sábado, septiembre 24, 2022
HomeOPINIÓNEl IFT a 9 años: vivir muchas vidas

El IFT a 9 años: vivir muchas vidas


Reforma Jorge F. Negrete P.

Se pueden vivir muchas vidas en la vida. Esta es una frase para la que no encuentro autor. Es tan citada como apropiada por alguien, todos los días, en todas partes. Una idea sin dueño.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones va a cumplir años y ya comienza una nueva vida, bajo circunstancias complejas. Tiene 4 comisionados de 7 y un presidente interino. Ha sido atacada su institucionalidad pública y a debate su autonomía.

El sector regulado sólo lo puede ver expectante en función de sus resoluciones y, a veces, lo quiere o le odia, en función de sus resoluciones. Así es esto. En alguna ocasión, en una charla con Lorenzo Córdova, coincidimos que quien se dedique a arbitrar la materia electoral, debe de tener la piel muy gruesa y eso le pasa al IFT. Su relación pública con los órganos del Estado se somete a una delicada y compleja diplomacia.

El IFT nace tarde, muchos años después que la FCC (Federal Communications Commission) y que la Ofcom, el regulador inglés. Nace en un contexto donde la suspicacia y una corriente europea, liderada precisamente por Ofcom, insistían en hiper regular los mercados del sector de las telecomunicaciones bajo el formato ex ante. Nace con la oportunidad de la esperanza, la presión de la urgencia y una carga política y regulatoria mayúscula.

Tantas fueron las expectativas por la creación del IFT que es el más robusto órgano regulador en Iberoamérica. Regula telecomunicaciones y radiodifusión, competencia económica, derecho de las audiencias, medios públicos, coadyuva en materia de protección al consumidor y es parte fundamental para la habilitación del derecho de acceso a Internet, radiodifusión y los servicios de telecomunicaciones.

El IFT es un órgano bilingüe. Hace 9 años, nació con un mandato expreso de competencia económica, pero como la agenda política era regular a los preponderantes de la radiodifusión y las telecomunicaciones, poco claro fue que nacía el artículo 6 de la Constitución, reconociendo como un derecho fundamental el acceso a Internet, los servicios de telecomunicaciones y las TIC.

Nadie comprendió que estaba naciendo un nuevo concepto en materia de derecho constitucional, algo que he denominado desde hace años el Constitucionalismo Digital. El IFT es un órgano regulador, pero también un órgano garante en materia de acceso a Internet y todas sus resoluciones tienen que tener un análisis de impacto económico regulatorio, pero ahora queda claro que también en materia de derechos humanos.

La agenda de nacimiento del IFT tenía prisa por imponer regulación asimétrica en materia de preponderancia, derechos de las audiencias y cientos de detalles más. Hubo éxitos inevitablemente positivos, pero también padecimos las consecuencias del populismo regulatorio y la consecuencia fue la inclusión digital creciendo de manera orgánica, sin alcanzar a Chile, como era el propósito de la reforma y del presidente Peña Nieto en su momento.

Hoy los retos y las oportunidades son otras en el IFT. Lanzará su primera generación tecnológica: 5G. Está la agenda de derechos humanos, los precios del espectro radioeléctrico que expulsa a operadores de telecomunicaciones del país, las barreras a la inversión y despliegue en alcaldías y estados del país, que no comprenden que, en la brecha digital, ellos son parte de la solución o del problema. Y agregaría: la competencia convergente, homologar la regulación de preponderancia con el derecho de la competencia económica y permitirle al IFT resolver esos temas.

No he estado de acuerdo con el regulador en muchos temas, y está documentado en mis artículos y conferencias, pero ¿no es acaso el privilegio de una sólida amistad, hablar con transparencia y exponer evidencia, como forma de aproximar visiones? Las relaciones serias conversan, exponen sus diferencias y aprenden juntos.

Felicito anticipadamente al Instituto Federal de Telecomunicaciones, al Pleno de sus comisionados, servidoras y servidores públicos, por vivir una más, de sus muchas vidas.

Presidente de Digital Policy & Law

Twitter @fernegretep

Jorge Fernando Negrete P.
Jorge Fernando Negrete P.
Presidente de Digital Policy & Law Group

Publicidad

LEER DESPUÉS