Azteca busca abandonar la operación de la red nacional de fibra óptica de Perú

La compañía propuso una adenda para entregar al Estado la operación del proyecto, pues el modelo de negocios no ha funcionado y las compañías optan por construir infraestructura propia.

Azteca Comunicaciones, el concesionario de la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica de Perú, presentó ante el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) una adenda para terminar, de mutuo acuerdo, el contrato público-privado que signó con el Estado para desplegar y encargarse del funcionamiento de este proyecto.

El MTC está evaluando el documento, con el apoyo del Ministerio de Economía y Finanzas, la Contraloría General de la República y el Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones. De autorizar la petición de la compañía, se tendría que definir un nuevo concurso para que en adelante la red sea operada por otra empresa.

La propuesta de la compañía mexicana es que se entregue al Estado la red de manera periódica, para no interrumpir los servicios, a partir del quinto día calendario después de que la adenda se apruebe, y que ambas partes comprueben el correcto funcionamiento de la infraestructura a medida que avance la transferencia.

Desde 2018 se especulaba sobre la salida del operador, debido a que no le ha arrojado los resultados financieros deseados. En lugar de mejorar la conectividad del país, la red se encuentra subutilizada y funciona bajo un modelo desfasado, pues los proveedores privados han desplegado sus propias redes de fibra.

Por ello, el Banco Mundial recomendó al MTC que se modificara la Ley de Banda Ancha y actualizar el contrato con Azteca Comunicaciones para que pueda competir en el mercado. A finales de septiembre de 2019, se cambiaron algunos artículos de dicha legislación, permitiendo que el concesionario realice enlaces internacionales y siga comercializando servicios a otros proveedores, pero no a usuarios finales.

Sin embargo, estos caminos, que se plantearon con el objetivo de que el operador pudiera mejorar su modelo de negocios y el retorno de inversión, no lo convencieron. Incluso, en los últimos días de 2019, el Poder Ejecutivo decretó una serie de medidas para facilitar el despliegue de la red nacional de fibra óptica, entre otros proyectos que han estado estancados.

“Es necesario ajustar el esquema a las condiciones de competencia actuales, pero sin perder de vista la visión integradora de las regiones más necesitadas de servicios de telecomunicaciones, en especial el servicio de banda ancha”, dijo al respecto la Viceministra de Comunicaciones, Virginia Nakagawa.

Si Azteca se retira efectivamente, el MTC trabajará en un nuevo diseño para concursar la red. Mientras tanto, el gobierno tendría que asumir su operación de manera provisional por no más de tres años.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies