Organizaciones piden a Pedro Castillo sacar del atraso a la política digital de Perú

Un conjunto de 34 organizaciones civiles, académicas y empresariales enviaron una carta al gobierno de Pedro Castillo, en la que piden que la transformación digital sea tomada como una prioridad en la agenda de política pública de Perú.

Entre las firmantes se encuentran la Asociación Latinoamericana de Internet (ALAI), Internet Society, el Instituto para la Sociedad de la Información y la Cuarta Revolución Industrial, Plataforma Tecnológica Peruana, la Sociedad Nacional de Industrias, Comex Perú, la Sociedad de Derecho y Empresas Digitales, la Cámara de Comercio Lima, y la Asociación Peruana de Software, Tecnologías y Economía Digital.

El llamado de los grupos surge en un momento de inestabilidad política e institucional en Perú, pues en los pocos meses de su gobierno Pedro Castillo ha tenido varios cambios de Gabinete, escándalos por conflictos de interés e irregularidades. En el sector TIC, esto ha impedido avanzar en proyectos urgentes como las subastas de espectro y el rescate de la red dorsal de fibra óptica.

Las más de tres decenas de organizaciones advirtieron que el país se encuentra en un “alarmante atraso tecnológico y digital”, por lo que es urgente que el gobierno asuma un compromiso con la política 25 del Acuerdo Nacional.

Dicha política se refiere a impulsar el desarrollo de una Sociedad de la Información y del Conocimiento, el acceso universal a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), la generación de contenidos digitales, la digitalización del Estado y el uso transversal de las TIC en todos los sectores económicos y sociales.

Además, en línea con la política 25, las 34 organizaciones señalaron ocho ejes estratégicos en los que se debe trabajar para construir un Perú digital. El primero está vinculado con la institucionalidad: fortalecer el sistema de gobernanza e incentivar la participación activa de todas las partes interesadas en el diseño y ejecución de la política digital.

En segundo lugar, atender la brecha de conectividad, dando prioridad a la masificación del acceso a Internet; en tercero, generar competencias y capacidades digitales, en alianza con el sector privado, para contar con más talentos digitales y avanzar en la alfabetización digital de la población.

También lee: “En nuestro gobierno, Internet será un derecho, no un servicio”: los 4 mensajes clave de Pedro Castillo sobre telecomunicaciones

Otra de las demandas es avanzar hacia un Estado digital e interactivo, que facilite el acceso a servicios públicos y trámites mediante las TIC; el quinto punto es que exista una transparencia total en la administración de Pedro Castillo y se garantice el acceso a datos abiertos.

Para las organizaciones, también resulta importante incorporar las tecnologías digitales en todas las industrias para recuperar la competitividad de la economía e incrementar la productividad; desarrollar un ecosistema emprendedor en el país, ya que es una fuente económica relevante y un factor de crecimiento en el futuro; así como, por último, crear marcos adecuados en ciberseguridad y privacidad.

ALAI, Internet Society, Comex Perú y las otras 31 organizaciones también apelaron al rol del Congreso de Perú en la tarea de impulsar la transformación digital. Los legisladores deben realizar un riguroso y exhaustivo análisis de impacto regulatorio en todas las propuestas de leyes y normas que estén relacionadas con el entorno digital, dijeron.

Hasta ahora, las asociaciones consideran que el Congreso ha tramitado varios proyectos que carecen de este estudio detallado, lo cual impacta negativamente en el comercio electrónico, la economía colaborativa de las plataformas digitales y, en general, el desarrollo digital del país.

El año pasado se comenzó a discutir una iniciativa de ley para regular el comercio electrónico, el cual, según organizaciones como ALAI, crea figuras legales que afecten a este sector; por ejemplo, con la figura de “derecho de arrepentimiento”, que permite a los consumidores abandonar su compra en un periodo de 15 días, generando sobrecostos. Las más afectadas serían las pequeñas y medianas empresas que venden a través de las plataformas digitales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies