Impulsar la conectividad digital ayudaría a millones de personas a salir de la pobreza: Cisco

La brecha digital frena la prosperidad social compartida, dejando a la población más rezagada del mundo fuera de las oportunidades de educación y trabajo que brinda la tecnología.

La infraestructura digital cumple una función crítica para lograr la igualdad social, mediante el uso de tecnologías como Internet. Por ello es importante eliminar la brecha de acceso que afecta a las poblaciones más marginadas en todo el mundo. Al promover las inversiones en conectividad, se proporcionan vías para salir de la pobreza, señala Cisco en su nuevo informe El papel de la tecnología en impulsar un futuro inclusivo.

Conectar a las personas que aún no cuentan con servicio de Internet agregaría 6.7 billones de dólares a la economía global, al igual que ayudaría a que al menos 500 millones de personas abandonen la pobreza, al mejorar sus oportunidades de educación y trabajo, especialmente si se extiende la conectividad en los países menos desarrollados.

De acuerdo con el estudio, la brecha digital frena la prosperidad social compartida, dejando a la población más pobre cada vez más atrás. “Una conexión a Internet es asequible en sólo 29 países. En general, la cobertura de la tecnología de la información y las comunicaciones (TIC) todavía está rezagada en los países menos desarrollados”, apunta Cisco.

Para enfrentar el reto de ampliar los beneficios de la conectividad digital, la investigación indica que los gobiernos y empresas deben considerar diferentes aspectos de la inclusión, como el género, la geografía, la lengua de los habitantes y otros; al igual que resolver problemas básicos como el acceso a energía eléctrica necesario para la tecnología.

Habilidades digitales

Sin embargo, Cisco advierte que “invertir sólo en infraestructura de conectividad no es suficiente, porque el acceso a los beneficios de la conectividad dependerá de la educación y la capacitación”. En paralelo, gobiernos y sector privado deben impulsar las habilidades digitales para aumentar la inclusión dentro de una economía basada en el conocimiento.

“Las habilidades digitales seguirán aumentando en importancia y determinarán el acceso al empleo y los servicios sociales. La capacidad de un gobierno para apoyar a su población se definirá por su capacidad para proporcionarles la educación digital adecuada”, destaca.

Actualmente, la distribución de habilidades para las TIC sigue siendo igual de desigual que el acceso a conectividad alrededor del mundo, lo que obstaculiza aún más que los ciudadanos puedan tener empleos estables, atención social y educación integral. Al atender ambos elementos, jóvenes y adultos que viven en lugares de difícil acceso podrían aprender y capacitarse a través de Internet.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies