¿Por qué el coronavirus aumentó la confianza en las noticias digitales?

En un contexto de proliferación de información falsa, la amplia cobertura periodística sobre la pandemia reforzó la confianza de las personas hacia los medios, de acuerdo con Reuters Institute.

540

Dos pandemias se propagaron por el mundo el año pasado: una es la del coronavirus que ha quitado millones de vidas; otra, la de la información falsa y dañina, también llamada infodemia.

En ese contexto de incertidumbre sanitaria, económica, política y social, la confianza en las noticias digitales aumentó entre la población, pero al mismo tiempo disminuyó el interés de las personas en consultar la información noticiosa. Así lo muestra el Digital News Report 2021 del Reuters Institute.

La confianza en las noticias digitales incrementó seis puntos a 44 por ciento durante el último año en la mayoría de los 46 países que incluye el estudio, y aumentó a 50 por ciento (4% más) respecto a las fuentes que las personas dicen consumir con más frecuencia.

Quizás parezca una paradoja que, en medio de la proliferación de noticias falsas, se haya reforzado la fiabilidad en la información de los medios en línea, pero precisamente el informe señala que la pandemia provocó un efecto positivo debido en parte a que los usuarios percibieron una amplia cobertura periodística de la contingencia.

No es casualidad que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) haya afirmado, desde el comienzo de la emergencia, que la información correcta y verídica sobre la pandemia incluso puede salvar vidas, ayudar a preservar la salud física y mental de las personas y brindarles herramientas para actuar en medio de una situación de incertidumbre.

De todas formas, el ascenso de la confianza no significa que se haya olvidado la despreocupación por la desinformación. En algunas regiones, esto incluso se elevó. En África (74%), América Latina (65%), América del Norte (63%, Asia (59%) y la parte sur de Europa (54%) mostraron mayor inquietud en este ámbito.

Las redes sociales han sido los principales canales en los que los usuarios se han encontrado con noticias falsas o engañosas: Facebook en un 28 por ciento de los casos, seguida por los sitios web o aplicaciones, WhatsApp, motores de búsqueda, Twitter y YouTube.

También lee: La crisis por coronavirus ha aumentado el consumo de noticias en todo el mundo

Otro de los impactos que tuvo la pandemia es que disminuyó el interés o deseo de la población en consultar las noticias. La población joven y con menor nivel educativo formal sigue prestando menos atención a la información de los medios.

Si bien hubo un boom en el consumo de noticias al inicio de la crisis, ahora las personas consideran que cada vez más se difunden notas repetitivas, confusas o deprimentes. Y en algunos países, como Estados Unidos, los cambios en el entorno político han causado un declive en el interés. Con la salida de Donald Trump del gobierno, los simpatizantes de la derecha política bajaron su seguimiento de los medios.

Además, el estudio advierte que las diversas percepciones de los usuarios respecto a los contenidos noticiosos apuntan a que los medios deben preguntarse qué están haciendo sobre la equidad en las coberturas periodísticas. Es decir, necesitan pensar y reflexionar acerca de la cobertura mediática desde diferentes puntos de vista, tomando en cuenta los diferentes grupos de edad, el género, la etnia, la educación o las posturas políticas.

En medio del confinamiento social, también se reforzó la dependencia de los teléfonos móviles para acceder a las noticias. Casi tres cuartas partes de las personas usan el celular para ese fin (73%), mientras el año anterior la tendencia era de 69 puntos porcentuales.

Una de las probables explicaciones es que en general existe una mayor penetración de banda ancha móvil en los países y son más los usuarios que poseen un celular, si se compara con el acceso al Internet fijo y a las computadoras.