domingo, octubre 2, 2022
HomeNEGOCIOSEl Salvador | El uso del bitcóin no trascendió del bono de...

El Salvador | El uso del bitcóin no trascendió del bono de bienvenida

La Prensa Gráfica Karla Alfaro

El uso del bitcóin en El Salvador fue fugaz, como su aprobación. Tras un año desde su entrada en vigencia como moneda de curso legal, el uso de la criptomoneda para los salvadoreños no pasó más allá de cobrar los $30 en bitcóin que otorgó el Gobierno, a través de la Chivo Wallet, según comentaron ciudadanos consultados.

La apuesta era para impulsar el uso de la billetera digital oficial, pero solo disparó las descargas de la aplicación en los primeros meses por parte de quienes querían aprovechar el subsidio. En esos días los datos eran altos y prometedores.

Joel Valenzuela, originario de Turín, Ahuachapán, aseguró que luego de 12 meses desde su implementación, no usa ni conoce el funcionamiento de “la Chivo”, y que la única vez que accedió fue para sacar los $30 en bitcóin que depositó el gobierno. “Los ocupé para pagar en un supermercado. No podría hablar sobre experiencia porque esa vez me ayudaron, y ya no la he usado”, explicó.

“Cuando empezó yo me emocione con mi familia, porque más que nos dieron $30, sentimos bien, le metí a  mi cuenta otros $50 y le gane algo, pero después bajó rápido y perdí la ganancia”.

Jessica Medrano, habitante de San Miguel.

Roberto García, habitante de Usulután detalló que él y su familia utilizaron solo en una ocasión la moneda, cuando gastaron el bono de $30 en bitcóin en artículos de primera necesidad.

“Lo utilicé al inicio por los $30. Luego que comenzó a fallar el sistema opté por mejor no utilizarlo… la verdad que es demasiado confuso su uso”, dijo Eugenio Díaz, de 55 años, habitante de Santa Ana.

Similar apatía muestran los establecimientos comerciales con el uso del bitcóin.

“Me he limitado a usarla porque hay muchos lugares que no aceptan el bitcóin o no saben cómo hacer la transacción. Por lo menos en mi negocio no me es favorable usarlo por el mismo precio variante mi ganancia se disminuye o aumenta. Puedo apoyar que se hizo para modernizar, pero su uso no es para todos”, comentó Rebeca Martínez, en Santa Ana.

En una encuesta publicada en marzo de 2022, la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CAMARASAL) indicó que un 86 % de las empresas contactadas dijeron que nunca habían realizado una transacción con bitcóin.

USURPACIÓN DE IDENTIDAD

Sacar el bono de bienvenida de la Chivo Wallet trajo consigo la posibilidad de ser víctima de suplantación de identidad y la pérdida de fondos. Cientos de personas denunciaron en redes sociales estos casos, incluso se hubo personas que se dedicaron a comprar el bono.

“Me he limitado a usarla porque hay muchos lugares que no aceptan el bitcóin o no saben cómo hacer la transacción. Por lo menos en mi negocio no me es favorable usarlo por el mismo precio variante”.

Rebeca Martínez, habitante de Santa Ana.

Elíseo López fue víctima de la pérdida de los $30 en bitcóin que otorgó el Gobierno, y asegura que en sus inicios le llamó la atención utilizar la Chivo Wallet pero con el paso del tiempo le fue generando desconfianza. “Todos pensamos que fue un fracaso hasta por los robos de identidades. Me interesé en invertir pero no lo hicimos, y menos lo íbamos a hacer con la billetera”, contó el usuluteco.

Por su parte, Abigail López, de Ahuachapán, dijo que nunca ha usado el bitcóin y no conoce el funcionamiento de la billetera, ya que fue una de las personas a las que “estafaron”. “Intenté sacar los $30 y ya no los tenía… eso es útil para quien sepa usarlo y hacer inversiones. He visto que se tiene que invertir mucho tiempo y dinero para eso”, opinó al respecto.

En enero, el Gobierno aseguró que la aplicación tenía 4 millones de usuarios; sin embargo, un informe publicado en abril por la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos mostró que solo el 20 % de quienes descargaron la billetera continuaron usándola después de gastar los $30.

Una moneda volátil

Algunos quisieron aventurarse pero perdieron ante la volatilidad de la criptomoneda, como Jessica Medrano, quien afirmó que descargó la billetera para sacar los $30 e invertir, pero luego que el precio del bitcóin iniciará a bajar, dejó de utilizarla, pues desconocía cómo era el comportamiento de la moneda y perdió dinero.

“Todos pensamos que fue un fracaso la implementación hasta por los robos de identidades. Me interesé en invertir en bitcóin pero no lo hicimos, y menos lo íbamos a hacer con la billetera”.

Elíseo López, habitante de Usulután.

“Cuando empezó yo me emocione con mi familia, porque más que nos dieron $30, sentimos bien, le metí a mi cuenta otros $50 y le gane algo, pero después bajó rápido y perdí la ganancia, por eso me decepcione y ya no la uso”, dijo la migueleña a LA PRENSA GRÁFICA.

Asimismo, expuso que en el caso de sus padres, descargaron la Chivo Wallet para obtener los $30 que brindó el gobierno, pero una vez utilizados ya no siguieron usando la aplicación.

“Yo sí, me metí a explorar por curiosidad, pero tienen mucha inestabilidad, a veces a uno se le olvida tenerlo en dólares el dinero de la aplicación Chivo y cuando uno menos siente, ya ha bajado bastante, por ejemplo, tenía $10 y de repente ya tengo $9, o a veces me sube unos centavos”, explicó Pedro Vásquez, de Santiago Nonualco. El 7 de septiembre de 2021, cuando entró en vigencia su uso como moneda de curso legal, el valor del bitcóin era de $46,700. Al cierre de esta nota, su precio era de $18,900, un 59 % menor, en comparación con hace un año.

Poco Uso

Según un informe publicado en abril por la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos solo el 20 % de las personas que  descargaron la Chivo Wallet  continuaron usándola después de gastar el bono de $30 en bitcóin. Desconocimiento del uso de las criptomonedas, su volatilidad y desconfianza han limitado a la población salvadoreña a potenciar su uso en el país.

DPL News
DPL Newshttps://dplnews.com/
Digital Policy & Law es una empresa especializada en el análisis estratégico de las políticas públicas de telecomunicaciones, TIC y economía digital.

Publicidad

LEER DESPUÉS