El alto precio de ser moderador de Facebook

Moderadores se enfrentan a condiciones de trabajo traumáticas

Un reciente reportaje de The Verge dio a conocer la estresante vida laboral de los contratistas de Facebook que se encargan de moderar el contenido en la red social.

El reportaje revela las experiencias traumáticas a las cuales estos trabajadores mal pagados se tienen que enfrentar día a día.

Los testimonios reflejan condiciones de trabajo que se encuentran muy por debajo del estereotipo de empleo en Sillicon Valley.

La gran mayoría de los 15 mil moderadores de Facebook son empleados de contratistas externos, a quienes les pagan 15 dólares la hora con descansos cortos y forzados, al menos en Estados Unidos.

La intensa precisión que requiere el trabajo deja a los empleados en un nivel de estrés muy alto, ya que no pueden gastar más de 30 segundos revisando una publicación y lo deben hacer al menos 400 veces al día.

Además, por razones de seguridad tienen prohibido el uso de celulares y trozos de cualquier tipo de papel, incluso el de la goma de mascar.

La mayoría de los extrabajadores entrevistados afirmaron no durar más de un año en el empleo ya que comenzaron a presentar síntomas de Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) debido a la naturaleza de sus actividades, las cuales muchas veces consistía en mirar contenido extremadamente violento, sexual, racista y extremista con el fin de tomar la decisión de eliminarlo de la red social o no.

Muchos incluso llegan a creer en teorías de conspiración como promover la idea de que la Tierra es plana, cuestionar aspectos del Holocausto y hasta creer que el atentado del 11 de septiembre no fue un acto terrorista. 

En respuesta al reportaje, Facebook afirmó que trabaja para garantizar que sus contratistas cumplan con buenas instalaciones, descansos de bienestar para los empleados y consejeros emocionales.

Sin embargo, las entrevistas dejan ver que no es suficiente; los descansos de bienestar duran apenas 9 minutos y no pueden utilizarlos para ir al baño cuando en los descansos respectivos las filas son enormes.

El apoyo emocional tampoco lo es ya que muchas veces los trabajadores ni siquiera saben identificar los síntomas de que algo no está bien en ellos.

En cambio, para sopesar los traumas, prefieren tener sexo en las instalaciones, fumar hierba, alcoholizarse e incluso realizar chistes y conversaciones sobre suicidios.

Las políticas tampoco permiten que los moderadores compartan información de su trabajo con amigos o familiares, por lo que se ven forzados a crear lazos más estrechos con sus compañeros para poder platicar sobre lo que observan día a día.

“Si no estuviéramos haciendo ese trabajo, Facebook sería muy feo”, dijó un trabajador entrevistado. “Estamos viendo todas esas cosas en su nombre. Pero la gente no sabe que en realidad hay seres humanos detrás de esos asientos.”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies