Ticketmaster responde a demanda por monopolizar la industria de entretenimiento en vivo

El Departamento de Justicia de EE. UU. presentó una demanda civil acusando a la propietaria de Ticketmaster de ejercer prácticas anticompetitivas para bloquear a la competencia e imponer precios cada vez más altos para los fanáticos.

La empresa propietaria de Ticketmaster enfrenta una demanda en Estados Unidos por monopolizar la industria del entretenimiento en vivo y ejercer prácticas anticompetitivas que afectan a fanáticos, artistas y promotores independientes.

El Departamento de Justicia, junto con 30 fiscales generales estatales y de distrito, presentaron una demanda civil antimonopolio contra Live Nation Entertainment Inc. y su subsidiaria, Ticketmaster LLC, en el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York. La demanda alega que la empresa utiliza su control de monopolio para imponer precios más altos, contratos exclusivos y tomar represalias contra quienes intentan competir.

“El resultado es que los fans pagan más en honorarios, los artistas tienen menos oportunidades de tocar en conciertos, los promotores más pequeños quedan excluidos y los lugares tienen menos opciones reales para los servicios de venta de entradas. Es hora de disolver Live Nation-Ticketmaster”, dijo el fiscal general, Merrick B. Garland.

Según el Departamento de Justicia, Live Nation-Ticketmaster controla más del 60 por ciento de la promoción de conciertos y eventos en vivo en Estados Unidos y aproximadamente 80 por ciento de la venta de entradas.

Te puede interesar: Actores de doblaje demandan a empresa por robar su voz para entrenar sistemas de IA

La demanda sostiene que Live Nation ha ejercido su poder de monopolio amenazando y tomando represalias financieras contra empresas y lugares que trabajan con rivales, bloqueando la competencia mediante contratos exclusivos a largo plazo e impidiendo que las salas de conciertos ofrezcan otras promociones o utilicen múltiples vendedores de entradas.

También se acusa a Live Nation de restringir el acceso de los artistas a ciertos lugares a menos que utilicen sus servicios de promoción y de adquirir competidores estratégicos para debilitar la competencia e innovación, afectando la compensación de los artistas.

Live Nation ha respondido a la demanda negando que posee un monopolio y afirmando que la intención de dividir la empresa no conduciría a una reducción en los precios de las entradas o tarifas de servicio. Además, señaló que los artistas y lugares son los principales responsables de fijar los precios de los eventos, ya que se llevan la mayor parte de los cargos por servicio, y agregó que su participación de mercado ha disminuido en los últimos años.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies