martes, enero 24, 2023
HomeCOLUMNISTASRevolución digital, plataformas de movilidad y trabajo

Revolución digital, plataformas de movilidad y trabajo

Reforma Jorge F. Negrete P.

Si no está roto, no lo arregles. “El gobierno mexicano prevé enviar en octubre al Congreso una iniciativa de reforma para que las plataformas digitales como Uber, DiDi, Beat, Rappi y otras aplicaciones reconozcan a sus socios como trabajadores y los den de alta de forma obligatoria al Seguro Social”. “El objetivo es que en 2023 sea una nueva realidad el marco legal en México, que regularice y reconozca la relación laboral de medio millón de trabajadores y trabajadoras que se emplean en las plataformas digitales”, dijo a Bloomberg la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde.

Así, la secretaria ofrece su primer movimiento y posición en medios.

Plataformas de movilidad. De la destrucción del trabajo a la innovación. Aplicar legislación y regulación en materia laboral en Reino Unido y España ocasionó la transformación de un buen servicio en uno mediocre en estos países y la pérdida de trabajo de más de 30 mil trabajadores en España con la Ley Rider.

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha tenido que explicar en todos los foros las desastrozas consecuencias de su política contra estas plataformas. El proyecto más importante de la ministra no ha logrado que los casi 30 mil repartidores tengan un contrato con sus plataformas, pero casi logra desaparecer este negocio y que 10 mil riders estén sin empleo durante 2021.

Por si fuera poco, la Ley Rider entrará en choque directo y desaparecerá con la directiva del Parlamento y del Consejo Europeo sobre la mejora de las condiciones de trabajo en las plataformas de trabajo, otra sobre regulación con principios distintos y que tendrá consecuencias aún más graves.

El caso más reciente es la ciudad de Ginebra, Suiza, con la empresa Uber Eats. Un caso documentado y analizado de forma exhaustiva. Derivado de diversos litigios y sus sentencias, se estableció la obligación, para esta empresa, de asociarse con contratistas independientes y “trabajar con un operador de flota externo que intermedia y contrata mensajeros como empleados programados tradicionales que tienen para trabajar turnos fijos”.

El efecto inmediato, mil trabajadores expulsados de este modelo de negocio y, un año después, “una reducción estimada de 67% en los trabajadores”. La demanda de entregas se redujo 42% de los pedidos, “debido a tarifas de entrega más altas y tiempos de espera más largos”.

El dramático político, fue que “79% de todos los mensajeros que perdieron el acceso a la aplicación, permanecieron desempleados 6 meses después”. Desastre empírico.

De verificarse la iniciativa de la secretaria, el efecto inmediato será la expulsión masiva e inmediata de mujeres y hombres que encontraron un ingreso superior al que tenían, ingresos adicionales al de su trabajo principal y mejorar la calidad de vida de su familia, con flexibilidad, legalidad y seguridad. Tendrán horarios, ganarán menos y perderán su libertad profesional.

El siguiente efecto secundario será en las pymes del barrio, donde habilitan la economía de juguerías, torterías, papelerías, farmacias, hasta restaurantes medianos, de franquicia y fábricas. Un efecto negativo en el sector más frágil de la economía. ¿Se ha compartido con la Secretaría de Economía federal esta iniciativa?

Tenemos un problema de identidad en la política pública. En vez de hablar del impacto positivo de estas plataformas en la economía, la recaudación fiscal ordenada; y cómo, respetando la innovación digital, este gobierno ha generado más empleos que ninguna política laboral hace 30 años; de cómo fomentar su crecimiento y expansión; prefieren imponer una legislación que generará desempleados, destruirá valor social y económico, previo a las elecciones y campañas políticas.

¿Quieren mantener el modelo analógico de taxis? ¿Quieren sindicatos? ¿Quieren mantener monopolios en aeropuertos y colonias, distorsionando el sistema de competencia del transporte? Para qué conectar digitalmente, si después destruyen la innovación.

El desprecio a su propio éxito.

Presidente de Digital Policy & Law

Twitter @fernegretep

Jorge Fernando Negrete P.
Jorge Fernando Negrete P.
Presidente de Digital Policy & Law Group

LEER DESPUÉS