Threads y la recopilación de datos

Excélsior Paul Lara

Van más de 100 millones de personas las que han descargado la app que busca desbancar a Twitter al momento de escribir este texto. Seguramente cuando lo leas irá sumando unos millones más, y eso será un gran logro para el aterrador recopilador de datos que es Meta y sus empresas, pero nadie te ha dicho al interior de la compañía sobre los riesgos que puede haber en Threads con tu privacidad y seguridad digital.

La aplicación Threads recopila toneladas de datos de usuarios. Más allá de la sangría ordinaria de datos de todas las redes sociales, la nueva app de Mark Zuckerberg profundiza en ámbitos más sensibles que abarcan datos biométricos, orientación sexual, capacidad financiera, salud e información étnica, entre otros. Sé que muchos dirán, “no importa, vale la pena”, “otras, hasta los datos de ubicación saben”, o uno que otro retrasado que dirá: “es que si no eres influencer no eres nadie”. Vaya declaración que leí ayer en esta red social y compadezco a quien lo puso, pero entraré en otros detalles.

Threads recopila una variedad de datos de usuario en 25 categorías diferentes. Al permitir que los ansiosos por ser “influencers” inicien sesión con sus cuentas de Instagram y mantengan la misma lista de seguidores, Meta ha simplificado ingeniosamente el proceso de transición, atrayendo a millones a cambiarse a su app. Sorprendentemente, todo el proceso de incorporación lleva menos de 10 segundos, lo que refuerza aún más el atractivo de este floreciente competidor de Twitter.

Sin embargo, en medio de la emoción que rodea el ascenso meteórico de Threads, ha salido a la luz una verdad inquietante: el apetito voraz de la aplicación por los datos personales. Un examen más detallado revela una lista completa de información de usuario que recopila diligentemente. Además, ¿sabías que la aplicación no está disponible en la Unión Europea? Meta, la empresa matriz de Instagram, Facebook, WhatsApp, Threads y otras firmas, actualmente está lidiando con las complejidades del intercambio de datos entre las dos aplicaciones, lo que provocó el retraso en la disponibilidad de la red social dentro de la UE.

Threads no está disponible en varios países de la Unión Europea, incluidos Alemania, España, Italia, Francia, Irlanda y Bélgica. Según se informa, la compañía está trabajando para navegar por el panorama regulatorio y garantizar el cumplimiento antes de extender el alcance de su nueva plataforma a los usuarios europeos.

En particular, la aplicación recopila datos confidenciales, como navegación web, direcciones físicas, información sobre salud y estado físico, y otros datos de contacto del usuario, que Twitter no hace.

El alcance de la recopilación de datos es extenso. Una búsqueda más a profundidad en la información divulgada en la Google Play Store revela una larga lista de tipos de datos obtenidos por la aplicación. Estos detalles relacionados con el uso de su aplicación, aplicaciones instaladas, historial de búsqueda, actividades de navegación web, eventos de calendario, contactos, grabaciones de voz o sonido, archivos de música, varios archivos de audio, fotos, videos, mensajes SMS, comunicaciones dentro de la aplicación, correos electrónicos, información de tarjetas de pago, detalles de cuentas bancarias e, incluso, datos financieros generales.

En los famosos hilos también se recopilará y recibirá información sobre los dispositivos que usan para acceder a la plataforma, incluido cómo los usas. Estos datos luego se comparten con otros usuarios y servicios de terceros que se conectan a tu perfil de Threads.

Sé que cuando comience a cuestionarse legalmente la recopilación de estos datos, Zuckerberg dirá que es por que están creando una superapp desde donde pagar, hacer citas médicas, personalizar más la experiencia y todas esas cosas absurdas aunadas al “confíen en nosotros”, en vez de transparentar los algoritmos y saber cómo y en qué se usan nuestros datos.

A muchos, con la inercia de estar “in” y ser “influencer”, se les olvida el caso Cambridge Analytica y los problemas que ha tenido la empresa creada por Mark Zuckerberg con la protección y seguridad de los datos. Siempre he creído que hay que ser cautos en lo que compartimos en las redes sociales, pero sé que a muchos, con tal de estar en la tendencia y sumar seguidores, se les olvida que, cuando no hay pago, ellos son la moneda de cambio.

Dejemos de vivir en plataformas que nos ven como mercancías y protejamos nuestra vida digital. Y no les digo que no se sumen a las redes sociales, sólo sean cautos en lo que comparten y exijan sus derechos, para evitar que empresas como Meta nos quiten datos que no deberían tener en su poder. Ahora entienden por qué urge una regulación a estos sistemas digitales.