Brasil | Asociaciones no quitan el dedo del renglón sobre perjuicios para el sector TI con reforma tributaria

En un nuevo manifiesto, las asociaciones afirman que el texto aprobado en la Cámara de Diputados requiere un análisis minucioso y llaman la atención sobre los posibles perjuicios para las pequeñas empresas.

No es nuevo que desde que la reforma tributaria (PEC 45/2019) en Brasil fue aprobada por la Cámara de Diputados el pasado 6 de julio, las entidades del sector de TI, software e Internet han mostrado su preocupación por cómo les afectará negativamente la nueva carga impositiva, ya que quedaron fuera del régimen de tributación diferenciada. En un nuevo manifiesto divulgado por la ABES (Asociación Brasileña de Empresas de Software) y firmado por otras seis asociaciones, se reafirma la advertencia de pérdidas, especialmente para las pequeñas empresas del sector.

Aunque no se opongan a la simplificación de la legislación tributaria e incluso declaren su apoyo, las asociaciones destacan que “deben observarse los diferentes impactos en los diversos segmentos del sector (sea por su marco tributario, sea por las características de su formación de precios o incluso por las características de sus clientes), despertando especial atención en cuanto a sus pérdidas para las pequeñas empresas y para los segmentos con mayor preponderancia de mano de obra y que promueven la venta directa al consumidor final.”

Acciones

Con base en la evaluación de que la actual propuesta puede afectar la capacidad de innovación y competitividad de Brasil en el escenario global, las organizaciones afirman que seguirán trabajando para detallar los impactos de la actual reforma tributaria a los senadores y al gobierno federal. Cabe destacar que las expectativas de aumento por parte del sector alcanzan 189 por ciento, aunque los expertos discrepan con los cálculos.

Se espera que la reforma tributaria entre en vigor en 2030, pero para que suceda, el texto debe ser aprobado en su totalidad, por igual, por ambas cámaras: tanto la Cámara como el Senado Federal. Sin embargo, los senadores ya han declarado que evaluarán más a fondo e introducirán cambios en el texto, por lo que se espera que la votación tenga lugar sólo en noviembre de 2023. Con los cambios, el PEC volverá a la Cámara para que los diputados lo voten de nuevo.

El manifiesto firmado por ABES, Abranet, Federación Assespro, Fenainfo, AARB, ACATE y SEINESP puede leerse íntegramente haciendo clic aquí.