Éxito de Ley de Protección de Datos de Brasil depende del actuar de empresas

Ler em português

Conexis Brasil Digital publicó recientemente un documento con protocolos que ayudan a las empresas de telecomunicaciones a cumplir con la Ley General de Protección de Datos (LGPD). Según Laura Schertel, coordinadora científica del Código de Buenas Prácticas de Protección de Datos para el Sector de las Telecomunicaciones, el objetivo es interpretar la ley de forma técnica con base en la realidad de los operadores y establecer un grado de confianza de los consumidores.

Schertel presentó el proyecto en el taller sobre el Código, este 1 de noviembre, y comentó que la LGPD es más vaga y menos detallada que el código europeo, por ejemplo, para no sofocar los mecanismos en el futuro.

“Es imposible pensar que la Autoridad Nacional de Protección de Datos (ANPD) pueda regular todos los detalles del procesamiento de datos en todos los sectores, incluido el sector público”, dijo. Por ello, el sector privado juega un papel importante en la aplicación de la LGPD, demostrando su compromiso con la protección de datos.

Miriam Wimmer, directora de la ANPD, agregó que la LGPD trae elementos modernos porque busca generar incentivos para que las empresas se comporten de manera responsable. “Esto es algo que trae ventajas al propio sector público. Existe la posibilidad de que la entidad privada actúe proactivamente frente a la realidad del sector, que conoce mucho mejor que el regulador en Brasilia”.

Desafíos

Si bien las empresas de telecomunicaciones tienen más conocimiento sobre el mercado que el agente regulador, el trabajo sigue siendo un desafío. Maria Tereza David, DPO de Claro, comentó que las dificultades en el procesamiento de datos son la red de proveedores y socios, la cantidad de tecnologías involucradas y el intenso tráfico de información.

“Cuidar el derecho del titular no fue trivial cuando pensamos en poner en práctica el programa de privacidad”, dijo. Esto se debe a que es necesario llegar al proveedor, garantizar el tratamiento de los datos de forma segura con la finalidad adecuada y utilizando la menor cantidad de datos posible para la prestación del servicio.

La cantidad de información traficada también es un desafío. “Cada empresa tiene al menos unas decenas de millones de contratos, decenas de miles de empleados que también son titulares. ¿Cómo garantizar su derecho de rectificación, supresión y acceso a los datos?”

Además, al ser un sector regulado, era necesario observar la LGPD y conciliarla con otras normas, como la Ley General de Telecomunicaciones, el Marco Civil de Internet y la Ley de Registro Positivo.

Para la ejecutiva, la solución a estos desafíos pasa por la transparencia, las políticas bien redactadas y los canales de comunicación. “Necesitamos asegurarnos de que los interesados ​​estén al tanto de qué datos se procesan, con qué propósito y con quién se comparten”, comentó.

También es importante que la política de privacidad tenga un lenguaje accesible y centrado en el usuario, y que existan canales de comunicación para que los usuarios puedan ejercer su derecho a cambiar su información en cualquier momento, recibir una copia de sus datos o incluso solicitar la exclusión de ellos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies