Telecom Italia busca acelerar fusión con Open Fiber, pero Enel no la considera una prioridad

Aunque se prevé que la integración de las redes siga adelante con el nuevo gobierno de Italia, las partes del acuerdo no se toman su gestión con el mismo entusiasmo.

Tras la conformación del nuevo gobierno italiano, los planes para fusionar Open Fiber y la unidad de fibra de Telecom Italia (TIM), con miras a integrar una red nacional de infraestructura, siguen en pie y se prevé que cuenten con el respaldo de las fuerzas políticas entrantes.

Sin embargo, Enel ―propietaria de Open Fiber en conjunto con Cassa Depositi e Prestiti (CDP)― aún se muestra reticente.

Días atrás, Asati, la asociación de pequeños accionistas de TIM, envió una carta al nuevo Ministro de Desarrollo Económico, Stefano Patuanelli, para expresarle la necesidad de que las redes converjan para eliminar la brecha digital en el país y “garantizar la cobertura universal con velocidades de conexión crecientes de más de 10 Mbps”.

En tanto, el Presidente de Open Fiber, Franco Bassanini, estimó que el nuevo gobierno no afectará la fusión de la banda ancha de los operadores. “No noté ninguna diferencia sustancial de opinión”, señaló a Reuters.

Pero la confianza y el apremio que muestra TIM no es igual al de la otra parte del convenio. El Director de Enel, Francesco Starace, dijo que la integración de las unidades “no es súper urgente” ni una prioridad para la empresa. Desde el mes pasado se presentaron complicaciones para cerrar la transacción porque las dueñas de Open Fiber no lograban acordar el precio de venta de su empresa.

La postura de Enel contrasta con la de Asati, para quien la sinergia es primordial según el escrito enviado al ministro. La transición total del cobre a la fibra “requiere de grandes inversiones con un rendimiento a largo plazo, no económicamente sostenible si se duplica y se realiza por múltiples operadores”, se lee en la carta.

Además, Telecom Italia espera que la fusión favorezca también el desarrollo de servicios más veloces, incluso mayores a 100 Mbps, así como tener conexiones simétricas de 1 Gbps en todas las instalaciones públicas, que a la vez mejoraría el crecimiento económico y la competitividad del país.