martes, julio 5, 2022
HomeDPL NEWS🎤#Entrevista | Europa quiere ser una potencia digital para 2030 y 5G...

🎤#Entrevista | Europa quiere ser una potencia digital para 2030 y 5G tendrá un enfoque industrial: ETNO

Los principales desafíos que enfrenta el mercado digital europeo para conectar a toda la población del continente son los atrasos en las subastas, el alto costo del despliegue de infraestructura y un gran déficit de financiamiento, además de la baja demanda por parte de los usuarios, tanto del sector comercial como del de consumo masivo.

Europa quiere ser una potencia digital y conectar a todos sus ciudadanos con fibra óptica y 5G para 2030, una ambiciosa meta de la Comisión Europea. La Asociación Europea de Operadores de Redes de Telecomunicaciones (ETNO) comparte el papel que la industria desempeñará en este proceso, así como los principales desafíos regulatorios y de políticas públicas para conseguirlo. 

Lee también: #CLTD2021 | Las experiencias internacionales en la promoción de la digitalización

Tras su participación en el panel de experiencias internacionales Congreso Latinoamericano de Transformación Digital (CLTD) 2021, la Directora de Asuntos Regulatorios de ETNO, Maarit Palovirta, explica a detalle y en exclusiva con DPL News la ruta de la transformación digital europea desde la perspectiva de los operadores de telecomunicaciones con enfoque en la conectividad.

Como parte del legado histórico previo a la integración regional, Europa tiene actualmente un mercado fragmentado, con múltiples operadores en cada país; sin embargo, Maarit Palovirta señala que la Unión Europea transita hacia un mercado digital único, con operadores consolidados en los Estados miembros, para poder competir a escala global con las potencias, como Estados Unidos y los gigantes de Asia, aunque sin renunciar a los valores que el continente siempre ha promovido: los derechos humanos, la privacidad y la protección del consumidor y de los ciudadanos en general. 

Y además de este aspecto diferenciador de Europa frente a otras regiones del mundo, también está la estrategia 5G, ya que esta tecnología tendrá un enfoque industrial en el continente debido a su añeja vocación fabril, orientado hacia las distintas verticales de la economía, a diferencia de otros mercados, en los que estará orientado al entretenimiento en el sector de consumo masivo.

El estado de la conectividad en Europa 

“En este momento, en Europa estamos tratando de acelerar el despliegue de fibra y también de 5G, que creemos que será la base para todos los bienes y servicios digitales, de los que diferentes organizaciones pueden beneficiarse y podrán ser para industrias, pequeñas empresas y administraciones públicas y, por supuesto, también para los ciudadanos comunes”, comenta Palovirta.

Te recomendamos: Estos son los casos de uso de 5G completo que traerán más beneficios para Europa

“Si tú piensas sobre los obstáculos, y no estoy pensando sólo en la conectividad, tenemos grandes ambiciones en Europa: queremos que todos tengan acceso a 5G y conectividad, pero aún tenemos muchos retos, también en el área de las políticas públicas y la regulación”, complementa. 

Lo que se necesita para 5G

En cuanto a las condiciones necesarias para el despliegue de 5G, la portavoz asegura que la prioridad para ETNO es la asignación de espectro. Por ello, indica que el retraso en las subastas está demorando la implementación en la región; aunque enfatiza que el mayor obstáculo es la brecha de inversión

“Para 5G, primeramente se necesitan frecuencias, espectro, para desplegarlo. En Europa, tradicionalmente lo distribuimos a través de subastas de espectro. Y hemos notado que contamos con algunos retrasos en este momento, así que tenemos algunas fechas límite comunes para hacer estas subastas, pero algunos países se han retrasado por diferentes circunstancias. Esto es fundamental, porque sin la asignación de espectro realmente no podemos empezar a desplegarlo. Hay un progreso desigual a lo largo de Europa”.

Lee también: Europa se está quedando atrás en 5G, advierte ETNO

“Además, el despliegue aún puede ser muy costoso, ya que se requiere obtener licencias para desplegar infraestructuras con las municipalidades locales, hay que pagar dinero, que en algunos casos puede ser caro. También se necesita el permiso y algunas veces los procedimientos para solicitarlo pueden ser muy largos, tomar meses, e incluso años. Eso es lo que está ralentizando los despliegues”.

Relacionado: ¿Cuánto necesita invertir Europa para una expansión completa de 5G?

