Las 10 nuevas de Facebook y el bienestar de AMLO

El Universal Irene Levy

Un norteamericano promedio debería invertir 250 horas para leer condiciones de aplicaciones que ha instalado

¿Cuántas veces ha leído usted las políticas de privacidad de los sitios web y las aplicaciones que descarga en su teléfono o computadora? Ninguna, ¿verdad? Al menos no completamente. Estos párrafos pueden ser tan complejos como un texto científico; además, no podemos modificar nada y, si no aceptamos sus términos, no tendremos acceso al contenido. Así, es común marcar la casilla “acepto términos y condiciones” sin leer nada. Con ello, accedemos a compartir información que ni nos imaginamos: nuestros hábitos de consumo, gustos, horarios, filias y fobias, es decir, nuestro perfil, que abandonó hace mucho el territorio de lo privado.

Según un estudio de Visual Capitalist, un norteamericano promedio debería invertir unas 250 horas para leer las condiciones de todas las aplicaciones y sitios que ha abierto o instalado. Los de Microsoft, por ejemplo, requieren 63.5 minutos de lectura; Spotify, casi 36, y Twitter 23 minutos.

Meta, la recién lanzada empresa que incluye a Facebook e Instagram, dio a conocer la semana pasada una actualización a su política de privacidad. Y, aunque no disminuirá el nivel de intrusión, al menos se ha preocupado por presentar toda esta información de manera más amigable. Aquí, 10 aspectos para considerar sobre esta actualización:

1. Entrará en vigor el 26 de julio, pero los cambios en cómo presenta la información, ya iniciaron.

2. Su objetivo es incrementar la transparencia y facilitar el entendimiento de lo que pasa con nuestra información.

3. No tendrán más derechos sobre nuestros datos, pero tampoco menos.

4. Se aplica a todos los productos de Meta.

5. Nuestra información es utilizada por otros productos, incluso si no tenemos una cuenta ahí (digamos, si tengo Facebook, pero no Instagram).

6. Aseguran que no utilizan campos de nuestro perfil sobre religión, política u otros temas sensibles.

7. No venden nuestra información, aunque sí la utilizan para propósitos comerciales.

8. Han ampliado la explicación sobre los controles que tenemos para ejercer nuestros derechos en relación con nuestra información.

9. Utilizan ejemplos concretos para entender el alcance de ciertas condiciones e incluyen enlaces para que podamos tomar cierto control de nuestra privacidad.

10. Agregaron algunos artículos y guías educativas para encontrar más detalles sobre sus prácticas y cómo podemos gestionar nuestra experiencia.

Aún falta mucho camino por andar en materia de privacidad, pero creo que es un buen paso el que da Meta en transparencia y alfabetización de sus plataformas.

EN LA SOBREMESA

Dice AMLO que el organismo Telecomunicaciones de México se convertirá en Financiera Bienestar, donde se recibirán remesas -que ya se reciben desde hace años-. Pero detrás de esto, además de marketing político, hay un gran fracaso. Han pasado casi cuatro años de gobierno y no ha cumplido nada de lo prometido en telecomunicaciones; por el contrario, ha estado descremando al sector con un costo de oportunidad tremendo. Desapareció la Subsecretaría de Comunicaciones; ya se le acumularon tres vacantes de comisionadas en el IFT y sigue sin designar; su Internet Para Todos es para nadie; su estrategia digital es una burla; su empresa CFE Telecom es una cueva de opacidad; la Red Compartida está en manos de una empresa en concurso mercantil, cuyo principal cliente es el propio gobierno. Por si fuera poco, Telecomm no ha aumentado el número de sucursales, sigue teniendo las mismas mil 750 del sexenio pasado, así que, en efecto, lo que se anunció es un simple cambio de nombre para el bienestar… de AMLO.