?Entrevista | Transformación digital del Caribe y América Latina es más urgente que nunca: CANTO

Leer en inglés

Pese a la diversidad lingüística y la separación marítima, pues en el Caribe se hablan otras lenguas como el inglés y el francés, aparte del español que prevalece en la América Latina continental, para David Cox ambas regiones no están desvinculadas. 

“Yo creo que en el Caribe tenemos un gran trato de solidaridad con América Latina, en términos de la ambición de nuestra gente, nuestros gobiernos y nuestros operadores para transformar nuestras sociedades en verdaderas economías digitales”, asienta el presidente de la Asociación Caribeña de Organizaciones Nacionales de Telecomunicaciones (CANTO). 

Te recomendamos: #MWC21 | Transformación digital se acelera en el Caribe
X8A3981

En esta entrevista, el presidente de la asociación, que agrupa a los principales operadores de telecomunicaciones de la región, habla con DPL News sobre el estado de la conectividad en el Caribe tras la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19, las recomendaciones regulatorias de la industria a las autoridades nacionales, el incipiente despliegue de 5G y los desafíos del proceso de transformación digital de la región caribeña

Diagnóstico de la conectividad en el Caribe tras la pandemia de Covid-19

Cox explica que la región del Caribe tiene altas tasas de penetración de banda ancha móvil, que superan incluso el 100 por ciento; sin embargo, las de servicios de Internet fijo son bajas, por lo que aún permanece como el principal reto para los países caribeños. 

El principal desafío es la baja densidad poblacional de las zonas rurales remotas: “Es muy caro extender las redes en algunas partes de América Latina, porque puede que haya bloques de personas, pero el número de gente que vive ahí no es suficiente para cubrir el costo de extender la red en esas áreas, y generalmente son áreas rurales remotas y donde hay mucha pobreza las que están desconectadas y más necesitan de la conectividad”. 

Mejores prácticas regulatorias

El presidente de CANTO explica que subsanar esa brecha requiere que los operadores inviertan más y se asocien con los gobiernos para conseguirlo. Fruto de esta colaboración destaca, en primer lugar, que existan buenas políticas de espectro por parte de los reguladores.

Cox, quien también es jefe de Asuntos Regulatorios de Cable & Wireless-Caribe, señala que hay un muy buen modelo en el que las autoridades regulatorias y los gobiernos subsidian el despliegue de infraestructura mediante los fondos de servicio universal (FSU) en las áreas donde existe ese problema. 

Explica que los subsidios podrían darse para categorías específicas de clientes: como hogares de bajos ingresos o aquellos que tienen estudiantes en casa, con el compromiso de que los operadores brinden servicios de Internet de menores velocidades a bajo costo, del que el gobierno cubriría una parte a fin de “conectar a tantas personas tan rápido como sea posible”, algo similar a lo que hace la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos.

Yo creo que los operadores tienen el deber de intentar llegar con nuevas propuestas, nuevos productos que estén dirigidos a esos tipos de hogares”, sentencia. 

Y, como alternativa plantea que, en caso de que no existan dichos fondos, incentiven las inversiones a través de exenciones fiscales. “Los gobiernos podrían otorgarles a los operadores una reducción impositiva en proporción a la cantidad que ellos planean invertir”. 

Otras dos claves para la adopción de los servicios fijos y móviles, a juicio de Cox, son la asequibilidad y la conciencia sobre la importancia de tenerlos, los cuales se acrecentaron durante la pandemia.

Como fue la región más afectada económicamente por la contingencia sanitaria, América Latina y el Caribe ahora tiene el segundo Internet móvil menos asequible del mundo, según el Informe sobre el Estado de Conectividad a Internet Móvil 2021, de la GSMA.  

Te recomendamos: América Latina tiene el segundo Internet móvil menos asequible del mundo

El mismo reporte señala que 260 millones de latinoamericanos y caribeños viven en zonas donde hay cobertura móvil, pero no tienen acceso, por lo que es urgente reducir la brecha de uso, que en la región es del 40 por ciento.

Demanda y asequibilidad: los principales desafíos del Caribe

Para atender estos dos factores, la asequibilidad y la demanda, Cox apela a una respuesta coordinada entre el sector público y el sector privado.

Nosotros siempre hemos reconocido que la asequibilidad es un asunto clave: cada vez que hablamos con los gobiernos entendemos que la asequibilidad es un problema mayor. Todos nuestros miembros han reconocido una gran urgencia en tratar de resolver este problema. Así que todos nosotros estamos trabajando duro para crear nuevos paquetes para proveer una nueva conexión y nuevos servicios a los clientes que apuntan al asunto de la costeabilidad”, explica.

“Antes de la pandemia, algunas personas creían que podían sobrellevarla sin una conexión. Ahora, debido a la Covid-19, cada vez más y más gente está empezando a reconocer que es crucial tener una conexión en casa, para saber lo que está pasando, obtener información, poder acceder a los servicios y un amplio rango de cosas”, continúa.

“Así que la pandemia está haciendo parte del trabajo”, prosigue. “Pero también pienso que el que los gobiernos trabajaran más duro para brindar servicios en línea ayudaría a incrementar la demanda para esas personas que no reconocen la necesidad. Creo que los gobiernos podrían ayudar a catalizar la demanda por los servicios digitales si la gente supiera que más servicios gubernamentales están disponibles en línea”.  