“Y por supuesto también implica que, como tenemos esta ambiciosa meta de brindarle 5G y fibra a todos en Europa, hay un déficit de financiamiento, una brecha de inversión, ya que la cantidad de inversión necesaria es enorme”.

Desde febrero, el Banco Europeo de Inversiones (EIB) había advertido que la brecha de inversión en el ecosistema 5G de la región rondaba entre los 4 mil 600 y los 6 mil 600 millones de euros anuales. 

Barreras de oferta y demanda 

Los desafíos para el mercado de telecomunicaciones europeo vienen por dos vías: por el lado de la oferta, hay una sobrepoblación de operadores y una brecha de inversión; mientras que en el de la demanda, hay una adopción muy baja de 5G por parte de los usuarios, aun cuando la cobertura es mayor, por lo que es necesario enfrentar la brecha de uso, la brecha de adopción en la región.  

Palovirta explica que, según un cálculo de ETNO, para desplegar la infraestructura móvil y fija necesaria para conectar a todos los ciudadanos, la Unión Europea requiere una inversión de 300 mil millones de euros.

Y añade que, aun cuando los operadores están invirtiendo mucho cada año, y eso ha aumentado ligeramente en los últimos dos, además de que se han beneficiado de fondos públicos, pues la UE está financiando la conectividad en zonas rurales y remotas, la región aún tiene un déficit de financiamiento efectivo, por lo que deben ver en conjunto cómo lograr el objetivo.

La Unión Europea ha anunciado que invertirá hasta 200 mil millones de euros en el sector digital de la región durante los próximos años como parte de su Plan de Recuperación Next GenerationEU, por lo que, en caso de cumplirlo, aún quedaría un déficit de financiamiento de 100 mil millones de euros. 

Lee también: ¿Cuánto necesita invertir Europa para una expansión completa de 5G?

“Tenemos que asegurar el marco de políticas. En Europa tenemos algunas políticas con el objetivo de reducir costos; normas y estándares acordados en conjunto para asuntos de permisos, lo cual puede ser muy importante, y también para las subastas de espectro”, explica. 

Cuestionada por la abundancia de operadores en la región, Palovirta explica que esta situación se remite a la configuración territorial y política previa a la creación de la Unión Europea, que apenas tiene 28 años, ya que se hizo en noviembre de 1993. 

“En Europa no siempre tuvimos la Unión Europea, así que los operadores estaban basados en el viejo modelo, en el que cada país tenía sus operadores de telecomunicaciones y aún estamos en el camino para convertirnos en el mercado digital único, en el que efectivamente vamos a tener un mercado digital a través de las fronteras”, comenta la portavoz de ETNO, quien reconoce que aún no han logrado conseguirlo.

“Así que para la membresía de ETNO, si tú miras las compañías, eran los grandes jugadores en cada Estado miembro hace veinte años, pero ahora ha habido muchos movimientos a través de las fronteras, por lo que una compañía puede estar presente en cinco estados. De hecho, muchos de nuestros miembros están compitiendo entre sí en diferentes mercados, así que ciertamente hay movimiento en el mercado y hay una integración, pero sí estamos de acuerdo en que aún hay muchos jugadores en Europa. Simplemente no tenemos la escala económica para ser eficientes y también en términos de inversión, porque tenemos muchas compañías”, complementa. 

Y enseguida cuenta la estrategia que han adoptado los operadores para abordar la cuestión de la competitividad: “Durante mucho tiempo hemos tratado de promover una consolidación al interior de los países, para que no necesariamente tengamos de 5 a 10 operadores en cada país, sino tener un marco legal de competencia que permitiría algún nivel de consolidación dentro de los países, porque esto verdaderamente permitiría algunas escalas y eficiencias en las operaciones y, por supuesto, también resultaría en niveles más altos de inversión y de disponibilidad de capital”.

En cuanto a la demanda, Palovirta comenta que la conectividad es parte del ecosistema digital. “No tiene sentido desplegar redes y proporcionar conectividad si no hay uso, si no hay demanda para esto. Así que al mismo tiempo tenemos que asegurarnos que tenemos la demanda en su lugar, y la demanda puede venir de muchos lugares: viene de industrias de gran escala, de pequeñas y medianas empresas, de gobiernos, del sector público, de escuelas”, explica.

