¡Alerta! Empresas europeas venden herramientas de vigilancia y reconocimiento facial a China

Una nueva investigación de Amnistía Internacional ha encendido las alarmas sobre el uso de herramientas de monitoreo masivo. La organización acusa a las empresas europeas de tecnología, dedicadas a la producción de tecnología biométrica, de poner en riesgo los derechos humanos al vender tecnología de vigilancia digital a las agencias de seguridad pública de China.

Amnistía Internacional descubrió que tres empresas con sede en Francia, Suecia y los Países Bajos vendían sistemas de vigilancia digital, como tecnología de reconocimiento facial y cámaras de red, a actores clave del aparato chino de vigilancia masiva.

Lo más delicado es que, en algunos casos, la exportación se destina directamente a los programas indiscriminados de vigilancia masiva de China, con el riesgo de que se utilizara contra los uigures y otros grupos étnicos, predominantemente musulmanes, en todo el país.

“La industria europea de la vigilancia biométrica está fuera de control. Nuestras revelaciones de ventas a agencias de seguridad e instituciones de investigación chinas que las apoyan son sólo la punta del iceberg de una industria de miles de millones de euros que está floreciendo vendiendo sus productos a violadores de derechos humanos, con pocas salvaguardas contra los abusos de uso final”, señaló Merel Koning, responsable principal de políticas, tecnología y derechos humanos de Amnistía Internacional.

De acuerdo con la investigación, en toda China se están implementando proyectos de vigilancia masiva como “Skynet” y “Sharp Eyes” para mantener a la gente bajo observación constante.

La investigación de Amnistía identificó dos agencias de distribución de software. La primera es la multinacional francesa Morpho, que se adjudicó un contrato para suministrar equipos de reconocimiento facial directamente a la Oficina de Seguridad Pública de Shanghai en 2015. La segunda es Axis Communications, una empresa sueca que se publicita como participante en la expansión del estado de vigilancia chino.

Los hallazgos se publican en el marco de una reunión del Parlamento Europeo y los estados miembros de la UE donde se discutirá si fortalecen las normas de exportación de vigilancia laxa. Sin embargo, el evento que estaba planeado para celebrarse el 22 de septiembre, fue pospuesto por temas de la pandemia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies