escasez de postes. Con la explosión en el número de proveedores de servicios de telecomunicaciones, cada vez más empresas compiten por estructuras.

Unifique, por ejemplo, que opera en el sur del país, incluso adquirió un proveedor de Internet con 8 mil clientes para garantizar el derecho de paso de la empresa en la región.

Una alternativa para solucionar este problema son las redes neutras, a través de las cuales las empresas de telecomunicaciones comparten la estructura. Según el banco, este modelo “reduce los riesgos de despliegue de red de los proveedores de telecomunicaciones, acorta el tiempo de comercialización y optimiza el uso del capital”.

Otra posibilidad sería construir redes subterráneas, que mejorarían el problema de la contaminación visual en las ciudades y sufrirían menos daños por rayos, vientos fuertes y lluvia, por ejemplo. Sin embargo, el precio es desorbitado y requiere un proceso muy burocrático, ya que hay que romper parte de la acera. “Según el vicepresidente de Enel, una red subterránea cuesta en promedio 5 millones de reales por km”, dice el documento.

Este es un problema que tiende a profundizarse, según BTG, a medida que se expande la penetración de banda ancha en Brasil, que actualmente es de aproximadamente 60 por ciento. “Estimamos que para 2025 este número alcanzará el 75 por ciento para 2025 y el 85 por ciento para 2030”.