“Pero muy a menudo estas instituciones y organizaciones no están realmente preparadas, listas, para usar 5G o fibra. No tienen las habilidades o el conocimiento, o quizás no tienen el equipo o el presupuesto para digitalizarse. Desde la perspectiva de los operadores comerciales, no es muy lucrativo desplegar redes si nadie va a pagar por esos servicios, así que tenemos que asegurarnos de que tenemos políticas públicas para promover habilidades, capacitar a la gente en habilidades tecnológicas y también alentar en las pymes, que frecuentemente tienen problemas presupuestarios, así como usar fondos públicos para digitalizarlas”.

Brecha entre cobertura y uso de 5G 

“Hoy en día tenemos una cobertura de red 5G disponible para aproximadamente el 30 por ciento de la población europea, pero en realidad el consumo, la gente que ya lo está usando, es alrededor del 5 o 7 por ciento”, cuenta.

“Así que, de hecho, tenemos mucha más disponibilidad de 5G, pero la gente aún no se está suscribiendo a 5G, lo cual incluye a los negocios, y al segmento B2B, así que existe una gran brecha para que los consumidores se suban a bordo”, prosigue.

Según el Observatorio Europeo de 5G: a finales de marzo de 2021, los servicios comerciales 5G se habían lanzado en 24 países de la Unión Europea: Austria, Bélgica, Bulgaria, Croacia, Chipre, República Checa, Estonia, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Luxemburgo, Países Bajos, Polonia, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia, España y Suecia. 

“No sólo es una cuestión de interés, sino también de tecnología: se necesita un dispositivo que sea compatible con 5G, y muchos de nosotros aún tenemos teléfonos viejos. Por lo que tomará un tiempo y nosotros lo entendemos, pero esto debería ser algo que tengamos en mente hacia adelante”, concluye. 

Para impulsar la demanda y abonar a esta revolución que está en marcha, ETNO ha organizado sesiones en línea para que algunos de sus miembros presenten distintos casos de uso y también le expliquen a la gente qué hace 5G y traten de fomentar la curiosidad y la buena percepción sobre la tecnología.

5G tendrá una vocación industrial en Europa

La representante de ETNO también aclara que, a diferencia de otros mercados, como el estadounidense y el de algunos países líderes de Asia, donde 5G tendrá un enfoque primordialmente orientado al entretenimiento en el sector de consumo masivo, en Europa, por las características de su sociedad, la tecnología móvil de quinta generación tendrá una vocación industrial, enfocada a las diferentes verticales de su economía.

“En Europa hemos tomado un enfoque empresarial de 5G: lo vemos como algo que hará un gran impacto dentro de las industrias y los sectores comerciales Así que lo consideramos un habilitador de aplicaciones del Internet de las Cosas (IoT), robótica, y que ayudará a digitalizar las grandes plantas de fabricación antiguas, ya que hay muchas industrias tradicionales en Europa y esperamos que 5G sea algo que realmente ayude a estas organizaciones a digitalizarse, desplegando nuevas soluciones basadas en IoT”.

“Nosotros, como operadores en ETNO, estamos enfocados en resaltar nuestro trabajo en las verticales de la industria, y muchos de nuestros miembros en sus países ya están pilotando y probando, algunos de ellos ya están operando comercialmente, proyectos con diferentes verticales, y podemos tener asociaciones con la salud, con hospitales: en el Reino Unido, por ejemplo, British Telecom está usando 5G con ambulancias para servicios de emergencia. Telia, un operador nórdico, está probando 5G para el diagnóstico remoto en las áreas rurales de Suecia; tiene un vehículo médico con el que toman mamografías y rayos X y los mandan a través de 5G al hospital para tener análisis inmediatos. En el sur de Europa, Telefónica está probando 5G en los astilleros de España, en el ambiente de la construcción de barcos, la cual puede ser una actividad muy peligrosa y puede hacerse con la robótica y diferentes tipos de tecnología de precisión. El uso de la tecnología como parte de las instalaciones de fabricación puede ayudar a la seguridad del trabajo y el espacio laboral”, explica con detalle. 

“En Europa tenemos diferentes tipos de industrias: automotriz, energía, alimentos –continúa–. Algunas industrias se han digitalizado mejor, están más avanzadas, y otras se están quedando atrás. No creo que el promedio sea bueno o malo, sino que ciertamente es un progreso continuo. Y también tenemos que admitir que es un ejercicio caro para las grandes fábricas convertirse e invertir en la infraestructura digital. Es una gran inversión para estas industrias, por lo que no es una decisión que se tome en una noche, pero creo que, especialmente ahí, los operadores pueden desempeñar un papel clave en explicarles técnicamente cuáles son las diferentes consecuencias, implicaciones, y qué es posible y qué no”.

