Por qué los bloqueos de sitios resultan inefectivos y qué camino tomar frente al contenido ilegal

Ignacio Estrada, Gerente de Relaciones Estratégicas de LACNIC

Normalizar el bloqueo de sitios en Internet a la hora de limitar un acto ilícito o una conducta es ignorar las consecuencias que estas acciones pueden tener para clientes y usuarios de la región.

Desde LACNIC queremos destacar que si bien técnicamente es posible bloquear un sitio para una red, esta tarea no es simple y la probabilidad de que sus consecuencias tengan resultados indeseados crece a medida que aumenta el número de operadores involucrados, más aún si estos últimos se encuentran distribuidos en diferentes territorios o jurisdicciones.

En general, existe la falsa suposición de que bloquear el acceso a un sitio o aplicación en Internet es un proceso muy simple, pero detrás, existe una realidad mucho más compleja. 

Pensemos por ejemplo en casos frecuentes de bloqueos: un dominio mediante el cual se puede acceder a un sitio cuyo contenido infringe propiedad intelectual o que permite apuestas online. En esos casos, la creencia es que al bloquear ese dominio, el sitio dejará de ser visible en Internet, pero la realidad es que los sitios pueden tener más de un dominio registrado. Si bloqueo uno, puede que existan otros dominios por los cuales acceder a ese sitio.

El problema se agrava dado que al no ser totalmente efectivo el bloqueo a nivel dominio el siguiente paso es ir al servidor en el que se aloja el sitio. El servidor utiliza al menos una IP para conectarse a Internet entonces la decisión es bloquearla. Lo que sucede es que cada servidor puede alojar cientos o miles de sitios web: si bloqueamos esa IP, corremos el riesgo de bloquear todos los sitios de ese servidor, incluyendo los de empresas, gobiernos, entidades sin fines de lucro, etc

Adicionalmente, no hay que perder de vista que el sitio podría estar ubicado en servidores en diferentes lugares del mundo, por lo que el bloqueo a nivel servidor (IP) podría hacerse extensivo a miles de sitios que nada tienen que ver con el asunto en cuestión.

¿Por qué los bloqueos resultan inefectivos?

Desde LACNIC destacamos que existen fuertes argumentos para sostener por qué la política de bloqueos no surte el efecto buscado:

1. El bloqueo tiene un gran riesgo de perjudicar sitios y redes de terceros no involucrados

Esta desconexión involuntaria de sitios de terceros es uno de los riesgos más importantes de los bloqueos. Muchas veces, frente a un pedido de bloqueo, los jueces mandan a bloquear no sólo una IP sino un rango de IP y quizás en ese rango están incluidas direcciones de redes que se ven afectadas sin ninguna necesidad.

A finales de agosto de 2022, el equipo de atención al cliente de Cloudflare empezó a recibir quejas acerca de que los sitios de su red habían dejado de funcionar en Austria, pero la interrupción del servicio no era consecuencia de un problema técnico sino por una orden judicial: un tribunal austriaco había ordenado a los proveedores de servicios de Internet (ISP) austriacos bloquear 11 de las direcciones IP de Cloudflare. Al intentar bloquear 14 sitios web que, según algunos propietarios de derechos de autor, violaban estos derechos, el bloqueo de las direcciones IP ordenado por el tribunal dejó inaccesibles durante dos días miles de sitios web para los usuarios de Internet de Austria en general. 

2. No resuelve el problema de fondo

El bloqueo no asegura la eliminación del contenido o actividad ilegal que haya detrás de un sitio web y no brinda una solución real al problema que se busca resolver: el contenido no es removido y lo que se interrumpe es sólo una ruta de acceso a él.

Por esto último, el bloqueo puede ser evadido en corto tiempo por infractores. Los “expertos” en el mal uso tanto como los ciberdelincuentes están preparados para resolver su problema casi inmediatamente migrando a otras direcciones IP o nombre de dominio en otras jurisdicciones y/o proveedores y (en muchos casos) ya tienen preparadas estas alternativas de antemano.

Lo que esto genera es una dinámica compleja y poco efectiva: se invierte energía y recursos en mantener bloqueado un sitio con una lógica de “parches temporales” que no van a la raíz del problema.

De esta forma, se corre el riesgo de convertir a Internet en una superposición de bloqueos poco útiles que se eluden fácil sin la solución de fondo que sería poder identificar a la/s persona/s que está/n cometiendo el ilícito.

3. Genera una enorme carga administrativa para todos los involucrados

Los bloqueos generan un costo administrativo enorme tanto para los gobiernos que mantienen las listas de bloqueos como para los proveedores de Internet, principalmente para los pequeños. 

Es muy largo el tiempo que lleva recuperar los servicios de terceros afectados que no han cometido ninguna actividad ilícita. La dinámica del bloqueo es rápida pero el proceso inverso es tedioso; por ejemplo, el regulador deberá notificar a los ISP y luego verificar su cumplimiento, mantener una lista pública de sitios bloqueados y lidiar con los reclamos (administrativos y económicos) de quienes hayan sido bloqueados indebidamente.

4. Representa la puerta de entrada para limitación de derechos humanos 

Las solicitudes de bloqueo como medidas precautorias podrían convertirse en el puntapié que afecte a la libre expresión y derecho a la información de las personas.

Bloqueos bajo la lupa

A la hora de considerar el bloqueo de un sitio web, desde LACNIC sostenemos que es necesario considerar que cualquier medida que busque normar el uso de Internet debe atender criterios amplios que promuevan la innovación y desarrollo de nuevos usos y servicios en la red, criterios definidos con un modelo de participación que incluye múltiples involucrados. 

Dado este contexto, las recomendaciones que brindamos se resumen a cuatro puntos:

  • No utilizar el bloqueo como primera opción para remover contenido ilegal
  • Consultar a todas las partes interesadas en caso de avanzar con una regulación que prevea el bloqueo de sitios. Desde ya es necesario tener en cuenta que las urgencias difieren en relación al tipo de contenido, no es lo mismo la transmisión de contenido en vivo que un sitio de apuestas online
  • Si no queda otro camino que el bloqueo, sólo bloquear los recursos (el dominio o la IP) en forma temporal, en coordinación con el área técnica de la entidad a quien le realicen la solicitud (ISP) 
  • Contar, en todo momento, con el asesoramiento de expertos técnicos de la institución o mejor aún de un grupo diverso de ISPs, operadores e instituciones afines para la coordinación y atención de estos incidentes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies