Argentina | Defensa de 6 GHz para 5G: esperar para compartir y evitar errores irreversibles

En diálogo con DPL News, Claro, Huawei y Ericsson opinan sobre el destino de la banda de 6 GHz en el país. Piden cautela en las decisiones y que se escuche a todos los interesados para evitar que toda la banda quede para WiFi 6, lo que sería contraproducente para los objetivos de conectividad local.

944

En diciembre de 2020 se lanzó la consulta pública en lo que fue el puntapié del debate oficial por el destino de la banda de 6 GHz en Argentina. El proyecto hablaba de sólo 500 MHz para WiFi 6, pero las decisiones tomadas en otras latitudes de América Latina y el tiempo transcurrido sin definición podrían redundar en cambios sobre la determinación del futuro local. Claro, Huawei y Ericsson piden cautela y no asignar toda la banda para uso no licenciado; consideran que eso sería un error sin vuelta atrás.

La decisión en Argentina depende de varios factores y el tiempo que ha pasado sin definiciones parece responder a aspectos compartidos con otros países, como la puja entre los actores de un lado y de otro, y problemas propios: conflictos puertas adentro sobre qué decisión se ajusta más a las necesidades de un país que tampoco resolvió al momento cómo, cuándo y bajo qué condiciones pondrá a disposición de interesados espectro compatible con 5G –sí identificó bandas pero no tiene un plan de espectro.

El país es escenario de un conflicto que ya ocurrió y que se mantiene entre los pendientes en otros sitios de América Latina. En el mundo, China fue pionero en destinar la banda de 6 GHz completamente para servicios móviles 5G, mientras que países de Europa, Asia y África optaron por su partición. Brasil, Perú y Chile, entre otros, se volcaron recientemente por una banda “full WiFi”, como Estados Unidos, y eso despertó el interés de asociaciones, fabricantes y operadores, que buscan que esa decisión no se replique en otros países de la región.

La historia local sobre este tema tuvo pocos pero encendidos capítulos públicos, aunque en todo momento los involucrados aprovechan espacios para dejar clara su posición. 

En agosto de 2021, por ejemplo, hubo una reunión virtual entre el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) y autoridades de Facebook que hizo sonar alarmas de quienes buscan un destino al menos equilibrado de la banda. También hubo charlas del gobierno con operadores sobre el tema, por lo que la decisión final y cuándo saldrá a la luz están al momento entre signos de interrogación.

Claro sobre 6 GHz en Argentina

Para la filial local de América Móvil no hay dudas: “la parte alta de la banda (6,425 a 7,125 MHz) es la que consideramos debe reservarse para el servicio móvil para su uso en 5G”, dijo a DPL News Alejandro Quiroga, director de Asuntos Regulatorios e Institucionales para Claro en Argentina, Uruguay y Paraguay.

La propuesta no excluye WiFi, pues para el ejecutivo el resto de la banda podría ser asignado para uso no licenciado, pero entendiendo que “WiFi no es sinónimo de Internet” y que “la calidad de ese servicio no depende de la cantidad de espectro disponible sino del tamaño y tecnología de la infraestructura fija y de la fibra”.

Luego de hablar de las interferencias como otra problemática a atender, el ejecutivo expresó: “Llama la atención el importante despliegue de las compañías vendedoras de equipamientos para WiFi para que toda la banda se atribuya a servicios no licenciados y excluir así la móvil; esto comprometería el servicio de conectividad más masivo y popular de la Argentina, que es el que brindamos a través de datos móviles”.

También se mostró sorprendido “de que se hable de asignación total”, cuando la consulta pública planteó otro escenario, en el cual sólo la parte baja se destine para no licenciados.

En este contexto, Claro expuso su posición a las autoridades en distintas reuniones: “Hemos expresado la importancia que la banda de 6 GHz tiene para Argentina en el despliegue de 5G móvil, incluso en la consulta pública”, agregó Quiroga. 

También, en nombre de la industria, opinó antes Lucas Galitto, de GSMA, quien consideró que Argentina precisa “generar condiciones para capturar los beneficios de 5G” por, entre otras cosas, su potencial para “incrementar la productividad del país en todo tipo de industrias”.

Huawei sobre 6 GHz en Argentina

“Una asignación equilibrada ofrecería un mayor beneficio para el país”, señaló a este medio César Funes, vicepresidente de Relaciones Públicas de Huawei Latinoamérica. 

Agregó que “la demanda de tráfico seguirá creciendo y, con el fin de cumplir los requisitos del usuario final y requerimientos de velocidad de descarga (…), hay una necesidad de alrededor de 2 GHz de espectro en bandas medias para los próximos cinco a 10 años por país. La banda de 6 GHz es probablemente la última porción de espectro que podría ofrecer tal espacio para el crecimiento”.

En otras palabras, “la banda de 6 GHz es la última banda media restante para el posible uso de IMT, que permitirá un despliegue exitoso de la red”. Así, “existe un cuello de botella que no es espectro de WiFi sino en la capa de conectividad de banda ancha”, y “el espectro adicional de WiFi no mejorará la experiencia de usuarios”.

Además, Funes retomó un estudio de GSMA para hacer énfasis en que el espectro de banda media representa 65 por ciento de la contribución total de 5G al PBI: si se limitan las bandas intermedias, en especial la que está en debate, “esa contribución de reduciría 40 por ciento”.

Ericsson sobre 6 GHz en Argentina

“En los próximos cinco años, 5G será el pilar de la transformación digital de la sociedad argentina, aumentando el crecimiento económico y la productividad de sus industrias, como también mejorando la experiencia de banda ancha móvil de los usuarios”, indicó, por su parte, el ejecutivo de Ericsson, Facundo Begni.

En diálogo con este medio, dijo que “por su óptimo equilibrio entre cobertura y capacidad, el espectro en bandas medias de 6 GHz será vital para cumplir con el objetivo de servicio IMT de las especificaciones UIT-R 2020, que consiste en garantizar una experiencia de velocidad de datos de 100 Mbps por usuario”.

En este contexto, Begni, que se desempeña como Director de Marketing de Clientes, Relaciones Gubernamentales y con la Industria del fabricante, recomendó al gobierno local “considerar la designación de la banda de frecuencia de 5,925 – 6,425 MHz para uso libre bajo la modalidad de neutralidad tecnológica y así permitir el desarrollo de servicios RLAN, incluido 5G NR-U y WiFi en beneficio de los usuarios” y, por otra parte, “aguardar la decisión sobre el resto (6,425 a 7,125 MHz) hasta que la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) concluya sus estudios para la posible identificación de dicha banda para los IMT en la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 2023 (CMR-23)”. Esto, dijo, estimulará la innovación, el desarrollo tecnológico e inversiones.

Adicionalmente, el ejecutivo señaló tres puntos por los cuales cree suficiente que sólo la parte baja de la banda se atribuya a uso libre:

  1. El espectro ya designado para uso libre es suficiente, considerando que las tecnologías RLAN hacen uso de las diferentes frecuencias de manera eficiente.
  2. En el caso de las RLAN, hoy día se utiliza el espectro designado para uso libre en distintas bandas medias que suman 613.5 MHz sobre los cuales se ha soportado todo el tráfico RLAN en los últimos 21 años, empleando tecnologías de acceso WiFi 4 y WiFi 5. El nuevo estándar WiFi 6 puede operar en los rangos de frecuencias de 2.4 GHz, 5 GHz y 6 GHz. Al autorizar los despliegues de RLAN en ambientes interiores en la banda de frecuencias de 5,925-6,425 MHz, se proveería 500 MHz adicionales de capacidad de espectro para dichos servicios, lo cual equivaldría a un aumento de 81.5 por ciento comparado con los 613.5 MHz de espectro utilizado hoy día en las bandas de 2.4 y 5 GHz.
  3. La nueva tecnología WiGig utiliza espectro de uso libre en la banda de 57 a 71 GHz, lo cual brinda suficiente capacidad adicional que debe ser utilizada para usos que requieren mucho ancho de banda a corta distancia.

Cautela o error irreversible

Argentina no debe tomar una decisión apresurada sobre el tema. Las administraciones no deberían definir hoy una política de gestión del espectro en torno a 6 GHz que pueda verse afectada por los resultados de la CMR-23”, dijo el representante de Huawei en una idea compartida por los otros ejecutivos.

A la propuesta de Ericsson en torno a la parte alta de la banda se agrega la pespectiva de Claro, que en boca de Quiroga recordó que “en la conferencia se tratará el alcance y uso de la asignación de esas bandas”.

También hubo un fuerte consenso cuando se consultaron posibles consecuencias de una asignación completa, de los 1,200 MHz, para WiFi: no habrá vuelta atrás. Desde el operador indicaron que “una decisión prematura de uso para WiFi, debido a su base sin licencia, haría practicamente imposible limpiar la banda y hacerla disponible para el uso de datos móviles más adelante”.

Para Huawei, en tanto, “si la banda se liberara totalmente al uso sin licencia, el proceso sería irreversible: IMT perdería el último recurso de banda media para siempre, con los consecuentes impactos negativos para la sociedad”.

Bajo estos argumentos, la industria defiende que el uso licenciado sea contemplado entre los destinos de la banda de 6 GHz en Argentina, cuyo debate oficial cumplirá pronto los 18 meses. Del otro lado aparecen actores relevantes del ecosistema, como Google, Facebook, Cisco, Intel, Qualcomm y Broadcom, quienes piden al resto de la región tomar igual camino que Estados Unidos y confían en el contagio como recurso adicional para cumplir su objetivo. Argentina se presenta ahora como escenario de un nuevo debate, uno más con definición pendiente.