Regulador francés propone una subasta 5G en bloques de 50 MHz y con obligaciones de cobertura

Se prevé que el concurso por la banda de 3.4-3.8 GHz se realice en abril de 2020.

La Arcep, organismo regulador de Francia, presentó su propuesta final para la asignación de 310 MHz en la banda de 3.4-3.8 GHz, que se utilizará en el despliegue de redes 5G. Luego de críticas a su proyecto inicial, decidió ofertar el espectro en una primera fase en bloques de 50 MHz a máximo cuatro operadores bajo un precio fijo, a cambio de asumir ciertos compromisos.

Entre las obligaciones que se deben aceptar para adquirir uno de los lotes, se encuentran las metas de cobertura. Antes de que finalice 2020, cada compañía tendrá que implementar 5G en al menos dos ciudades; hacia 2022, la nueva tecnología se deberá proporcionar en 3 mil sitios; dos años después, en 8 mil; al siguiente año, en 10 mil 500 sitios, para en un futuro lograr una disponibilidad total.

También 5G aterrizará en las áreas rurales o escasamente pobladas. Entre 2024 y 2025, al menos 25 por ciento de los sitios tendrán que ubicarse en estas zonas para entregar servicios de conectividad de mínimo 240 Mbps en cada punto, la misma velocidad que en la urbe.

El regulador envió las especificaciones de la asignación al gobierno para que este último las apruebe y determine el precio de reserva del espectro. Sébastien Soriano, presidente del organismo, dijo a Le Figaro que se prevé abrir la subasta en abril del año siguiente e incluso tener los primeros despliegues comerciales ese mismo año.

En primera instancia, la Arcep había previsto una subasta 5G en bloques de 40 MHz; sin embargo, Bouygues Telecom y Free Mobile increparon al regulador que disponer esa cantidad de recurso radioeléctrico beneficiaba a los participantes de mayor tamaño en el mercado, quienes podrían adquirir más espectro en la segunda etapa del concurso.

Durante la segunda parte, todos los candidatos pueden comprar frecuencias adicionales en bloques de 10 MHz. Aunque básicamente gana quien ofrezca más, el regulador estableció un tope de espectro de 100 MHz por cada operador para evitar problemas de concentración.

Además, otros requisitos de la subasta son conectar las carreteras principales con 5G, hacer que las redes móviles sean compatibles con el protocolo de Internet versión 6 y ofrecer usos innovadores de la nueva tecnología a sectores como la salud, economía y la manufactura.