Gobernanza y privacidad, pilares estratégicos de la defensa digital

Cada vez más, las empresas buscan estrategias sólidas para administrar y proteger la información. Según Verizon, 74% de las vulneraciones informáticas se deben a errores humanos, como robo de contraseñas o mala administración de credenciales. 

La implementación de políticas claras de identidad y acceso permite una gestión más transparente de archivos, datos, procesos y personas. Además, un manejo eficiente de la información también puede generar ventajas competitivas, como lo experimentó Grupo Bimbo al enfrentarse al desafío de gestionar los grandes volúmenes de datos de sus 217 plantas en cuatro continentes. 

De este modo, la compañía optó por integrar Microsoft Purview para tener una visión operativa transparente e intuitiva, construyendo así una estrategia sólida que les permitiera entender el vasto flujo de información y su residencia. 

Al contar con una solución de gobierno de datos unificada, los ambientes y arquitecturas de Nube con que trabaja la compañía pudieron orquestarse en un enfoque holístico que simplificó la automatización, detección y clasificación de datos.

Este tipo de soluciones también optimizan la transición entre lo análogo y lo digital, permitiendo una mejor visibilidad y control de los activos empresariales sin importar el ambiente o arquitectura en que se desenvuelvan. 

Al aplicar políticas de seguridad y gobernabilidad consistentes, automatizar la detección de datos sensibles y mejorar el acceso y uso de los datos, las empresas obtienen lo mejor de dos mundos: crecimiento inteligente, aprovechando información estructurada para la toma de decisiones; junto con operaciones confiables, teniendo mayor transparencia y trazabilidad sobre el acceso a sus recursos.

Si bien la gobernanza de datos y la ciberseguridad constituyen frentes independientes, poco a poco han ido convirtiéndose en entidades simbióticas dentro del ecosistema empresarial: en la medida que la calidad y organización de los datos funciona adecuadamente, los protocolos de defensa digital, confidencialidad y privacidad se vuelven más sólidos, convergiendo en cuatro vectores principales:

  • Autenticación multifactorial – Valida la identidad de un usuario a través de dos o más plataformas de verificación, brindando una capa de protección adicional ante accesos no autorizados. 
  • Cifrado de datos – Archivos e información son codificadas, requiriendo permisos especiales para ser visualizados o desbloqueados. 
  • Etiquetado y clasificación – Evaluación y categorización de la información por niveles de sensibilidad.
  • Control de acceso – Establece límites entre sistemas, aplicaciones y datos, distinguiendo entre las credenciales y funciones de cada perfil.  

Ante este panorama, las estrategias de administración de datos permean una serie de áreas estratégicas para las empresas, incentivando mejores flujos de trabajo y reduciendo los silos operativos. Al igual que favorece las tareas de defensa digital, una buena estrategia de gobernanza de datos también puede generar beneficios en términos de cumplimiento normativo, respaldo y recuperación, e incluso en la productividad general de las organizaciones.

Por estas razones, la gobernanza de datos ha evolucionado hasta servir como un componente central de la transformación empresarial, impulsando a las organizaciones para unificar la información que producen y transmiten de forma inteligente. Hoy más que nunca, los datos representan una fuerza transformadora para cualquier compañía, empujándolas a ser más ágiles y competitivas, pero también más adaptables y resilientes.

Descubre más detalles sobre como Grupo Bimbo integró este tipo de soluciones, en el caso completo o los materiales multimedia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies