México crece más en banda ancha fija que promedio de la OCDE

Cifras de este organismo revelan que la fibra óptica en México ya representa 41.1% del total de accesos.

El crecimiento que tuvo México en penetración de banda ancha fija durante 2022 fue mayor al promedio de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

De acuerdo con datos publicados por la OCDE, de diciembre de 2021 a diciembre de 2022, la penetración del servicio de banda ancha fija en México incrementó 3.2 por ciento, un crecimiento mayor que el promedio de los países miembros, que fue de 1.8 por ciento.

Un análisis de estas cifras de la OCDE, publicado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), señala que al tomar como referencia el periodo de diciembre de 2013 a diciembre de 2022, México es el tercer país con mayor crecimiento de la penetración de banda ancha fija, con 89 por ciento, sólo por debajo de Costa Rica, que tiene 106 por ciento, y Turquía 102.2 por ciento.

El IFT encontró que a diciembre de 2022, los accesos del servicio de banda ancha fija llegaron a 25.5 millones, convirtiendo a México en el sexto país con el mayor número de accesos registrados de los países miembros de este organismo.

En cuanto a las tecnologías usadas en el país, 37.8 por ciento de las suscripciones corresponden a cable coaxial, 41.1 por ciento a fibra óptica, 15.5 por ciento a DSL, 0.9 por ciento a satélite y 4.5 por ciento a otras tecnologías.

En particular para fibra óptica, los datos de la OCDE muestran que en México el porcentaje de accesos provistos a través de esta tecnología se incrementaron en 6.6 puntos porcentuales, de diciembre de 2021 a diciembre de 2022, al pasar de 34.6 por ciento a 41.1 por ciento, ubicándose entre los 10 países con mayor incremento porcentual en dicho periodo.

“Con respecto a la penetración de banda ancha móvil, desde la reforma de telecomunicaciones nuestro país se ha posicionado como uno de los miembros con mayor crecimiento, considerando que, de diciembre de 2013 a diciembre de 2022, pasó de 29 a 87 líneas por cada 100 habitantes, lo que representa un aumento de 197.7 por ciento, sólo por debajo de Colombia que ha crecido 233.7 por ciento, Hungría 225.6 por ciento y Chile 200.1 por ciento”, dijo el órgano regulador mexicano.