Tribunal ambiental frena el proyecto de centro de datos de Google en Cerrillos, Chile

Tras una demanda de una vecina de Cerrillos, el fallo judicial determina que se deberá realizar una nueva evaluación ambiental que considere los posibles impactos del proyecto de centro de datos de Google en la disponibilidad de agua del Acuífero Santiago Central.

Un tribunal ambiental detuvo temporalmente el proyecto de centro de datos que Google pretende construir en la comuna de Cerrillos, ubicada en el superponiente de la ciudad de Santiago, Chile.

El Segundo Tribunal Ambiental determinó que el desarrollo no se podrá llevar a cabo hasta que se realice una nueva evaluación de impacto ambiental, que tome en cuenta los efectos del cambio climático.

De acuerdo con el fallo judicial, el Servicio de Evaluación Ambiental deberá retrotraer el procedimiento de evaluación de la iniciativa, con el propósito de considerar si podría afectar los recursos hídricos de la comuna.

Aunque el proyecto ya había conseguido la calificación ambiental para echarse a andar, los vecinos de la comuna y la municipalidad interpusieron reclamaciones alegando que podría causar daños a los pozos del Acuífero Santiago Central.

Inversiones y Servicios Dataluna Ltda, la sociedad de Google a cargo de la construcción, cuenta con derechos de aprovisionamiento de agua sobre dichos pozos, los cuales se utilizarían para enfriar los servidores del centro de datos. 

Te recomendamos: Chile se asocia con Google: el cable submarino Humboldt estará operativo en 2026

Debido a que los centros de datos alojan y procesan enormes cantidades de información, el enfriamiento es clave para mantener un adecuado funcionamiento de los servidores. Uno de los métodos refrigerantes de los sistemas de Tecnologías de la Información es, precisamente, el agua.

Google modificó su iniciativa y dijo que ya no usaría el agua de los pozos para enfriar sus servidores. Ahora la compañía optaría por enfriadoras de condensación por aire.

Por esa razón, la mayoría de los vecinos y la municipalidad de Cerrillos desistieron de sus demandas contra el proyecto de centro de datos. Sin embargo, una de las vecinas decidió seguir adelante con su reclamación judicial.

Tribunal detecta fallos en la calificación ambiental

El fallo del tribunal acogió parcialmente la denuncia de la vecina contra la obra, ya que advierte que la calificación inicial que se otorgó no valoró adecuadamente los efectos del uso del agua.

El análisis original del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) “no permitió descartar adecuadamente los impactos significativos del proyecto sobre el recurso hídrico, lo cual va en contra del principio preventivo y de la propia finalidad de una Declaración de Impacto Ambiental”, argumenta la sentencia judicial.

Además, el tribunal puntualizó que “las medidas establecidas por la Dirección General de Aguas no reemplazan una correcta evaluación del proyecto en cuanto a descartar la inexistencia de efectos adversos”.

Incluso, el fallo judicial señala que la calificación ambiental otorgada en un principio incurre en la ilegalidad, dado que no se descartó con suficiencia la existencia de impactos significativos sobre el Acuífero Santiago Central.

El SEA debió haber tomado las precauciones necesarias, conforme con el principio precautorio, atendida la vulnerabilidad del acuífero y haber considerado los efectos del acuífero en su peor condición posible y, por ende, el efecto del cambio climático en la evaluación”.

Destacado: Google lanza en Chile una región de Nube que funcionará con energía solar

Pasar por alta esta situación, según el tribunal, “resulta altamente vulnerable a los efectos del cambio climático” para Chile, pues podría desencadenar en una sequía y afectar la disponibilidad de agua.

Google anunció su proyecto de centro de datos en Cerrillos desde 2018 con una inversión de 200 millones de dólares.

Su intención es construir un centro de datos entre las comunas de San Bernardo y Cerrillos, el cual estaría integrado por patios eléctricos, oficinas administrativas, estacionamientos, garita de acceso, bodegas, una subestación eléctrica con una línea de transmisión subterránea de doble circuito, torres de enfriamiento y generadores eléctricos de emergencia.

La implementación del centro de datos se lleva a cabo a través de la sociedad Inversiones y Servicios Dataluna Ltda, y desde sus inicios se ha enfrentado a varios cuestionamientos sobre su impacto ambiental.

Al comienzo, los vecinos de la comuna de Cerrillos y la municipalidad exigían acciones como que se llevara a cabo una consulta pública para aprobar el proyecto, que la empresa asumiera el compromiso de plantar árboles y áreas verdes y que se volviera a estudiar el impacto ambiental del proyecto.

Tras largos reclamos que llegaron hasta este 2024, el nuevo fallo del tribunal establece que Google no podrá continuar con la instalación del centro de datos en Cerrillos hasta que se resuelva una evaluación que tome en cuenta el componente hídrico.

Ahora el SEA deberá dictar un nuevo informe consolidado de Aclaraciones, Rectificaciones o Ampliaciones, de manera que la compañía pueda presentar una nueva adenda que tome en cuenta el cambio climático.