“Creo que también tengo que darle crédito a los responsables de las políticas, porque la Comisión Europea, en Bruselas, aquí tiene muchos programas para las verticales de la industria: hay proyectos de investigación con fondos públicos que son financiados parcialmente por la industria y otros socios. Así que hay diferentes tipos de consorcios que están buscando casos de uso en diferentes contextos e industrias, y en este tipo de asociación público privada es muy importante que también tengamos a los responsables de las políticas públicas con nosotros, a quienes están facilitando la cooperación entre diferentes industrias y las partes interesadas alrededor de estos proyectos”.

Europa como potencia digital mundial

“En ETNO somos muy optimistas y estamos motivados. Creemos que Europa debe ser un líder digital en una escala global. Yo creo que esa debería ser la meta y el objetivo. También creo que esa es la meta de los políticos europeos, la Comisión Europea ha tenido un lenguaje más contundente en esta materia en los últimos meses, por lo que no hay una falta de motivación para ser un líder digital globalmente”, expresa Palovirta durante la entrevista remota desde Bruselas.

Lee también: UE se reunirá con Intel y TSMC en busca de lograr una soberanía en la producción de chips

Entre las acciones que la Unión Europea ha promovido durante los últimos meses para convertirse en un líder digital, destacan la atracción de inversiones en semiconductores de las gigantes tecnológicas globales en la región, así como la elaboración de una ley en busca de lograr la soberanía de chips

“Es algo difícil, porque desde la perspectiva del sector comercial, el sector de las telecomunicaciones depende de las cadenas globales de suministro, de un ecosistema global. Somos afortunados de tener dos proveedores europeos muy fuertes [Nokia y Ericsson], pero desde luego hay otros proveedores en el mundo y, desde el punto de vista de ETNO, en verdad necesitamos un mercado global para muchas cosas,  para tener los productos de mejor calidad, buena innovación y también precios decentes.

“Así que si tan sólo limitas tu decisión a dos o tres jugadores, el costo está en riesgo, los precios pueden elevarse. Necesitamos un mercado global, así que no queremos ver políticas que realmente segmenten mucho los mercados. Es muy difícil volver a un tipo de proteccionismo, si ya todos estamos acostumbrados a vivir en un mundo realmente abierto con comercio a través de las fronteras. Creo que ese debería ser el punto de partida, y luego la pregunta es, si no hacemos eso, ¿cómo llegamos a ser un líder digital como Europa? Yo creo que eso significa que simplemente tenemos que ser los mejores. Por lo tanto, se reduce a invertir en investigación, yo creo que en Europa estamos rezagados en muchos sectores respecto a la investigación, al ecosistema startup, todo esto es sobre la inversión. Creo que estamos mejorando, pero probablemente aún estamos detrás de Estados Unidos y de los países líderes de Asia”, confiesa.

“En términos de política, necesitamos una mirada crítica, es muy tentador porque ahora está este tipo de tendencia en el que están corriendo hacia la cima, así que la gente está superando obstáculos y barreras. Creo que deberíamos dar un paso atrás y ver cómo podemos construir y consolidar un ecosistema digital reforzado sobre una base más pacífica”, puntualiza.

Relacionado: Europa ha impuesto más de 60 millones de euros en multas bajo el GDPR este 2020

“En Europa, tradicionalmente tenemos una muy fuerte base de valores. Valoramos nuestra privacidad, tenemos nuestro Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) para la protección de los datos personales, también valoramos los derechos humanos, por lo que tenemos mucha política digital que evita la censura. Así que tenemos muchos valores que quizás no sean tan importantes en otras partes del mundo, y creo que ese podría ser un diferenciador para Europa y no deberíamos dejar ir esas cosas. También es cierto que si tú agregas valores, puede terminar costando más de una forma u otra, por lo que ya no serás capaz de competir en términos de precio, pero creo que también puede ser un importante diferenciador positivo para Europa tener servicios digitales basados en el valor, así que también estamos protegiendo a los usuarios y asegurándonos de que estamos creando un mundo digital que corresponda con nuestros valores”.

