domingo, septiembre 25, 2022
HomeTRANSFORMACIÓN DIGITALCiberseguridadCiberseguridad y cibervigilancia ilegal: spyware Pegasus y la seguridad nacional, Asia Pacífico...

Ciberseguridad y cibervigilancia ilegal: spyware Pegasus y la seguridad nacional, Asia Pacífico tendrá un nuevo cable submarino

En este nuevo mundo signado por los desarrollos tecnológicos, he aquí una semblanza de los riesgos y beneficios del futuro que es hoy.

Ciberseguridad y cibervigilancia ilegal

Desde Pedro Sánchez, presidente del gobierno de España, Margarita Robles, ministra de Defensa (AFP), ministros de Francia (diario L’Opinion) y disidentes tailandeses a independentistas catalanes habrían sido afectados por el spyware Pegasus desde 2019 a esta parte. 

Lo más interesante es que entre los sospechosos se encuentran las agencias de inteligencia del Estado.

Veamos de qué se trata.

El spyware Pegasus es un programa desarrollado por la empresa tecnológica israelí NSO Group. Su logo está compuesto por las iniciales de sus fundadores (Niv, Shalev y Omri). 

Tiene la característica de que puede ser comercializado únicamente a gobiernos y agencias de inteligencia, ya que fue creado para ayudar a las agencias gubernamentales en la detección, prevención e investigación del terrorismo y el crimen a fin de salvar miles de vidas alrededor del mundo (NSO Group).

El spyware Pegasus permitiría penetrar en  los sistemas operativos de grandes empresas tecnológicas como Apple, Facebook o Microsoft, aprovechando y utilizando sus vulnerabilidades.

Pero en 2019 la empresa de mensajería cifrada WhatsApp (Meta) encontró una fragilidad en su sistema, a través de la cual el spyware Pegasus entró a los teléfonos celulares, accediendo al sistema operativo con una sola llamada. 

WhatsApp informó al regulador de Irlanda (Oftel) sobre “una falla de seguridad grave” (Euronews).

Pegasus posibilitaría escuchar las conversaciones y tener acceso a los mensajes, acceder a la memoria, capturas de pantalla, el historial de navegación en Internet, así como escuchar lo que sucede en el lugar.

Según WhatsApp (Facebook, que ahora se llama Meta Platforms Inc.), afectó a 1,400 usuarios.

Entonces demandó a NSO Group. En 2020 Google y Microsoft se sumaron a la demanda bajo la figura del “amicus curiae” (La Vanguardia).

La empresa israelí respondió que el único propósito de NSO Group es proporcionar tecnología a organismos gubernamentales de inteligencia y de aplicación de la ley, con licencia para ayudar a combatir el terrorismo y los delitos graves.

El Director Ejecutivo de WhatsApp, Will Cathcart, dijo que en el ataque a los teléfonos hubo un patrón perturbador, ya que se dirigió a al menos contra 100 defensores de los derechos humanos, periodistas y otros miembros de la sociedad civil en todo el mundo (The Washington Post).

Dos tribunales federales de Estados Unidos rechazaron los argumentos de la defensa de NSO Group.

Frente a ello y con el objeto de deslindar sus responsabilidades en todo el mundo, NSO Group las recurrió y elevó una petición a la Corte Suprema de Estados Unidos a fin de obtener el status de “agente de un gobierno extranjero”, a fin de no ser obligada a revelar la lista de sus clientes en todo el mundo ni sus secretos tecnológicos.

NSO dijo en su presentación que “si tales contratistas nunca pueden buscar inmunidad, EE.UU. y otros países pueden encontrar sus operaciones militares y de inteligencia interrumpidas por demandas contra sus agentes”.

Además alega su falta de control sobre cómo sus clientes usan el producto y tiene salvaguardas al respecto.

Además está el tema de las indemnizaciones.

Al mismo tiempo, en el mercado se habla de una operación de compra de NSO Group por el contratista de defensa americano L3Harris (The Guardián, The Washington Post y Haaretz), para lo cual los gobiernos americano e israelí deberían dar su aprobación. 

Quienes analizan las posibilidades de esta operación plantean que si fuera adquirida por  L3Harris, su utilización podría reducirse a los Estados de la OTAN. Pero esa es otra historia.

Asia Pacífico tendrá un nuevo cable submarino

China construye un nuevo cable submarino anunciado a fines de mayo de 2022. 

Unirá China con Hong Kong, Filipinas, Tailandia, Malasia Oriental y Singapur, recorriendo 5 mil kilómetros en una primera etapa. En una segunda etapa planea llegar a Vietnam, Camboya, Indonesia y Malasia Occidental.

El SEA-H2X (South-East Asia Hainan-Hong Kong Express Cable System) será construido por China Mobile International, China Unicom Global y Converge Information and Communications Technology Solutions, los cuales han conformado un grupo muy fuerte e interesante y ya han comenzado las obras.

Este cable submarino es uno más en la llamada “ruta de la seda” bajo el océano, a la cual apunta Pekín con especial interés. 

Esta infraestructura estratégica permitirá dar conectividad de alta velocidad y un gran ancho de banda a una región económica conformada por Hong Kong, Hainan, Songhkla, Tuas, Kuching y La Unión, que serán los puntos de conexión.

Respecto a China, que es el motor de esta estrategia geopolítica, Jean Luc Vuillemin, vicepresidente Ejecutivo de Redes Internacionales de Orange, ha manifestado: “si mañana se cortan los cables submarinos que conectan China con el resto del mundo, para 99 por ciento de su población no ocurrirá absolutamente nada” (France24).

Está cambiando el perfil de los desarrolladores circunscripto largo tiempo a las telcos tradicionales. Ahora son, entre otros, América Móvil, Meta y Google quienes controlarían 80 por ciento de la capacidad en el Atlántico.

En realidad, y de acuerdo con este plan maestro, China traza una fina línea en el Pacífico.

Liliana Bein
Liliana Bein
Liliana Nora Bein es abogada. Es Vice Chairman SG3 Management Team en la Unión Internacional de Telecomunicaciones