jueves, agosto 11, 2022
HomeDPL NEWSTechnovation forma a niñas para que resuelvan problemas con tecnología

Technovation forma a niñas para que resuelvan problemas con tecnología

La fundadora y CEO de Technovation, Tara Chklovski, contó a DPL News que el objetivo de la organización es equipar a 25 millones de niñas de todo el mundo en los próximos 15 años con herramientas tecnológicas y de emprendimiento para que resuelvan problemas de sus comunidades.

¿Qué tienen en común una aplicación de aprendizaje online, una para reunir organizaciones no gubernamentales que requieran de trabajo voluntario y otra para hacer un mapeo de las denuncias de delitos cometidos en una ciudad? Las tres fueron desarrolladas por niñas que estudiaron en Technovation.

Technovation es una organización tecnológica global sin fines de lucro creada para dotar a niñas y adolescentes de conocimiento, herramientas tecnológicas y mentorías para resolver problemas estructurales que impactan en sus comunidades, como el cambio climático, el calentamiento global, asuntos  domésticos y personales como la violencia de género y salud mental, entre otros.

Su misión es empoderar a las personas jóvenes subrepresentadas del mundo, especialmente niñas, a través de la ingeniería y la tecnología, para que se conviertan en innovadoras y líderes.

En DPL News dialogamos con su CEO y fundadora, Tara Chklovski, sobre el proceso de fundación y escala de Technovation –antes llamada Iridescent–, así como su llegada a México y el impacto que ha tenido en las niñas y adolescentes del país.

En diálogo vía Zoom entre Estados Unidos y México, Chklovski reveló que Technovation se ha propuesto una meta muy ambiciosa: formar a 25 millones de mujeres jóvenes de todo el mundo en los próximos 15 años.

La génesis de Technovation

Tara Chklovski es una científica y emprendedora originaria de India. Primero se graduó como física en la Universidad St. Stephen’s, de Delhi, y más tarde como ingeniera aeroespacial en Estados Unidos. La maestría la estudió en la Universidad de Boston (2000-2003) y el doctorado en la Universidad del Sur de California (2004-2006).

Y fue precisamente en ese momento cuando comenzó a moldear su emprendimiento. La historia de Technovation data de hace 15 años. En 2006, Chklovski fundó Iridescent, que es el antecedente directo de lo que hoy es su programa de capacitación y mentoría en habilidades digitales con presencia en más de 100 países alrededor del mundo.

Escala y expansión global

Tara Chklovski tiene claras las tres claves de la expansión de una organización tecnológica sin ánimo de lucro como Technovation: la gente, la tecnología y las plataformas en línea.

“Es realmente gente verdadera. Son voluntarios impresionantes”, comenta en entrevista con DPL News. “El segundo es usar plataformas en línea. La tecnología es una forma muy poderosa de alcanzar a mucha gente”, complementa.

La fundadora y CEO rememora que, hace una década, durante 2010, 2011 y 2012, Technovation tan sólo estuvo en Estados Unidos, el país de origen de la organización. Desde 2013 puso toda su currícula en línea y ese año participaron niñas de 13 países. A partir de entonces, Technovation sólo fue en ascenso.

Chklovski explica que Technovation fue uno de los pioneros en lanzar cursos en línea, para lo que usó la plataforma llamada Par a Par, de Mozilla, y puso todo su currículum en línea incluso antes de que Google lanzara sus cursos de aprendizaje y surgiera Coursera.

“En los 15 años pasados nos estábamos enfocando en lo que no estaba funcionando, y alcanzamos cierto nivel de habilidad, pero ahora estamos listos para asociarnos con organizaciones y traer a muchas más niñas.

“Porque hay 900 millones de adolescentes en el mundo –prosigue–, y la mayoría de ellas no tienen la oportunidad de usar realmente sus talentos y el poder de su cerebro y su pasión para mejorar su mundo. La mayoría de ellas vienen de los países en desarrollo o de bajos ingresos”.

Para Chklovski, lo más importante para la expansión global es el talento: “Tienes que invertir en la gente y la escala no sucede rápido, sino lentamente a través del tiempo”, dice.

Así que los países las necesitan: “Porque si estas niñas son equipadas con habilidades tecnológicas y de emprendimiento, el PIB de sus países va a subir, sus ingresos van a aumentar y el cambio climático realmente disminuiría”.

Educar a las niñas es la quinta estrategia más efectiva para reducir el calentamiento global –explica Chklovski–, los vehículos eléctricos son el número 27, eso es cuán poderosa es la educación de las niñas. Así que pienso que estamos listos para asociarnos para traer muchas más a nuestro programa, porque hemos visto que está funcionando”.

Para México, Chklovski cuenta el caso de María Margarova, una mentora del primer año de Technovation en Estados Unidos, que se mudó a México y estableció una organización sin fines de lucro para involucrar a más niñas, porque estaba muy preocupada de que “las niñas en México tienen un sentido muy limitado de su potencial y sus posibilidades”.

Financiamiento público y privado

Chklovski relata que una de sus asociaciones clave para la expansión fue con el Departamento de Estado de Estados Unidos, que ha construido capacidades técnicas entre mujeres de diferentes países con Technovation.

En cuanto al sector privado, destaca que Oracle fue una de las compañías que más la han apoyado; mientras que Globant, el unicornio argentino global de software e Inteligencia Artificial, también se ha convertido en un socio clave, especialmente en América Latina, pues aunque aún no los financian, están involucrando a sus empleados como mentores y jueces para el programa.

“Son individuos a quienes realmente les importa la igualdad y la innovación. Technovation realmente satisface una necesidad; porque no hay ningún currículum que combine emprendurismo con una formación tecnológica realmente maravillosa, para resolver problemas reales en tu comunidad”.

