sábado, noviembre 26, 2022
HomeTECNOLOGÍAAppsRegulación de plataformas requiere modelos flexibles y centrados en los usuarios

Regulación de plataformas requiere modelos flexibles y centrados en los usuarios

La regulación de las plataformas digitales debería ser flexible, innovadora y centrada en los usuarios –tanto colaboradores como consumidores–, para permitir que los colaboradores se integren a la red de seguridad social y se garantice la viabilidad de este nuevo modelo económico, coincidieron panelistas durante el foro sobre Plataformas Digitales y Seguridad Social del Futuro (Pladiss), organizado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Tonatiuh Anzures, director Asuntos con Gobierno de DiDi México, resaltó que las plataformas ofrecen un modelo de ocupación nuevo y distinto, en el que millones de personas sin un contrato eligen de manera razonada y libre una o varias plataformas para ofrecer un servicio.

El directivo destacó los beneficios que han introducido las plataformas en el mercado, por ejemplo, que en el caso de DiDi Food amplió el 30 por ciento el tamaño del mercado de reparto, a la vez que ha servido como una nueva ventana de ventas para el sector Mipyme que representa el 80 por ciento de los restaurantes en la plataforma.

Anzures advirtió sobre los riesgos que implica adoptar modelos que busquen encuadrar un modelo económico social de plataformas en un modelo tradicional laboral, los cuales se ha observado que “tienden al fracaso y afectan a las comunidades que se pretende beneficiar”.

Contrariamente, “aquellos otros que innovan y se abren a la flexibilización, tienen un mejor resultado”. Recordó que entre el 80 y 90 por ciento de los colaboradores en la plataforma valoran y privilegian la flexibilidad, por lo que “es fundamental que esas voces marquen el centro del debate”.

“Se debe entender el proceso de cambio en el que estamos, los nuevos retos que enfrentamos, con cambios innovadores pensando fuera de la caja. Es necesario el diálogo social, si no escuchamos a todos los participantes corremos el riesgo de una regulación inadecuada o incompleta. Debemos entender o buscar la fórmula de dotar de derechos humanos a los colaboradores sin destruir la economía de las plataformas digitales”, advirtió, por su parte, Ricardo Barbosa Ascencio, presidente de la Comisión laboral de Coparmex.

Barbosa lamentó que actualmente en México la informalidad representa cerca del 55 por ciento del total de trabajadores y se debe evitar que una sobre regulación incremente las filas de la informalidad. Al respecto, recordó el caso español, en donde la llamada Ley Rider provocó la contracción del segmento formal de reparto.

En ese sentido, llamó a hacer un análisis para definir qué se considera un colaborador de plataformas y dónde se cruza la línea respecto a un empleo de jornada completa, considerando las horas que se trabajen, el número de viajes aceptados o rechazados, o el número de plataformas para las que laboran.

Debes leer: Plataformas colaborativas, alternativa a la informalidad y desempleo: Fedesarrollo

Alfonso Oñate, presidente del Research Center for Justice Standards, y de la Academia Mexicana de Protección de Datos Personales, explicó que las principales barreras para la adopción de una nueva regulación incluyen los intentos de forzar una cierta actividad económica o fenómeno social dentro de un marco normativo que puede llevar a resultados indeseados; y el modelo histórico de introducción de la seguridad social en México, que se realizó a través del trabajo subordinado.

En ese sentido, el académico señaló que el “horizonte deseable” debería ser el no supeditar la oferta de una seguridad social a la condición de un trabajo y lograr la cobertura universal por el sólo hecho de ser ciudadanos e independientemente del trabajo que se realice.

“Las plataformas deben ser reguladas. Lo primero a entender es que deben participar todos aquellos que tienen interés en el asunto para conocer de qué es de lo que estamos hablando” y atender particularidades de la operación que evite nuevos riesgos, concluyó Oñate.

Recomendamos: Ingresos de repartidores crecieron 117% con las plataformas: CIDE

Por su parte, José Trejo Hebrero, director de política pública de Beat, recomendó que el análisis de la regulación debe poner al centro a las personas, y confió en que la industria, gobierno y colaboradores logren más consensos para “un rumbo claro y compartido”.

“Seguimos siendo aliados para que esta regulación se apruebe y se garantice su implementación, porque la política pública no es sólo un buen diseño e identificación del problema y de la solución, también pasa porque se vuelva una implementación de todos los días”, agregó.

Planes flexibles y adaptables

A lo largo del evento, los participantes señalaron la importancia de no forzar los modelos tradicionales del empleo en un nuevo sistema de ocupación que ofrece nuevos beneficios a sus colaboradores. En ese sentido, Víctor Rafael Baeza Bravo, CEO Pension Policy International, indicó que también se debe modernizar el concepto del trabajo, e incorporar en la legislación a los nuevos modelos que se introducen en el mercado.

Para Baeza es importante que la legislación laboral no sólo ofrezca mejores condiciones a trabajadores independientes y de plataformas, sino también que se reconozca la diversidad de colaboradores en el mercado y el contexto particular de cada uno de ellos al considerar que existen los que se dedican 100 por ciento a esta modalidad, otros que lo usan como una actividad complementaria, y aquellos que tienen una actividad mixta.

Si bien se podría buscar que todos los trabajadores y colaboradores tengan acceso a los mismos beneficios sociales, el directivo alertó que no todos tienen los mismos intereses, ni la misma estructura familiar. Así, aunque pueda haber un trabajador que no requiera o tenga interés en todos los servicios del IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social), aún se ve obligado a pagar por estos.

Explicó que actualmente el costo por servicios del IMSS cubre principalmente enfermedades y maternidad (45%), y aportaciones para la cuenta de retiro (33%). Sin embargo, hay trabajadores que no requieren el servicio médico o la maternidad, ya sea porque no están casados o no tienen pareja, o porque ya están cubiertos por un seguro privado o a través de un familiar.

Para atender estas realidades, el directivo planteó la formación de “Planes flexibles”, que se puedan ofrecer en distintos niveles con diferentes servicios según la capacidad del trabajador o su estructura familiar, que sean más flexibles para los trabajadores y sean estos los que decidan qué necesitan.

Efrén Páez Jiménez
Efrén Páez Jiménez
Efrén Páez Jiménez es economista

Publicidad

LEER DESPUÉS