martes, noviembre 29, 2022
HomeTRANSFORMACIÓN DIGITALCiberseguridadPerú | Venta callejera de chips facilita robo de cuentas bancarias

Perú | Venta callejera de chips facilita robo de cuentas bancarias

Riesgo de comprar en la calle. Con equipo biométrico, ambulantes obtienen huella digital y pueden sacar hasta 20 líneas a su nombre sin que lo sepa y ser usadas para extorsión o retirar dinero de bancos. Osiptel recomienda adquirir chips en puntos de venta formales.

La República Óscar Chumpitaz

Un hecho grave. Sandra Antón Chinga fue víctima de una estafa telefónica y le vaciaron su cuenta bancaria. La madre soltera de una menor contó cómo fue el ciberdelito que sufrió y aseguró que se sintió vulnerable por haber dado los datos personales que posibilitaron el robo.

Fue en diciembre del 2021 cuando los hampones se apoderaron de su línea telefónica para sustraer los ahorros. Ella se percató del delito porque la línea de su celular, que pertenece a la empresa Movistar, empezó a fallar y se acercó al local pensando que tenía alguna deuda.

“Fui a Movistar para saber qué había pasado y me dijeron que mi línea le pertenecía a otra persona. Pregunté por qué la vendieron sin darle de baja. Y me clonaron la tarjeta (SIM del celular)”, reveló.

Obtienen huella digital

¿Sabía que con su DNI pueden sacar hasta 20 líneas a su nombre sin que lo sepa? Este riesgo ocurre siempre por la venta ‘callejera’ de chips prohibidos por el Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel).

Y es que los ambulantes utilizan un equipo biométrico portátil para obtener la huella dactilar del cliente. “Si uno compra en la calle, está entregando su identidad a un vendedor informal que no conoce y el usuario no recibe la información completa del servicio que contrata”, explica el coronel Wilson Sánchez, jefe de la Dirección de Seguridad del Estado.

De este modo —dice— el vendedor activa la línea y el comprador se va. Pero el comerciante informal puede haber activado otras líneas con la misma huella digital y las podrá vender a otras personas que no desean ser identificadas.

Y aquí surge el problema mayor. Estas líneas pueden ser usadas por delincuentes para cometer extorsiones, contrataciones fraudulentas, trámites no consentidos (portaciones/migraciones) o compras no consentidas.

Daysi Cruz fue una de las víctimas. Una mañana su smartphone dejó de tener cobertura. Estaba en el trabajo e hizo lo que cualquiera: apagar y volver a encender. No funcionó. Una vez en casa, desde otro teléfono llamó a su compañía para explicar lo que le ocurría. Entonces se dio cuenta de que el problema lo tenía ella.

Los delincuentes habían solicitado una reposición de chip con su nombre y lograron vaciar su cuenta bancaria donde tenía todos sus ahorros y el dinero de su CTS.

Entrega de identidad

De acuerdo a Osiptel, una de las estafas más conocidas es el intercambio de la tarjeta SIM (SIM swapping). Por medio de un engaño a quienes trabajan en las empresas telefónicas, los estafadores hacen que los vendedores callejeros les transfieran números de teléfono a tarjetas controladas por ellos y allí pueden vaciar nuestras cuentas.

Especialistas en seguridad informática afirman que los ciberdelincuentes utilizan esta técnica para duplicar la tarjeta SIM del celular de sus víctimas. Así, pueden acceder a toda su información personal.

El problema parte de las pocas medidas de seguridad de las empresas telefónicas. A partir de allí, los ciberdelincuentes son capaces de sortear cualquier barrera de seguridad.

Osiptel confirmó que la adquisición de chips para la activación del servicio móvil prepago a ambulantes puede poner en riesgo la información de los usuarios y exponerlos a ser víctimas de situaciones delictivas o acciones fraudulentas.

El vendedor opera en varios puntos sin uno fijo, lo que hace difícil volver a contactarlo o inclusive hacer un reclamo si es que el chip adquirido ya tenía un número asignado a otra persona.

Uno de los riesgos de la adquisición de chips prepago de venta ambulatoria es la portabilidad del número telefónico no solicitada por el abonado.

El problema más grave es la utilización de los datos personales y huella digital del usuario para fines distintos a los autorizados.

Por estos riesgos, Osiptel recomienda a los usuarios comprar chips prepago a través de puntos de venta legales, pues la entrega de su identidad a un vendedor en la calle podría ser el inicio de una serie de consecuencias indeseadas que perturben su tranquilidad.

Sancionar a los malos distribuidores

Las empresas operadoras de servicios públicos de telecomunicaciones deben contar con mecanismos para identificar y sancionar a aquellos distribuidores que actúan indebidamente y fomentan la contratación del servicio móvil en la vía pública, dice el presidente de Osiptel, Rafael Muente.

Precisó que, si bien el ente regulador promueve la competencia entre las empresas operadoras, no se puede permitir que persistan prácticas como la venta de chips en la vía pública.

“Las empresas están demostrando falta de control y responsabilidad sobre su cadena de distribución”, indicó con suma preocupación.

DPL News
DPL Newshttps://dplnews.com/
Digital Policy & Law es una empresa especializada en el análisis estratégico de las políticas públicas de telecomunicaciones, TIC y economía digital.

Publicidad

LEER DESPUÉS