SpaceX lanza súper cohete con el satélite ViaSat-3 a bordo

Luego de algunos intentos fallidos o aplazados, finalmente el domingo por la tarde SpaceX lanzó al espacio su súper cohete Falcon Heavy con satélites de las compañías Viasat, Astranis y Gravity Space.

Desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA, en Florida, la empresa del multimillonario Elon Musk volvió a poner en el espacio uno de sus cohetes operativos más potentes que se han desarrollado hasta ahora.

El Falcon Heavy se estrenó en 2018, cuando SpaceX puso en órbita el vehículo personal de Musk, un Tesla Roadster, como carga útil de prueba. Luego, en 2019 se utilizó para enviar un satélite de Arabsat, que serviría para la entrega de servicios de telefonía y televisión, y otro lote de satélites del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

También lee: Ciberamenazas y viajes al espacio son los nuevos riesgos globales

Pero después estuvo guardado por más de tres años, ya que se trata de un cohete de alta capacidad y la gran parte de los lanzamientos satelitales que la compañía ha realizado no necesitan esa potencia.

Ahora SpaceX pudo sacar de nuevo el súper cohete debido a que lleva a bordo al que promete ser el satélite de mayor capacidad del mundo: el ViaSat-3 Americas, el primero que Viasat pone en órbita para la región de las Américas con el fin de multiplicar el ancho de banda disponible para sus clientes de conectividad satelital.

ViaSat 3 Americas

También el Falcon Heavy llevó al espacio a Arcturus, una nave de comunicaciones operada por Astranis Space Technologies para conectar Alaska y la región circundante, y al GS-1, un cubesat operado por Gravity Space para aplicaciones de Internet de las cosas.

Por medio de su cuenta de Twitter, SpaceX confirmó que el lanzamiento se llevó a cabo con éxito el domingo, pues los tres satélites se desplegaron durante un periodo de 13 minutos a partir de las cuatro horas y media después del despegue.

Te puede interesar: Compañías satelitales actualizan prácticas para el tratamiento de la basura espacial

Antes de concretar el lanzamiento, la compañía de Elon Musk canceló dos fechas previstas en atención a las condiciones del clima y el viernes 28 de abril también abortó la misión a menos de un minuto de su despegue por motivos no revelados.

La puesta en órbita de los satélites de Viasat, Astranis y Gravity Space marca el regreso del Falcon Heavy al escenario después de unos años de descanso. Hoy es considerado uno de los cohetes más potentes con capacidad de levantar hasta 64 toneladas métricas, pero ya no es el cohete más poderoso.

El título de cohete más poderoso del mundo lo tiene ahora Starship, también de Elon Musk. Su lanzamiento de prueba se realizó en abril de este año, pero, aunque logró despegar, se desintegró luego de algunos minutos.