Modelo de operación

Es una organización sin fines de lucro. Usualmente, las compañías tecnológicas y los socios de la industria nos financian”, cuenta Chklovski sobre su modelo operativo.

Entre los beneficios que la CEO identifica para sus patrocinadores se encuentran: el marketing, el hecho de que es bueno para sus empleados porque pueden usar sus habilidades para mentorear a niñas y la formación de talento femenino especializado que posteriormente puede integrarse a las compañías.

El 80 por ciento del financiamiento de Technovation proviene de las compañías privadas y el resto de donantes individuales. Tiene un equipo de 25 personas de tiempo completo en Estados Unidos y provee recursos para que los otros países, que hoy ya suman más de 100, puedan implementar el programa en el terreno; aunque Chklovski  reconoce que son escasos y la pandemia los disminuyó aún más.

La fundadora cuenta orgullosa que 40 por ciento de sus egresadas trabajan en la industria de la tecnología, en las gigantes tecnológicas como Google, Microsoft, Amazon, Meta y Apple.

A medida que nuestro programa se expande aún más, más mujeres jóvenes se integrarán a estas compañías, y existe una tremenda demanda para una diversidad de fuerza laboral en ingeniería de software, y eso es lo que Technovation puede brindar”, comenta.

Cumbre Anual: una celebración del valor

Cada año, Technovation celebra su Cumbre Mundial en el mes de agosto. Previo a la pandemia, se realizaba de manera presencial en Los Ángeles, California, pero tras la irrupción del coronavirus, tuvo que migrar a la virtualidad.

Chklovski rememora con nostalgia aquella ocasión en que Google fue el anfitrión y su CEO acudió al evento, conoció y habló con las niñas. “Fue una experiencia que cambió la vida de todas”, comenta.

No obstante, reconoce que ahora que se celebra de manera virtual, la cumbre es más equitativa. “Tenemos a dos mil niñas que participan alrededor del mundo en nuestra celebración. Es maravilloso. Realmente queremos atenuar la parte de la competencia y celebrar cómo las niñas con valor han tratado de afrontar estos grandes problemas que incluso los adultos están batallando para abordar”.

Obstáculos: el principal enemigo es el tiempo

“El problema más grande es este: para cada tipo de impacto profundo se requiere tiempo –explica Chklovski–: y tú no puedes simplemente cambiar tu actitud y pelear y aprender todas estas cosas en una hora de código”.

“Toma alrededor de 12 semanas de trabajo y es un viaje del emprendedor. La gente no inicia sus negocios; la mayoría se une a negocios, así que estamos alentando a las niñas para que empiecen sus propios negocios, lo que es realmente difícil”.

Metamorfosis: de la timidez al escenario principal

La fundadora y CEO asegura que Technovation necesita más apoyo de los medios para amplificar las historias de sus alumnas que han tenido éxito y que puedan inspirar a otras niñas a pensar que ellas también pueden hacerlo.

Destaca el caso de Nora, una niña de México, quien participó en un equipo que desarrolló una app para enseñarles a los niños que la violencia doméstica no es normal, llamada Violentómetro. Chklovski cuenta cómo Nora pasó de ser una niña muy tímida y nerviosa, con miedo de hablar en público, a estar en el escenario principal de una conferencia de Oracle y continuar usando la tecnología para resolver problemas.

Su más reciente creación fue una app para incrementar la transparencia gubernamental en México, un país donde hay mucha corrupción y los datos no están disponibles públicamente para los jóvenes, y ahora está trabajando para convertirse en una ingeniera de software full stack.

“Y yo creo que como su historia, de una niña muy tímida que no podría imaginarse a sí misma para impulsar el cambio e ir en contra de gobiernos y decir: ‘Ok, necesitamos hacer estos cambios. Aquí está una app basada en tecnología para ayudarte’, es una increíble historia de confianza y sus ideas y perspectivas que vienen a ayudar al mundo”.

Entre sus alumnas, Technovation también cuenta con Lilia Lobato, una niña originaria de Teziutlán, Puebla, que fue la primera mexicana en ganar el Technovation Challenge en 2016 por la app OOL, diseñada para promover el voluntariado, y actualmente se desempeña como Ingeniera de Validación Funcional en Intel Corporation.

Mucha gente constantemente se estaba quejando de que todo estaba mal, pero yo encontré que nadie iba a la calle a hacer trabajo voluntario. Así que decidí desarrollar una app que es un compendio de todas las organizaciones sin fines de lucro, para que podamos aprender lo que México está construyendo”, declaró Lobato al respecto.

Un mensaje para las niñas mexicanas

Finalmente, al solicitarle un mensaje para las niñas mexicanas que quieran involucrarse en el mundo STEM para resolver problemas de sus comunidades, Tara Chklovski respondió:

“Yo les diría: mira a tu alrededor y, cualquier cosa que te moleste, imagina que tienes superpoderes y serás capaz de solucionarlo. Y entonces ve realmente y empieza a pensar cómo vas a solucionarlo con tecnología, y con tan sólo pasar por ese proceso de ideación, tú te darás cuenta de que tienes muchas ideas únicas que te ayudarán a afrontarlo realmente.

“Y después puedes ir al currículum de Technovation, que va paso a paso y dice: ‘Ok, cómo encuentras un equipo, cómo piensas una idea para que encaje’. Pero el inicio es que tú tienes que creer en ti misma, y cada persona puede hacerlo, y especialmente tú, porque tu perspectiva es increíblemente única y tu país te necesita. Hay una gran brecha de género, en el gobierno y la tecnología, especialmente en México, así que el país te necesita para intervenir y liderar el cambio”, concluyó.

Publicidad

LEER DESPUÉS