Así es la planta de KIA en Pesquería, la primera producción automotriz completa en Nuevo León

En 2014, KIA Motors anunció una inversión de 3 mil millones de dólares para instalar la primera planta de producción automotriz completa —y hasta el momento la única— en el estado de Nuevo León, México, en el municipio de Pesquería.

Si la fabricación de un automóvil se toma en cuenta “desde que es una placa de acero hasta que sale rodando, sí es la primera operación completa en el estado”, señaló el Gerente Senior de Relaciones Institucionales y Legales de KIA México, Victor Alemán.

dMGowlus45JGVuHN0Q7sSMF1AJjxUJj02cKI5aJM51YgRWS10D41m5era57WxIToU9OjYXrxT1DuLVdUHLLBaqPW4CPsyPxVrZDI YIcPWBUVDAaKENvzHaE94ljvQJa OlIYZ dOkJjV1S76lEdybo
El Gerente Senior de Relaciones Institucionales y Legales de KIA México, Victor Alemán, en la planta de Pesquería, Nuevo León. Foto: Raúl Parra

Previo al anuncio de la instalación de la próxima gigafábrica de Tesla, la de KIA había sido la mayor inversión automotriz en Nuevo León. La empresa surcoreana subsidiaria invirtió más de 3 mil millones de dólares para abrir su planta en el estado. Comenzó a operar hace exactamente siete años, en mayo de 2016. Ahí fabrica dos modelos: Rio y Forte, cuyo primer vehículo salió de la línea en 2016.

Es bien sabido que, al llegar una planta automotriz, no sólo llega ella, sino que se configura todo un ecosistema, dado que la proveeduría debe localizarse en la región: al instalar su planta, KIA atrajo 12 proveedores Tier 1 —es decir, que le proveen directamente—.

La planta tiene un área de pruebas dinámicas: ruido, vibración e imperfecciones, y hay muy poca incidencia de defectos. Además de México, KIA tiene plantas de este tipo en los países que son las mayores potencias globales: China, India, Estados Unidos y Rusia, y exporta a más de 40 países.

Alemán contó que la planta de Pesquería posee los mejores indicadores de salud y seguridad industrial y destaca por tres factores: 1) mano de obra, 2) eficiencia y 3) seguridad.

Por ello, ha recibido varios Premios JD Power a la calidad que exhibe orgullosamente en su planta. Alemán explicó que KIA se ha posicionado como una marca confiable —y Forte, donde la mayor calidad se percibe—, lo que ha hecho que alcance un buen nivel en ventas y se ubique en los primeros cinco lugares en México.

En 2022, KIA se posicionó como la cuarta marca de automóviles más vendida de México, con 89 mil 140 unidades, tan sólo detrás de Toyota, con 96 mil 387; General Motors, con 165 mil 117 y Nissan, que, pese a que decreció 17.2 por ciento, se mantuvo como líder, con 168 mil 940 unidades vendidas.

KIO emplea a más de 2 mil 400 empleados en dos turnos, cuyos puestos van desde mecatrónicos, operadores generales pasando por ingenieros; mientras que sus proveedores emplean a más de 8 mil personas, por lo que la empresa surcoreana genera alrededor de 10 mil 500 empleos directos e indirectos en Pesquería.

Eso hizo que la población del municipio aumentara exponencialmente en el transcurso de una década, ya que, según los censos del INEGI, pasó de tener una población de 20 mil habitantes en 2010 a la estratosférica cifra de 147 mil en 2020.

***

El porcentaje de automatización de la planta de KIA no es tan alto como la fábrica de chaises de Metalsa en Apodaca, pero es incluso más impresionante. La de Pesquería es del 75 por ciento, gracias a los 359 robots con los que cuenta. Y aquí hay que decir que la empresa tiene una integración vertical en este rubro, ya que los robots son marca WIA, la cual también pertenece al Grupo Hyundai.

En la primera nave, la presencia humana es prácticamente nula; al centro hay una enorme prensa de la marca Ternium que pesa decenas de toneladas y plancha las placas de acero a las que se refería Alemán.

En total, el proceso de producción de un vehículo tarda alrededor de siete horas y, como la línea de producción se mantiene constante durante dos turnos, la planta fabrica en promedio 900 automóviles diarios; es decir, tiene una capacidad de producción de 328 mil 500 vehículos al año.

La nave de ensamble es el último paso del proceso de fabricación. Víctor Alemán contó que los vehículos cuentan con más de 30 mil componentes —de los que algunos muy importantes son electrónicos, como los semiconductores— y el gran ‘secreto es la logística’.

Ahí se les integra el tren motriz de la marca Trensus, el escape, que puede ser doble, el equipo de sonido y las bolsas de aire, mientras los vehículos avanzan sin parar a un ritmo acompasado sobre una banda.

Alemán detalló que la planta de Pesquería cuenta con la tecnología Smart Factory, que utiliza la analítica de datos para medir el estado de ánimo de los empleados. Dijo que, a diferencia de otras regiones y clusters automotrices de México, en Nuevo León no han tenido ningún problema con los sindicatos.

Y finalmente destacó la participación de las mujeres en la planta, las cuales representan alrededor del 25 por ciento de la fuerza laboral, ya que, aseguró, muchas de ellas son cabezas de hogar, lo que les ha permitido aportar el sustento para su familia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies