domingo, mayo 22, 2022
HomeCOLUMNISTASImagina 5G

Imagina 5G

El Economista Jorge Bravo

2022 será el año de 5G en México, así lo reconoce Alejandro Navarrete, titular de la Unidad de Espectro Radioeléctrico del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) en una entrevista a El Economista

Aunque otros países como Uruguay, Puerto Rico, Chile, República Dominicana y Brasil ya licitaron espectro para 5G en distintas frecuencias, México está en condiciones de sumarse a una segunda ola de países que pongan a disposición del mercado el espectro para 5G. 

Recuerde que la quinta generación de comunicaciones móviles tiene varias ventajas principales como mayor velocidad, conectividad masiva de dispositivos y, la cualidad más importante, menor latencia: el tiempo que demora la señal desde que se envía hasta que se recibe se reduce considerablemente. 

5G no es una tecnología, sino una cadena de tecnologías, todas ellas integradas: frecuencias, Nube, fibra óptica, Edge Computing, Internet de las Cosas, semiconductores (chips)… Sin embargo, un elemento esencial para 5G es el espectro radioeléctrico. El IFT ya identificó bandas susceptibles para 5G, ya integró un Comité Técnico 5G y ya prepara la consulta pública y la licitación de frecuencias. 

5G es novedoso en muchos sentidos. A diferencia de las generaciones inalámbricas anteriores, las redes 5G son de banda ancha y nativas en la Nube. Todo en 5G serán datos, pero masivos. La compañía Ericsson pronostica que el tráfico de datos 5G supere el de 4G en sólo cinco años en América Latina. En México, 14% del total de las conexiones serán 5G en 2025 (GSMA). 

Lo anterior será posible no sólo porque los consumidores finales como usted o yo consumiremos más datos móviles, sino porque las ciudades estarán más conectadas y distintas industrias como el transporte se están digitalizando, lo cual genera una explosión masiva de datos. 

Ya existen en las tiendas y en los Centros de Atención a Clientes de los operadores smartphones 5G, precisamente habilitados con las frecuencias identificadas para servicios 5G. La mayoría de estos teléfonos son de gama alta y bastante caros, pero los fabricantes ya están masificando la tecnología y muy pronto habrá smartphones 5G baratos. 

Lo interesante de 5G es que, nuevamente a diferencia de las generaciones móviles anteriores, los teléfonos son sólo un eslabón de la cadena tecnológica 5G. 

Uno de los primeros servicios o casos de uso 5G se llama Acceso Inalámbrico Fijo (FWA, Fixed Wireless Access, por sus siglas en inglés). Los operadores le ofrecerán un módem para conectarlo desde la red móvil 5G en su hogar, industria o pyme. FWA tiene una experiencia de velocidad similar a la fibra óptica pero su acceso es inalámbrico. 

Ya no tiene que soñar con que su miscelánea o restaurante tenga un Internet ultra veloz y mejorado sin cables porque eso ocurre con 5G. Usted ya no se preocupará por la velocidad sino que tendrá que imaginar qué hacer con ella y cómo 5G beneficiará su negocio con más servicios, clientes e ingresos. Aunque usted venda comida o abarrotes, su proceso productivo estará digitalizado y podrá ofrecer servicios innovadores para diferenciarse de sus competidores. 

FWA 5G tiene otro potencial maravilloso: puede contribuir a cerrar la brecha digital en las zonas rurales. Sí, la verdad es que es muy difícil y costoso llevar fibra óptica al campo, pero la red móvil 5G sí puede estar presente. Todos hemos visto torres de telecomunicaciones en medio de la nada rural. Esa torre puede tener una antena 5G. No es descabellado imaginar misceláneas, rancherías o plazas públicas con un módem 5G con velocidad de Internet similar a la fibra. 

Nuevamente, olvídese del acceso y comience a imaginar qué hacer o cómo innovar con 5G. ¿Va a seguir usando Internet para consultar redes sociales? Eso sería un desperdicio. Como dice el analista de temas digitales Jorge Fernando Negrete, eso equivaldría a hacer un uso subdesarrollado de tecnologías desarrolladas.

Mejor piense que 5G le va a permitir abrir plataformas de Internet y contratar sus servicios de forma eficiente. Tener telemedicina. Consumir cursos en línea sin interrupciones de Internet. Realizar videoconferencias sin que se congele la imagen o tenga que apagar el video. Podrá abrir negocios y vender en línea al mundo. Producir sus propios contenidos de mercadotecnia y subirlos rápidamente a la red para que le atraigan visitas, clientes o ingresos. Consumir series y películas en streaming será habitual, pero en calidad 4K u 8K. 

Le decía que los smartphones sólo son el eslabón de consumo de las redes 5G. Una promesa de 5G es automatizar los procesos productivos y transformar las industrias, se llama Internet productivo. Ya hay casos de uso de minería conectada 5G: una industria peligrosa y dañina para la salud de los mineros puede extraer y producir de forma remota, inteligente y limpia. También existen puertos 5G; toda la logística depende de la conectividad. 

Lo mismo sucede con la manufactura 5G, una industria en la cual México tiene un gran potencial. Los fabricantes de autos están interesados en instalar sus propias redes privadas 5G para producir sus vehículos tapizados de chips mediante robótica y software. Transporte, agricultura, electricidad, energía, entretenimiento, servicios públicos… todo ello conectado a 5G.

¿Qué pasa? ¿Por qué si todo se lee tan bonito y con tantos beneficios por qué tardamos tanto en tener 5G? Porque todo tiene su lado oscuro: las industrias están demorando en su transformación digital, a pesar de que ese será su factor de competitividad y posiblemente supervivencia en el mercado; los gobiernos sin visión digital ni tecnológica cobran mucho por el uso del espectro; algunos no tienen política pública, agenda digital u hoja de ruta 5G; otros más, sobre todo los municipios, imponen barreras regulatorias al despliegue de infraestructura, dificultan o demoran la instalación de torres y equipos.

5G no llega y listo. No, los operadores tienen que realizar inversiones; solicitar financiamiento a los bancos; desarrollar los modelos de negocio; planear, instalar y desplegar la infraestructura, porque la red 5G es nueva y completamente diferente a las anteriores. 

Imaginar 5G no cuesta nada, pero países como Corea del Sur, China, Estados Unidos o España ya pasaron del dicho al hecho y quieren liderar 5G. Porque eso también es 5G: un modelo de desarrollo.

Twitter: @beltmondi

Jorge Bravo
Jorge Bravohttps://digipolis.wordpress.com/
Jorge Bravo es Director General en Digital Policy & Law. Presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).

Publicidad

LEER DESPUÉS