Tesla en México: enormes retos

Reforma Enrique Dussel

Durante el “Investor Day 2023” el 1.3.2023 de Tesla, la empresa anunció su nueva gigafactory en Santa Catarina, Nuevo León: con una inversión inicial de 5,000 millones de dólares y alrededor de 7,000 empleos fabricaría un nuevo modelo más barato que los actuales. La reacción de los mercados en Wall Street al día siguiente fue contundente y las acciones de Tesla llegaron a caer hasta en 6.8% ante la falta de información sobre el nuevo modelo y la planta en México. Funcionarios mexicanos, posteriormente, dieron información “adicional”: las inversiones pudieran alcanzar hasta 10,000 millones de dólares, se crearían hasta 35,000 empleos directos e indirectos ante una posible producción de hasta un millón de unidades y la proveeduría mexicana pudiera crecer hasta en 450%.

Más allá de la sobria presentación de Tesla y las posteriores cifras alegres, al menos dos aspectos son relevantes.

Por un lado, México se suma a la estrategia global de la producción de autos eléctricos (AE) de Tesla, que cuenta con plantas en Austin, Freemont, Nevada, Shanghai y Berlín. Las plantas de Tesla cuentan con una línea de producción integral y circular -altamente robotizadas y que permiten la reutilización de baterías- que incluyen la totalidad de los insumos requeridos para la fabricación de un AE: de la fabricación de celdas y las baterías eléctricas a la fundición, plásticos, estampado, pintura y manejo. La planta en Santa Catarina que pudiera abarcar entre 600-1,200 hectáreas requerirá entonces de significativos insumos de autopartes y proveeduría en general; por el momento se han detectado 127 proveedores de Tesla para su planta en Austin en México. Tesla buscaría producir en el mediano plazo alrededor de 20 millones de AE y reducir sus precios con su planta en México, también ante la creciente competencia de empresas chinas, BMW y Volkswagen, entre otras.

Un segundo aspecto es crítico para comprender la integración de Tesla en la cadena global de valor de autopartes-automotriz (CGVAA) en México. Con la industria maquiladora de exportación, desde los 1960s y hasta hoy en día, la manufactura mexicana ha destacado por masivos procesos de importación para su exportación, es decir, una orientación exportadora con base en la importación de partes y componentes y se caracterizan por no gravar aranceles y mínimos pagos de IVA e ISR; estos procesos se benefician de fuerza de trabajo barata con respecto a otros países (particularmente en comparación con Estados Unidos), aunque en muchos casos remuneran sueldos reales muy por encima de la media local, regional y nacional. La orientación exportadora de México -el coeficiente de exportaciones de bienes y servicios con respecto al PIB aumentó de niveles inferiores al 15% en los 1980s al 41.05% en 2021- en México tiene como contraparte un altísimo coeficiente de importación de bienes y servicios sobre el PIB, de 42.56% en 2021. El éxito exportador de México se caracteriza por procesos de bajo valor agregado como resultado de masivas importaciones y resultantes bajos niveles de investigación y desarrollo. El INEGI publica sobre el Valor Agregado de las Empresas de Exportación de la Manufactura Global (VAEMG), destacando: a. cuenta con 2.4 millones de empleos y la CGVAA con el 24.09% del empleo total de la VAEMG en 2021; el segmento automotriz apenas representa el 4.71% y el de autopartes 19.39% en 2021, b. el VAEMG de la CGVAA es superior al de la manufactura, pero particularmente en su segmento automotriz, del 39.76% en 2021 (y del 33.48% en 2003); para su principal proveedor, el segmento autopartero, el coeficiente apenas fue de 17.14% en 2021 (y del 10.26% en 2003).

Lo anterior implica que el motor exportador de la economía mexicana, la CGVAA, requiere de enormes insumos importados y particularmente en su segmento de autopartes. Los retos serán incluso superiores para nuevas plantas y tecnologías como las de Tesla, con un reducido número de empresas existentes en México. Las empresas, organismos empresariales y el sector público a sus tres niveles debieran estar preparándose inmediatamente ante los anuncios de Tesla, ¿será?

Profesor del Posgrado en Economía y Coordinador del Centro de Estudios China-México de la UNAM

iWebView

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies