La inclusión de género es un buen negocio

“Un hombre tiene 88 veces más posibilidades de ser promovido que una mujer”, aseguró la experta en inclusión laboral, Ana González, durante el Talent Land.

74

Si bien las mujeres han forjando el camino para cerrar las brechas laborales y salariales que han sido un impedimento para que se desarrollen libremente en áreas de su interés, aún falta mucho para que la eliminación de la desigualdad sea una realidad y no sea sólo un plan. En el marco del Talent Land, Ana Vanessa González Deister, directora de Fomento Social y Ecológico en Citibanamex, habló sobre la situación actual de las mujeres en las empresas y las ventajas de una mayor inclusión femenina en todos los ámbitos.

En su ponencia, González reiteró la importancia que este tema tiene para las mujeres y para la sociedad en general debido a que, según cifras de Fomento Social, un hombre tiene 88 veces más posibilidades de ser promovido que una mujer.

Además, cerca del 75 por ciento de las mujeres que obtiene un título universitario no tiene un empleo.

Entre tanto, México tiene una de las tasas más bajas (47%) de participación en temas de empleabilidad de mujeres según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Estas cifras, con las que la directora de Fomento Social decidió abrir su intervención, no son menores si se tiene en cuenta que es precisamente México el país con más altas cifras de mujeres emprendedoras. Dos de cada cuatro emprendedores son mujeres.

“Sin embargo, ellas no se ven a sí mismas como empresarias, por lo que no se animan a crecer, invertir, buscar aliados e impulsar su negocios. Para ellas se trata de un changarro o un micronegocio. Por esta razón, es necesario cambiar los imaginarios sociales y conceptos que tenemos de la posición de las mujeres en la sociedad”, explica González.

Lee también: Inspirar mujeres desde temprana edad para que sean parte del sector TIC en América Latina y el Caribe

Oportunidades

Más allá de ver estas cifras como una evidencia de las profundas brechas en las que México y la región deben trabajar, para González es una oportunidad. “Las mujeres en el país son emprendedoras y lo hacen solas, sin el apoyo o la inversión de terceros, lo que significa que tenemos potencial y talentos para avanzar”, afirma la experta.

Sin embargo, hay muchos retos con los que se debe trabajar. Por ejemplo, en México se tiene la percepción de que los hijos de una mujer que tiene un trabajo pagado sufren o se sienten abandonados.

“Para eliminar esos imaginarios, es necesario fortalecer la equidad en las responsabilidades del hogar, así como el cuidado de los hijos. Esto implica una serie de cambios y percepciones que afectan a la sociedad y luego a las empresas”, asegura la experta.

Este trabajo debe llevarse a cabo en equipo, entre sociedad, academia y empresas. Según la experta, incrementar la participación femenina en el ámbito laboral, así como la participación masculina en el hogar, es parte esencial de encontrar paridad.

Además, sería posible incrementar el Producto Interno Bruto (PIB) de México en un 70 por ciento y la rentabilidad de las empresas puede aumentar un 55 por ciento sólo con ubicar a las mujeres en cargos directivos.