viernes, septiembre 30, 2022
HomeTRANSFORMACIÓN DIGITALCuba | Transformar(nos): el primer paso hacia la Agenda Digital Cubana 2030 

Cuba | Transformar(nos): el primer paso hacia la Agenda Digital Cubana 2030 

La transformación digital implica estimular la producción de servicios informáticos, el pensamiento innovador y la creación de centros de base tecnológica con participación estatal, afirmó en entrevista a Granma la Ministra cubana de las Comunicaciones

Granma Susana Antón Rodríguez / Yaditza del Sol González

Escuchar en Cuba el término transformación digital –en un contexto asociado a la industria del software y el uso inteligente, crítico y responsable de las tecnologías– resulta cada vez más frecuente. Pero, ¿es lo mismo que informatización de la sociedad, o se trata de conceptos antagónicos?

En entrevista exclusiva con Granma, Mayra Arevich, ministra de las  Comunicaciones (Mincom), comentó que la transformación digital no es un proceso nuevo, sino continuidad de la informatización.

Se trata, dijo, de «una etapa superior que, utilizando los pilares de la ciencia y la innovación, nos va a conducir a la Agenda Digital Cubana 2030, la hoja de ruta que permitirá proyectar una visión de país y dar grandes saltos en el aprovechamiento de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC)».

Ahora, a partir de lo logrado en materia de infraestructura en telecomunicaciones, se hace énfasis en los procesos que tienen lugar de cara al ciudadano y que tributan a una mejor calidad de vida, con la participación de todos los factores en el orden económico, político y social del país.

Destacó que, como parte de esa estrategia, se han trazado ideas preliminares a fin de conducir la transformación digital, y entre los principios rectores se encuentran estimular la producción de contenidos propios y de aplicaciones y servicios informáticos, el pensamiento innovador, la investigación científica y la creación de entidades de base tecnológica con participación estatal, entre otros.

La consolidación de esa política hace más armónico entonces el paso hacia la Agenda Digital que, debido a la amplitud de su alcance y en correspondencia con los sectores estratégicos del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030, se ha considerado estructurarla en ejes estratégicos, precisó.

En tal sentido –expresó– se han definido proyectos impulsores que permitirán concentrar en ellos los recursos necesarios y disponibles; trabajar a ciclo completo; atraer capital humano de talento, asegurando la multiplicación de resultados, e identificar los actores claves y las alianzas internacionales e integración regional.

Por ejemplo, detalló, en Cuba ya se han dado varios pasos en cuanto a la informatización de algunos procesos asistenciales y médicos. El proyecto Para una salud digital favorecerá esa transformación de las instituciones de Salud y el logro de un servicio integrador, centrado en las necesidades del paciente y de la comunidad.

Agregó que todos estos proyectos permitirán avanzar de forma más rápida en los temas fundamentales de la economía y la sociedad.

No obstante, alertó, la transformación digital lleva un profundo cambio cultural, que parte de la propia visión de cómo y para qué empleamos las tic, y qué hacer para integrar sus usos en cada uno de los sectores de la sociedad, de forma tal que ello se revierta en mayor calidad y seguridad de los servicios. Ese es uno de los principales retos que tenemos por delante, insistió.

La infraestructura de las TIC es el soporte para asegurar la transformación digital de la sociedad cubana. Su desarrollo es vital, no solo para impulsar el quehacer económico, sino para facilitar el gobierno y comercio electrónicos, el acceso al conocimiento y elevar el beneficio en función del bienestar de la sociedad, refirió la Ministra.

En los últimos años, la dinámica en el desarrollo de la informatización ha sido alta. Este proceso, que otros países impulsaron en 20 años, en Cuba se desarrolló de 2015 a 2022 en condiciones económicas difíciles, pero con una prioridad gubernamental, agregó.

Es por ello que en este camino el despliegue de la infraestructura resultó vital para garantizar el desarrollo del resto de los programas y, en tal sentido, destacó el trabajo realizado por el organismo en el seguimiento de algunos proyectos que, aun en tiempos de pandemia, continuaron su desarrollo.

CON LA COVID, EL TRÁFICO EN LA RED CASI SE CUADRUPLICÓ

Con la COVID-19, el tráfico en la red se multiplicó casi cuatro veces, comportamiento que se caracterizó por un movimiento a diferentes lugares de las ciudades ante el desplazamiento de las labores por el teletrabajo y el estudio en casa. En este contexto, la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba realizó una proyección para garantizar el acceso a internet en función de las demandas de la economía y de la población, agregó la Ministra.

En los años de la pandemia –2020 y 2021– se instaló la mayoría de las radiobases 4G en Cuba, proceso que permitió tener representación en todas las cabeceras municipales y provinciales. De manera paralela, se continúa su despliegue como red preferente, aunque se siga avanzando en tecnología 3G para garantizar el servicio de voz.

El desarrollo de la infraestructura en el país también permitió consolidar otros programas como el servicio del Nauta Hogar, al cual accede el 6,82 % de los hogares, una cifra que describe como «discreta», en tanto se trabaja para ampliar el acceso a más familias.

Por otra parte, agregó que se mantiene el uso de las zonas wifi en el país, no con un crecimiento en el tráfico con respecto a otros periodos, pero sí con un comportamiento similar; por lo que, en aras de lograr un mayor impacto en la población, se reubican donde mayor demanda tengan.

Desde los inicios del programa de informatización se tuvo en cuenta, además, la importancia de la conectividad en las instituciones, con prioridad en sectores de alto impacto como el Ministerio de Educación.

También se garantiza la demanda de los servicios solicitados por los nuevos actores económicos.

PROYECCIONES PARA EL SEGUNDO SEMESTRE DEL AÑO

  • Incorporar nuevas radiobases con tecnología 4G para asegurar el crecimiento de usuarios.
  • Ampliar el servicio de la telefonía móvil en la banda de 700 MHz, lo que permitirá ampliar la cobertura de la 4G, principalmente en áreas rurales.
  • Incrementar infraestructura y capacidades de los centros de datos para dar respuesta al desarrollo e implementación de nuevos servicios, al proceso de informatización de organismos, entidades y nuevas formas de gestión no estatal.
  • Digitalización de los contenidos nacionales.
  • Perfeccionamiento en las transacciones electrónicas que respaldan el comercio electrónico.

DPL News
DPL Newshttps://dplnews.com/
Digital Policy & Law es una empresa especializada en el análisis estratégico de las políticas públicas de telecomunicaciones, TIC y economía digital.

Publicidad

LEER DESPUÉS