Italia examina un modelo de incentivos para llevar banda ancha gigabit a la sociedad

A través de un modelo de incentivos a los operadores de telecomunicaciones, el gobierno italiano busca poner en marcha un plan para llevar banda ancha con velocidad de 1 Gbps de descarga a los lugares del país que aún no cuentan con un servicio de esta capacidad hacia 2026.

El Ministerio de Innovación Tecnológica y Transición Digital (MITD, por sus siglas en italiano) abrió una consulta pública hace unos días acerca de su estrategia de ultra banda ancha, cuyo objetivo está en sintonía con el Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia que se presentó en abril pasado.

De acuerdo con el documento publicado, la idea es proporcionar recursos públicos para promover un salto de calidad hacia la conectividad gigabit en los hogares, empresas y administraciones públicas. 

Con un servicio de esta capacidad, será posible habilitar nuevos casos de uso por parte de todos los agentes del mercado, la transmisión de video de alta definición (4K y 8K), Realidad Virtual, Realidad Aumentada, trabajo inteligente, computación en la nube, telemedicina y otros servicios avanzados.

El MITD está considerando otorgar ayudas estatales para lograr un equilibrio entre las metas de conectividad y la rentabilidad de la industria. Los recursos se canalizarán en las áreas identificadas como grises o negras, es decir, que no cuentan con una conexión gigabit.

También lee: 5G, transformación digital y telemedicina: prioridades de Italia en la recuperación post Covid-19

La institución hizo un sondeo con los operadores para conocer sus posturas al respecto, y dijo que el “modelo de intervención e incentivos” parece el más adecuado, dado que existen zonas donde hay cobertura de redes pero requieren un impulso para lograr un mayor alcance y expansión.

Se prevé que dicho modelo funcione mediante procedimientos públicos, en los que las compañías podrán presentarse de forma individual o en asociación para implementar cobertura en las zonas grises o negras. El Estado podrá dar una contribución económica como porcentaje máximo del costo total de las obras, que serán propiedad de las empresas.

Aunque la dependencia se inclina por ese esquema, también planteó la posibilidad de definir un modelo de concesiones o mezclar el esquema de intervención pública directa (crear redes pasivas para ser arrendadas) y liberar incentivos.

El Ministerio detalló que Infratel, una sociedad interna del Ministerio de Desarrollo Económico, se encuentra realizando una cartografía para saber cuáles son las áreas que necesitan el servicio de banda ancha gigabit. Mientras tanto, la consulta permanecerá abierta hasta el 15 de septiembre de este año.