La tecnología seguirá fluyendo si es igualitaria y el derecho no la detiene: Marina Rosso Siverino

“El mayor desafío entre tecnología, ingeniería y derecho es hasta cuánto regulamos para no asustar al mundo industrial pero, a la vez, considerando que hay que velar por la protección de los usuarios”, inició Marina Rosso Siverino, vicepresidenta del departamento técnico del Centro Argentino de Ingenieros, su alocución en el marco del 1er Congreso Iberoamericano de Derecho Digital.

“La ingeniería es el arte de hacer, la tecnología es el instrumento que lo lleva a cabo. Muchas veces anduvieron en paralelo, pero en estos tiempos se están abriendo”, reflexionó.

En este contexto, la ejecutiva consideró que América Latina debe enfrentar el reto desde las políticas públicas. “Nuestra población necesita tener una educación digital, contar con planes modernos para un acceso igualitario. Hay que preguntarse cómo hacerlo, cómo regulamos o no y cuál es la forma de ejecutarlo sin detener los desarrollos tecnológicos”, expuso quien también es socia fundadora de Titicom y miembro fundadora de ChicasTIC.

Para concluir, Rosso Siverino consideró que los temas digitales deben abordarse de forma innovadora, creativa y adaptable: “No valen las mismas reglas para un sitio remoto que para las grandes ciudades”.