Verizon y T-Mobile advierten alto costo financiero por parar corte de servicios en EE.UU. durante pandemia

T-Mobile tendría que asumir cargos de 75 a 125 millones de dólares para mantener a los usuarios conectados pese a la falta de pago de los servicios.

Al presentar sus respectivos resultados financieros para el primer trimestre del año, Verizon y T-Mobile afirmaron que detener la desconexión de servicios por la falta de pago tendrá un alto costo para las finanzas del sector de telecomunicaciones estadounidense.

Las empresas del sector se comprometieron en marzo con la Comisión Federal de Comunicaciones a no cancelar los servicios, como la telefonía, Internet o el cable, de los clientes residenciales o pequeñas empresas que tuvieran dificultades para pagar sus facturas durante la crisis sanitaria por el Covid-19.

El Director Financiero de T-Mobile, Braxton Carter, señaló en una conferencia con inversores que el operador podría asumir cargos de entre 75 a 125 millones de dólares en el tercer trimestre para poder mantener la medida pactada con el regulador.

Mientras que su homónimo de Verizon, Matt Ellis, dijo en una reunión separada que los próximos ingresos reflejarán un bajo crecimiento, de entre 3 a 5 puntos porcentuales, debido en buena parte a los costos generados por mantener a los usuarios conectados sin percibir el pago total de los servicios.

T-Mobile está tomando algunas medidas para disminuir el impacto de la no desconexión, que incluye además no cobrar cargos por facturas vencidas y abrir puntos de acceso Wi-Fi gratuitos. Una de las acciones es llegar a acuerdos con los consumidores para diferir los adeudos.

Los operadores de otros países, incluyendo Ecuador, Brasil y Perú, también han advertido que las medidas de no desconectar a los usuarios por falta de pago pone en riesgo su liquidez e incluso podría afectar la continuidad de sus operaciones.