El T-MEC da más seguridad a Musk

Milenio J. Jesús Rangel

El martes pasado el Instituto Brookings presentó el segundo informe de su Iniciativa Usmca, enfocado ahora en la construcción de cadenas de suministro más integradas, resilientes y seguras. Allí Bradley Martin, director de RAND National Security Supply Chain Institute, destacó que el acuerdo “desempeña un papel de seguridad nacional” para Estados Unidos, México y Canadá al garantizar la disponibilidad de materias primas claves y la interdependencia de la cadena de suministro.

Eso es lo que Elon Musk analizó al decidir la instalación de su gigafactory en Nuevo León. Conoce los efectos negativos de la falta de chips especializados para fabricar automóviles, y al igual que Martin reconoce que la interrupción de la cadena de suministro de materias primas eleva los precios, causa escasez de productos básicos como medicamentos, alimentos y energía, y encarece el costo de vida de las personas.

Por eso invertirá en más cosas en México. Martha Delgado, subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la SRE, dijo que Musk consideró los tratados comerciales vigentes en México, incluido el T-MEC, que facilitan la exportación e importación de materias primas y productos finales; la ubicación estratégica de la nueva planta respecto a la existente en Austin, Texas, a seis horas por carretera, y el valor del talento mexicano profesional, ya que más de la mitad de la plantilla de ingenieros se formaron en universidades mexicanas.

El portafolio de proyectos con Tesla “que hoy apuesta por México”, incluye “también la instalación de puertos de recarga rápida para autos eléctricos, explorar la posibilidad de instalar una planta de baterías eléctricas en el centro del país, intercambiar conocimiento para la explotación y refinación del litio en Sonora, y la transferencia de tecnología para el manejo sustentable del agua, entre otros”.

La empresa de servicios de gestión administrativa North American Production Sharing (NAPS) destaca que en México se fabrican más de 400 modelos diferentes de autos por parte de 42 empresas, por lo que “ahora puede considerarse uno de los mercados de producción de vehículos más diversos del mundo”. Musk busca reducir costos de material, de fabricación, de logística y un cambio radical en el vehículo de nueva generación “en precio y volumen”.

https://www.milenio.com/opinion/jesus-rangel/estira-afloja/el-t-mec-da-mas-seguridad-a-musk

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies