WhatsApp prepara actualización para cumplir con nueva regulación europea

WhatsApp prepara una actualización para que los usuarios en Europa puedan intercambiar mensajes con otras aplicaciones de mensajería como Telegram o Signal, incluso sin necesidad de tener una cuenta.

WhatsApp es otra de las aplicaciones de redes sociales de Meta que está tomando medidas para cumplir con la Ley de Mercados Digitales (DMA, por sus siglas en inglés) en los países que conforman la Unión Europea.

El objetivo de la DMA es regular el poder que tienen las grandes empresas tecnológicas, nivelando el campo de juego para los competidores más pequeños.

Una de las obligaciones que deben cumplir las plataformas consideradas como “guardianes digitales” es permitir la interoperabilidad entre otros servicios de la competencia. La interoperabilidad es importante para mejorar la experiencia del usuario, creando canales de comunicación más inclusivos y fomentando un ecosistema más abierto.

En este contexto, WhatsApp es catalogada como un “guardián digital”, debido a su posición dominante en el mercado de la mensajería instantánea. En consecuencia, la aplicación se encuentra obligada a realizar ajustes tecnológicos para cumplir con la normativa establecida.

Relacionado: Spotify triunfa sobre Apple, al menos en Europa, y anuncia beneficios para usuarios

Se está desarrollando una nueva actualización de soporte de chats para terceros, que permitirá a los usuarios de WhatsApp intercambiar mensajes con otras aplicaciones como Signal o Telegram.

Según un informe de WABetaInfo, la actualización estará disponible tanto para dispositivos Android como para iOS. Por el momento, se desconoce la fecha de lanzamiento de esta función, pero es probable que se implemente inicialmente para los usuarios residentes en la Unión Europea.

Previo al lanzamiento público, WhatsApp debe garantizar que los usuarios tengan control sobre esta función, ofreciendo una opción para activar o desactivar manualmente, según lo estipula el reglamento. La seguridad es otro requisito tecnológico crucial, ya que el cifrado de extremo a extremo debe mantenerse entre los sistemas de mensajería interoperables para cumplir con la ley europea.