domingo, mayo 22, 2022
HomeCOLUMNISTASIntel y sus dos manotazos en la mesa

Intel y sus dos manotazos en la mesa

Excélsior Paul Lara

A lo largo del último año hemos hablado sobre las diversas industrias y sectores que se han visto fuertemente afectados por la falta de semiconductores, poniendo especial énfasis en la automotriz. Intel ha sido la empresa que ha salido al rescate, al anunciar, primero, que construiría dos fábricas de chips en Estados Unidos, específicamente en Arizona, donde países como México se verían beneficiados al participar en la cadena de fabricación y puesta en venta de estos insumos hoy tan escasos.

Esta primera inversión de 20 mil millones de dólares iniciales en Arizona, que terminaría con una apuesta de Intel de hasta 50 mil millones de dólares, fue el primer manotazo en la mesa para tratar de poner fin a la carencia de chips en el mundo, principalmente en Occidente, donde factores políticos, económicos y hasta el covid-19 han puesto en jaque a diversos sectores.

Sin embargo, esto fue sólo el inicio. El pasado viernes, Intel soltó un segundo manotazo en la mesa, junto con otros 20 mil millones de dólares, y anunció la construcción de otras dos fábricas de semiconductores de megavanguardia en el condado de Licking, que marcarán “la inversión única más grande del sector privado en la historia de Ohio”.

La construcción de estas dos nuevas fábricas se espera que fomente la producción con el fin de afrontar la escasez de semiconductores avanzados, necesarios para la nueva generación de productos innovadores de Intel, quien ha demostrado desde hace años su interés por impulsar los nuevos desarrollos tecnológicos con desarrollos más potentes, y muestra de ello fue la 12ª generación de sus chips presentados en el CES de Las Vegas hace unas semanas. Autoridades de Intel precisaron, además, que asignarán 100 millones de dólares adicionales para crear una reserva de talentos y fomentar los programas de investigación en la región, donde México y sus jóvenes podrían verse favorecidos.

Pat Gelsinger, director general de la compañía, subrayó que la inversión ayudará a construir una cadena de suministro de semiconductores avanzados más resistente y garantizar el acceso fiable en el futuro. Interesante que desde que Gelsinger tomó las riendas de Intel se ha venido una ola de inversiones que pondrán a esta corporación entre las más importantes del mundo, y no es que no lo sea, pero va a despegar fuerte en los próximos años.

El megasitio de las dos fábricas podría requerir unos 100 mil millones de dólares en total para su construcción en la próxima década, y sería “una de las plantas de fabricación de semiconductores más grandes del mundo”. Si observan, la apuesta total de Intel para la construcción de las cuatro fábricas anunciadas recientemente para los próximos años sería de más de 150 mil millones de dólares.

En este último anuncio para las fábricas de Ohio, en la etapa inicial de operación se crearán tres mil puestos de trabajo en la empresa y siete mil empleos de construcción, así como un “amplio ecosistema” de socios y proveedores.

“Construir un megasitio de semiconductores es como construir una pequeña ciudad que da a luz a una comunidad vibrante de servicios de apoyo y proveedores”, explicó Keyvan Esfarjani, vicepresidente de Intel para Producción, Cadena de Suministros y Operaciones.

Se estima que la construcción de las fábricas empiece a finales de este año, mientras que la producción arrancaría en 2025, y no dudo que Intel volteará a ver a México para que forme parte de este proceso, donde nuevamente el estado de Jalisco, donde la compañía tiene un centro de investigación y desarrollo, sea parte de la verificación de los semiconductores creados en Estados Unidos. Sólo déjenme agregar, como dijo Gelsinger el año pasado, que la capacidad y los recursos internos avanzados de fabricación de chips son fundamentales, tanto para la seguridad económica como para la nacional de países como Estados Unidos, nación que ha perdido terreno en la fabricación de semiconductores y corre el riesgo de quedarse aún más rezagada. Con la nueva estrategia IDM 2.0 de Intel se busca reconstruir el liderazgo de esa nación y sus socios, y equilibrar la cadena de suministro mundial. Intel es el único fabricante de semiconductores con capacidades de investigación de vanguardia en materia de procesos y empaquetado en Estados Unidos, y la compañía está invirtiendo en la capacidad interna para satisfacer la creciente demanda mundial de chips en múltiples segmentos, desde PC hasta automóviles, centros de datos y más.

DPL News
DPL Newshttps://dplnews.com/
Digital Policy & Law es una empresa especializada en el análisis estratégico de las políticas públicas de telecomunicaciones, TIC y economía digital.

Publicidad

LEER DESPUÉS