miércoles, febrero 8, 2023
HomeDPL NEWSIFT autoriza concentración de inversión de gobierno y accionistas en Altán

IFT autoriza concentración de inversión de gobierno y accionistas en Altán

Como parte del proceso de refinanciamiento de Altán Redes para salvarla de la quiebra, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) emitió la autorización requerida para incrementar la participación accionaria de accionistas y el gobierno mexicano a través de la banca de desarrollo. Asimismo, el órgano regulador publicó diversas modificaciones al contrato de Asociación Público-Privada (APP) de la compañía.

El IFT indicó en un comunicado que el Pleno emitió la autorización a la concentración de la inversión en Altán Redes como parte de un nuevo plan de financiamiento, en el que participan el gobierno mexicano y sus actuales accionistas y acreedores, para que la compañía pueda hacer frente a sus obligaciones de deuda.

La semana pasada, Altán anunció que se alcanzó un nuevo acuerdo de financiamiento que le permitiría acceder a recursos por 388.1 millones de dólares, de los cuales 161 millones serían aportados por la banca mexicana de desarrollo (Banobras, Nafin y Bancomext) y 50 millones adicionales por los actuales accionistas.

Este crédito se garantizará a través de un Fideicomiso al cual se aportarán las acciones de Altán y en el que la Banca Mexicana de Desarrollo tendrá aproximadamente 61 por ciento de los derechos fideicomisarios y los accionistas el 39 por ciento restante. Sin embargo, dichos derechos irán disminuyendo en favor de los accionistas conforme se vaya pagando el crédito.

Adicionalmente, diversos accionistas de la compañía tendrán la opción de convertir deuda en nuevas acciones. Por su parte, gracias al incremento de la participación de recursos del gobierno mexicano, la banca de desarrollo tendrá derecho de nombrar a la mayoría de los miembros del Consejo de Administración de Altán.

Derivado del acuerdo, el IFT consideró “que no se prevé que la concentración tenga o pueda tener por objeto o efecto conferir poder sustancial a las partes involucradas, ni establecer barreras a la entrada, impedir a terceros el acceso a los productos y servicios y/o facilitar el ejercicio de conductas prohibidas por la LFCE (Ley de Competencia) en los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión en México”.

El Pleno también indicó que el acuerdo no representa un riesgo a los términos establecidos en el título de concesión, por el cual se señala que ningún prestador de servicios de telecomunicaciones podría tener influencia en la operación de la Red Compartida.

La semana pasada, el presidente Andrés Manuel López Obrador celebró el acuerdo, ya que permitiría al gobierno mexicano tener una participación mayoritaria y elegir a los miembros directivos.

Durante su conferencia matutina de este martes 21 de junio, el mandatario destacó nuevamente la inyección de recursos para Altán, al considerar que le permitiría llevar Internet a las comunidades que actualmente carecen de conectividad y complementar los trabajos realizados mediante la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El tema fue mencionado por el Ejecutivo a propósito del proyecto para instalar sucursales del Banco del Bienestar en las comunidades más apartadas, incluyendo zonas que actualmente carecen de conectividad. La Red Compartida podría ser utilizada para cumplir el objetivo de conectar hasta 2 mil 700 sucursales a mediados del próximo año.

López Obrador indicó que aunque la red de Altán llega actualmente a un 70 por ciento de la población, aún se requiere conectar el restante 30 por ciento, la cual se espera cubrir mediante la instalación de “mil antenas” hacia el próximo año.

En marzo pasado, la compañía ya había solicitado al IFT una prórroga a los hitos de cobertura de la red, por la cual, el hito de 92.2 por ciento de la población cubierta mediante Internet se aplazaría de 2024 hasta 2028.

Hasta el momento, ni Altán ni el gobierno mexicano han publicado detalles respecto a algún programa de inversión adicional para la Red Compartida que le permita alcanzar los objetivos establecidos.

Pese al financiamiento anunciado, cabe recordar que la compañía aún enfrenta una deuda cercana a los 30 mil millones de pesos, de los cuales, cerca de 5 mil millones debían ser cubiertos durante los primeros tres meses de 2022. Es decir, los nuevos recursos serían utilizados principalmente para cubrir las actuales obligaciones y salvar a la compañía de la quiebra.

Por otro lado, el IFT también emitió una opinión favorable para realizar modificaciones al contrato APP de Altán Redes como operador de la Red Compartida, a solicitud del Promtel.

Las modificaciones consisten, principalmente, en ampliar la vigencia del contrato APP de los 20 años originales a 40 años sin posibilidad de prórroga; así como la posibilidad de que la compañía pueda otorgar las garantías y/o celebrar todo tipo de actos, instrumentos y contratos que fueren necesarios, adicionales o distintos al Fideicomiso de Garantía para obtener financiamiento.

El órgano regulador también confirmó la prórroga otorgada respecto a las fechas de cumplimiento de los hitos de cobertura, los cuales ahora implican que el 70 por ciento de la población sea cubierta el 30 de noviembre de 2022, que el 85 por ciento sea cubierto el 24 de enero de 2027 y el 92.2 por ciento alcanzado el 24 de enero de 2028.

Sin embargo, el IFT admite que “las modificaciones pretendidas no representan un cambio significativo ni una mejora para Altán respecto a las condiciones ofrecidas en el Concurso”.

Efrén Páez Jiménez
Efrén Páez Jiménez
Efrén Páez Jiménez es economista

LEER DESPUÉS