Lee también: América Latina ha avanzado en gobierno digital, pero enfrenta desafíos: CAF

Para el presidente de CANTO, la principal ventaja de la implementación de los trámites digitales estriba en que les permite ahorrar mucho tiempo a los habitantes, sobre todo a aquellos de las comunidades rurales que se encuentran muy alejadas de los centros urbanos, y salvar las grandes distancias que necesitan transportarse para cumplir con sus requerimientos burocráticos.

Cox explica que la Asociación aspira a desempeñar un papel protagónico en esta área a través de tres ejes: ser un foro para discutir las políticas públicas y las estrategias necesarias para cerrar la brecha digital, negociar con los gobiernos del Caribe sobre las acciones específicas que pueden hacer para mejorar las tasas de penetración en los países y traer a las mejores mentes de la industria para discutir estos asuntos y descubrir qué pueden hacer para abordar estos desafíos.  

La regulación inhibe el despliegue de 5G en el Caribe

Ante la pregunta sobre si es necesario lograr primero la universalización de la cobertura 4G o trabajar desde ahora en el despliegue de 5G, y cuál es la posición de CANTO y el estado del Caribe en este momento, David Cox responde: 

Nosotros ya estamos trabajando en el despliegue de 5G. Yo creo que en el Caribe, y probablemente también en América Latina, estamos localizados en una parte del mundo que está atrás. Y estamos tratando de ponernos al día. Y yo creo que, realmente, todos nuestros operadores están tratando de desplegar 5G tan rápido como sea posible, porque reconocemos que 5G es transformacional para nosotros, pero también para los países. 5G realmente ayudará a resolver algunos de los problemas tecnológicos y a llenar algunas brechas. Y los gobiernos latinoamericanos están preocupados al respecto: la nueva red ayudará a los países a mantenerse al día y dar un salto en su camino tecnológico”, sentencia.

“El problema para nosotros en el Caribe es que un gran número de agencias regulatorias están muy atrás. Estamos atrás. Así que, muchos operadores están diciendo: ‘Estamos preparados para hacer una inversión en 5G, para llevarlo a sus países’. Tú necesitas el espectro para hacer eso, y lo que hemos encontrado es que las políticas de espectro en la región en 5G están muy atrás. Las autoridades regulatorias simplemente no han puesto el marco, y esto realmente está lastimando el desarrollo tecnológico de la región, nos está manteniendo atrás”. 

 Lee también: DPL News AnalyTICs | Avances de 5G en América Latina

“Otras partes del mundo se mantienen a la cabeza. Nosotros tenemos algunos éxitos, por ejemplo, en Surinam, donde tuvimos el primer lanzamiento 5G en el Caribe, y en muchos países. Así que ha habido algunos éxitos modestos, pero necesitamos tener 5G desplegado a lo largo de la región caribeña, y la regulación lo está retardando. Nuestras agencias regulatorias no son lo suficientemente rápidas en la liberación del espectro. Así que este es un problema mayor para todos nosotros”, declara. 

Cox está convencido de que, para salvar este escollo y acelerar el proceso, la clave es la liberación del espectro.

– ¿Qué tienen que hacer los reguladores para avanzar el despliegue de 5G?

– Necesitan hacer que el espectro esté disponible. Necesitan priorizar la reforma de ese espectro, cambiando su uso, para que pueda ser adjudicado a los operadores para desplegar 5G. Y necesitan hacerlo rápidamente, por lo que deben iniciar reexaminando sus políticas y sus planes nacionales de espectro. Y tienen que consultarlo con la industria, para que ella pueda darles una idea de cuáles son sus necesidades. El asunto clave es hacer que las agencias regulatorias en el Caribe entiendan que la urgencia de liberar el espectro es muy difícil. Hay algunos operadores en el Caribe que todavía están peleando con los reguladores en el espectro 4G. Así es cuán mal está en algunos mercados. Y, a menos que el Caribe entienda por qué las políticas de espectro necesitan ser reformadas, por qué el despliegue de 5G necesita ser priorizado, su desarrollo será retardado en términos del viaje de su transformación digital

Yo creo que América Latina puede tener la oportunidad de dar un salto si los países son más eficientes en liberar espectro 5G, pero nuestra mayor preocupación aquí como operadores es que obtener espectro adecuado para lanzar servicios 5G ha demostrado ser un desafío en la mayor parte del Caribe”, refuerza. 

América Latina y el Caribe: un desafío y una oportunidad común

Cox es claro y contundente en su mensaje final: “Estamos en solidaridad en términos de la ambición que tenemos: es una aspiración compartida transformar nuestras sociedades usando estas tecnologías. Reconocemos su increíble potencial y, por supuesto, el otro punto más importante es que la transformación para el Caribe y América Latina es aún más urgente ahora. Nuestras sociedades corren el riesgo de quedarse atrás a consecuencia de la pandemia. Nuestros gobiernos tienen que cooperar. Tenemos que cooperar en algunas de las políticas, particularmente en espectro, y eso podría tener un gran impacto, pero también en políticas alrededor de los impuestos y el precio. Y necesitamos aprender de los demás cuáles son las mejores prácticas. Tenemos un desafío compartido, pero quizás también una oportunidad de tratar de generar los resultados correctos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies