Redes comunitarias y municipios son clave para acortar la brecha digital en México

“No todas las soluciones de desarrollo rural van a venir de arriba para abajo; hay que empoderar a nuestras comunidades”, resalta Adriana Labardini.

Reducir las múltiples aristas de la brecha digital en México no depende únicamente de las grandes empresas de telecomunicaciones. Durante varias décadas, los esfuerzos por conectar a las poblaciones rurales y marginadas se han planteado desde una visión comercial y centralizada.

Sin embargo, las comunidades tienen necesidades y realidades específicas que no están siendo resueltas por este modelo. Por eso, para acortar las brechas, es importante impulsar el desarrollo de modelos autónomos y autogestivos de comunicación, afirmó Adriana Labardini, presidenta de Conectadas.

La también colaboradora de Rhizomática ―una organización que apoya y acompaña a las comunidades en la construcción de su propia infraestructura― señaló que “lo primero que tenemos que hacer es cambiar el enfoque para plantear políticas públicas y proyectos, también desde la iniciativa privada, centradas en los seres humanos, centradas en las mujeres, en los hombres, en la niñez de cada región”.

“No es lo mismo una región rural chiapaneca que lo que se necesita en la huasteca potosina. [Por eso, es importante] analizar las necesidades, aspiraciones, deseos de las comunidades rurales desde su visión, con su cultura, con sus lenguas y con su cosmovisión”, destacó.

Adriana Labardini explicó que el cierre de las brechas digitales requiere empoderar las redes rurales, fomentar la agencia de las comunidades para desarrollar sus propios proyectos de conectividad, sobre todo en las localidades donde el despliegue de redes de telecomunicaciones convencionales no es rentable ni sostenible.

Destacado: Conectividad rural significativa en América Latina creció 12% desde la pandemia

No todas las soluciones de desarrollo rural van a venir de arriba para abajo; hay que empoderar a nuestras comunidades con capacitación, con formación de técnicos comunitarios”; así como facilitando el acceso al espectro radioeléctrico de forma asequible y a la infraestructura que ya poseen las localidades.

María de Lourdes Coss, directora General del Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel), también coincidió con Labardini en el papel clave que juegan los actores locales para expandir la conectividad y la digitalización en México, tomando en cuenta la complejidad de instalar infraestructura en las zonas más remotas del país.

mesa transformacion senado
Crédito: Senado de México

“Conforme nos vamos alejando de los grandes centros poblacionales, cada vez es más complicado encontrar infraestructura que permita hacer la instalación de los equipos”. Eso se refleja en que existen 57 mil 189 localidades con menos de 50 habitantes que no tienen cobertura de redes 4G.

Y no sólo se trata de las comunidades rurales, pues también en la periferia de las ciudades hay municipios donde la conectividad es nula o deficiente. Por ejemplo, dijo la directora General de Promtel, en el municipio de Chimalhuacán, en el Estado de México, se detectó un déficit en el acceso a Internet.

Una empresa se comprometió a instalar la infraestructura de fibra óptica para habilitar servicios de mejor calidad y velocidad en esta zona. Pero al principio hubo trabas por parte de las autoridades locales, expuso la funcionaria. Finalmente, el proyecto salió a flote después de conseguir la cooperación del gobierno municipal.

También consulta: Tres recomendaciones para que funcionen los Fondos de Servicio Universal en América Latina

Por eso, es fundamental el rol de los municipios en el cierre de brechas. Y también trabajar junto con proveedores locales para llegar a las áreas rurales y la periferia, puesto que los pequeños y medianos operadores sí encuentran un caso de negocios en este despliegue si hay el apoyo y recursos adecuados, comentó.

No obstante, la conectividad y la transformación digital todavía no están en la agenda de muchas autoridades locales. La senadora Claudia Anaya Mota, secretaria de la Comisión de Energía y Gobernación, planteó el caso de Mazapil, un municipio de Zacatecas, donde el acceso a Internet es muy limitado o casi nulo. Pero las prioridades a las que se pone énfasis son otras, como la salud o la educación, por la urgencia de resolver problemas de la realidad inmediata, las condiciones socioeconómicas y falta de infraestructura.

En ese sentido, Leonardo Martínez, director de investigación del Centro-i, observó que hay una tendencia entre los gobiernos locales de poner énfasis “en la constitución de objetivos locales y de corto plazo”, sin tomar en cuenta que “forman parte de un ecosistema digital del que son parte importante y que se pueden beneficiar de ello de muchas maneras”; por ejemplo, en la educación, la creación de empleo o en las cadenas productivas locales.