Campo de batalla: la Ley de Servicios Digitales europea

Un ejemplo de una legislación europea que ha resaltado su postura a contracorriente es la Ley de Servicios Digitales (DSA) y la Ley de Mercados Digitales (DMA). En los últimos meses, estas leyes, promovidas por la Comisión Europea, han causado mucha polémica a nivel internacional. Mientras algunas gigantes tecnológicas, principalmente la compañía estadounidense Apple, a través de su CEO, Tim Cook y su jefe de Software, Craig Federighi, se han manifestado públicamente en contra de ella, por considerar que podría acarrear problemas de ciberseguridad, la GSMA y ETNO consideran que “tienen el potencial de restaurar la confianza de los ciudadanos e incrementar la protección de al consumidor en línea creando un marco legal armonizado aplicable a todos los proveedores de servicios que ofrezcan su contenido, sus bienes o servicios dentro de la Unión Europea”.

La recuperación económica post-covid

Sobre la recuperación económica pospandémica, Maarit Palovirta comenta: “La crisis fue súbitamente difícil para todos nosotros, desde una perspectiva social, económica y humana, pero para los operadores hizo muy bien el caso para la importancia de la conectividad, porque la mayoría de nosotros estábamos sentados en casa y no íbamos a la oficina, así que si no teníamos una buena conectividad y servicios digitales, ciertamente estábamos sufriendo. Se hizo muy claro que la conectividad es crítica, y en Europa la Comisión también ha sido clara en sus ambiciones de brindar 5G y fibra para todos, porque debemos asegurarnos de que la gente, aun cuando viva en el campo o en algún lugar remoto, debe tener una buena conectividad, porque hoy es necesaria para sobrevivir económica y socialmente”.

“Ese es el punto de partida, y nosotros como operadores también estamos muy motivados en tratar de dejar atrás esto y tratar de desplegar tan pronto como sea posible. Hay una brecha de inversión, por lo que los operadores van a desplegar comercialmente tan pronto como sea posible cuando vean que hay demanda, y en esas áreas donde no tenemos suficiente demanda se convierte en una cuestión de potencial financiamiento público”, comenta.

“La Unión Europea comprometió algunos cientos de millones para la recuperación, y una parte de ello, el 20 por ciento, fue asignado a la infraestructura y los servicios digitales, y a promover y reponer el ecosistema digital. Esto es una muy buena noticia desde la perspectiva de los operadores. Nosotros le damos la bienvenida, porque ciertamente esto nos ayudará a acelerar los despliegues, especialmente en lo que toca a las áreas rurales y remotas, pero también parte de este dinero se destinará a capacitar a la gente, o ayudar a las pymes a digitalizarse. Así que pienso que el dinero no sólo irá a la conectividad, sino para alimentar todo el ecosistema. Aún son los primeros días. Sé que en algunos de estos días algunos países europeos han comenzado a recibir algunos de los fondos, pero es algo que ha pasado en los últimos meses, por lo que aún no estamos en una posición de juzgar si han tenido éxito o no, pero no tenemos ninguna razón para dudar que no serán un éxito. Creo que habrá buenos resultados de los fondos públicos”.

Por último, cuestionada sobre el lugar de Europa en la geopolítica mundial en medio de la guerra comercial y tecnológica entre China y Estados Unidos, Palovirta responde:

“No es fácil comparar a Europa con EE.UU. o Asia debido a sus diferencias en la estructura, pero esperamos y estamos trabajando con los políticos europeos para ver qué podemos mover o cambiar un poco para tratar de tener un mercado digital unificado y consolidado en Europa, pero no es muy fácil porque hay algunas partes del juego que claramente son de responsabilidad nacional y recaen en los estados miembros. Así que aquí es donde estamos ahora, y verdaderamente esperamos que esto, el mercado fragmentado, no sea el factor que ralentice el camino de Europa para convertirse en un líder digital en términos globales, aunque continúa siendo visto así, pero hay muchas cosas que podemos hacer mientras tanto en las áreas intermedias, como acuerdos voluntarios de compartición de redes, básicamente cuando los operadores se asocian para construir algo juntos tienen un acuerdo, así que este tipo de soluciones pueden ayudar a ser más productivos y también ahorrar costos y ser más amigables con el medio ambiente, porque no se están duplicando redes, sino que realmente se están haciendo en conjunto, pero debe haber un marco de políticas en Europa para este tipo de acuerdos, así que debemos asegurarnos de que tengamos un entorno de políticas que verdaderamente promueva la cooperación entre las compañías para construir juntas en vez de bloquearlas por preocupaciones de competencia”.

Publicidad

LEER DESPUÉS