lunes, octubre 3, 2022
HomeDPL NEWSQué le falta al Inegi para describir mejor la violencia digital en...

Qué le falta al Inegi para describir mejor la violencia digital en México

Integrantes de colectivas y especialistas señalan que el Módulo sobre Ciberacoso del Inegi aún presenta limitaciones para ofrecer una imagen más completa sobre la violencia digital.

En julio de este año, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de México publicó los resultados del Módulo sobre Ciberacoso (Mociba) 2021, que forma parte de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH).

La investigación del Inegi reveló que alrededor de tres de cada 10 mujeres de entre 12 a 29 años de edad han sido víctimas de violencia digital, y que aproximadamente el 25 por ciento de los hombres del mismo rango de edad la han padecido.

Si bien el informe ofrece estadísticas importantes para conocer la problemática y poder desarrollar medidas para prevenirla y combatirla, especialistas coinciden en que la medición del Instituto tiene algunas limitantes que se requieren resolver para obtener una imagen más precisa.

Durante un conversatorio en línea organizado por Las Hijas de Internet, Angie Contreras, consultora en temas de comunicación con perspectiva de género y tecnología de la asociación Cultivando Género, resaltó la importancia de que en el estudio se nombre de manera correcta la violencia digital como tal, pues el ciberacoso sólo es una parte de este fenómeno.

“¿Por qué le seguimos llamando ciberacoso cuando hablamos de violencia digital? (…) Toda esta serie de diferentes agresiones, discriminaciones y violencias tienen por nombre violencia digital. El ciberacoso es un tipo de violencia; la violencia digital es el pastel completo, cada rebanada del pastel es un tipo de violencia digital”, detalló.

La encuesta del Mociba del Inegi desglosa diferentes situaciones de ciberacoso, como el contacto mediante identidades falsas, los mensajes ofensivos, provocaciones, suplantación de identidad, recibir contenido sexual, robo de cuentas o sitios Web, publicar información personal, fotos y videos, o amenazar con hacer públicos este tipo de datos con el fin de extorsionar, por ejemplo.

Te puede interesar: La violencia digital es rentable para las plataformas tecnológicas: experta

Para Angie Contreras, esta tipificación del ciberacoso debería ser más bien una categorización de distintas expresiones de la violencia digital. Nombrar de manera adecuada la problemática puede contribuir a mejorar su comprensión y las acciones de política pública para abordarla, porque de lo contrario se genera más confusión, puntualizó.

Luisa Alvaro, integrante de Las Hijas de Internet, comentó que otra de las áreas de mejora del estudio del Inegi es que debería proporcionar información más detallada sobre cómo la violencia digital afecta a las infancias, especialmente a quienes son menores de 12 años.

Hasta ahora, el Módulo sólo contempla personas mayores de 12 años, pese a que las niñas y niños por debajo de ese rango también se conectan a la red y pueden ser víctimas de algún tipo de violencia. El informe tampoco contempla las agresiones que se experimentan a través de los videojuegos, cuyo uso se ha popularizado entre los más pequeños, acotó Contreras.

Ixchel Aguirre, investigadora de la colectiva feminista Luchadoras, observó que el Mociba carece de una visión inclusiva respecto a las diversas identidades de género más allá del binarismo de mujeres y hombres.

Todavía no existe ningún instrumento que permita conocer cómo las diferentes identidades experimentan la violencia digital. Por ello, Aguirre resaltó la importancia de que el Módulo del Inegi integre esta perspectiva.

Te recomendamos: Adolescentes LGBTQI+ sufren ciberacoso por su orientación sexual

“La violencia cruza de formas diferenciadas, dependiendo de las identidades de las personas, y creo que también es importante que se consideren otras realidad y otras situaciones”, como la de las personas con discapacidad y los diferentes grupos socioeconómicos, apuntó Aranxa Bello, integrante de Las Hijas de Internet.

En el foro en línea, las expertas coincidieron en que el Módulo sobre Ciberacoso del Inegi debe seguir mejorando para ofrecer una visión más inclusiva, e incluso interseccional sobre la violencia digital en todo el país, ya que la disponibilidad de los datos precisos permite poner en marcha acciones de prevención y respuesta a los casos, y ayuda a las víctimas a reconocer que han experimentado algún tipo de violencia en el entorno digital.

Más allá de sólo pensar en el ciberacoso, “tenemos que pensar en una ciudadanía digital y buscar garantizar que Internet sea un espacio seguro”, afirmó Angie Contreras, de Cultivando Género.

De acuerdo con los datos del Inegi, 21.7 por ciento de la población mexicana que usa Internet vivió alguna situación de violencia digital en 2021; es decir, 17 millones 700 mil personas mayores de 12 años.

Aunque se trata de una problemática que afecta a todos, las mujeres son víctimas de algún tipo de violencia en el espacio digital en mayor proporción que los hombres, especialmente aquellas que se encuentran en un rango de edad de 12 a 29 años.

Violeta Contreras García
Violeta Contreras García
Violeta Contreras es editora de contenidos multimedia especializada en telecomunicaciones de Iberoamérica

Publicidad

LEER DESPUÉS