domingo, febrero 5, 2023
HomeTRANSFORMACIÓN DIGITALEcuador retrocedió en la meta de reducir la brecha digital

Ecuador retrocedió en la meta de reducir la brecha digital

El país cayó seis puestos en el Índice de Desarrollo de la Banda Ancha. Las falencias en infraestructura y acceso a tecnología para estudiantes ubican al país en el puesto 54 entre 65 economías.

La Hora

En medio de una crisis que ha disparado el número de pobres y ha retrocedido la economía más de 5 años, Ecuador está perdiendo la oportunidad de generar casi 600.000 empleos de calidad debido a que no invierte en reducir su brecha digital.

Esa brecha no solo no se redujo, sino que aumentó en el último año. Así, según el Índice de Desarrollo de la Banda Ancha, elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el país retrocedió seis puestos en los 12 meses previos.

Entre 65 economías analizadas, Ecuador ocupa el puesto 54 con un puntaje de 4,35 sobre 8. En América Latina, los mejores puntuados son Barbados (31) y Chile (33); seguidos de Costa Rica y Brasil (38 y 39, respectivamente).

El país obtiene mejores resultados que economías latinoamericanas como Bolivia, Nicaragua. Venezuela, Guatemala y Haití.

A nivel mundial, los países que lideran el índice son Suecia, Dinamarca, Noruega, Finlandia y Corea del Sur.

Aunque Ecuador ha tenido avances en normativa y regulación, los resultados siguen siendo deficientes en infraestructura, acceso y calidad de conexión.

Niños sin adecuado acceso a internet

El área donde el país tiene su peor puntaje es la llamada ‘Aplicaciones y Capacitación’. Ecuador saca 3,83 sobre 8 (el más bajo de América Latina) y baja 10 puestos en el último año.

Esta área incluye temas tan importantes como habilidades digitales entre la población con empleo y acceso a internet para los estudiantes escolares.

Con respecto al acceso de los niños a la tecnología, la calificación es aún más baja (2,67), cuando la media de la región está cerca al 3.

Los efectos directos de esta realidad están relacionados con el aumento de la deserción escolar y la reducción de las oportunidades de capacitación y trabajo a futuro.

Actualmente, el 40,73% de los hogares ecuatorianos cuentan con una computadora personal; mientras el porcentaje se reduce a 37,20% si se analiza el acceso a internet.

Rosario Ríos, vendedora en uno de los mercados de Quito, comentó que conseguir que sus hijos se conecten a internet para que sigan clases ha sido muy complejo. “Hay que pedir prestada (la) computadora a amigos y vecinos. Es un lío comprar recargas para que se conecten”, dijo.

Paola Jácome, directora del área de Educación de Grupo FARO, consideró que los problemas educativos en el país han estado a la vista siempre, y mucho más con la pandemia; pero no se les ha dado la importancia y el tratamiento necesario

En este contexto, las pobres habilidades de las personas con empleo también afectan a los profesores. Esto es grave porque ellos son los encargados de enseñar a las nuevas generaciones.

“Creemos que todos los profesores saben utilizar al revés y al derecho un computador, pero no es así. Tenemos que gestionar un diagnóstico sobre las falencias en la formación docente, con el fin de que puedan enseñar de mejor manera a niños y jóvenes”, comentó Jácome.

Banda ancha es privilegio de pocos

Según el estudio del BID, el porcentaje de líneas de banda ancha fija llega al 10,10% en Ecuador; mientras la media regional es del 13%. En el caso de la banda ancha móvil, el porcentaje sube al 50%.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) define a la banda ancha no solo como la velocidad de transmisión o un conjunto específico de servicios, sino como una conexión de alta capacidad (capaz de transmitir voz, datos, imágenes y vídeos) y siempre disponible.

“La banda ancha deriva de las demandas de los usuarios, por lo que no es un concepto estático independiente del comportamiento del mercado, sino un concepto dinámico que evoluciona con las preferencias y necesidades de los usuarios. El hecho de que esté orientada a los usuarios requiere de una actualización continua de las infraestructuras y redes para mantener en los países sistemas de comunicaciones de última generación”, dice la UIT.

En ese contexto, la penetración de la banda ancha en el país es deficiente; y durante más de una década, el dinero recaudado por las operadoras no se ha usado para invertir en mejorar la cobertura; sino en ir a la caja chica del Gobierno de turno. (JS)

Reducir la brecha digital tiene un gran impacto económico

El estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima que un aumento promedio de 10% en la penetración de banda ancha puede provocar una subida de hasta 3,19% del Producto Interno Bruto (PIB).

Así, por ejemplo, si hubiera más población con acceso a internet y con servicios de calidad en conexión, el crecimiento de la economía en 2021 podría saltar del 2,8% a casi 6%. Solo eso permitiría que el ingreso por ecuatoriano se recupere en más del 10%.

Ese impacto en el Ecuador representaría más de $3.000 millones adicionales para dinamizar la economía. Además, también se produciría un aumento del 2,61% de la productividad y, a la par, se generarían más de 67.000 empleos directos.

DPL News
DPL Newshttps://dplnews.com/
Digital Policy & Law es una empresa especializada en el análisis estratégico de las políticas públicas de telecomunicaciones, TIC y economía digital.

LEER DESPUÉS