¿Qué pasa con Twitter? Famosos regresan de la tumba para recibir palomita azul

Todo parece ser un juego para Elon Musk, porque tiene a Twitter de cabeza. La semana pasada fue un caos en la red social, luego de que el nuevo jefe cumpliera con la advertencia de eliminar la marca de verificación a los usuarios que no paguen por la suscripción a Twitter Blue.

Sin embargo, el cambio duró muy poco tiempo, ya que de una forma arbitraria y misteriosa varias cuentas de Twitter de personajes famosos y con más de un millón de seguidores, como Beyoncé, Lady Gaga o Adele, han comenzado a recuperar su ‘palomita azul’ sin tener que pagar un centavo.

Lo más extraño es que también resucitaron las insignias de celebridades que murieron hace varios años; por ejemplo, las cuentas de Michael Jackson, Chadwick Boseman, Kobe Bryant, Barbara Walters, Anthony Bourdain y Paul Walker, según un informe de The Verge.

image 62

Las cuentas muestran la misma leyenda que aparece para cualquiera que pague por Twitter Blue: “Esta cuenta está verificada porque están suscritos a Twitter Blue y verificaron su número de teléfono”.

No se ha confirmado el número de cuentas que han recuperado su verificación de esta manera. Lo que sí está claro es que Musk dijo que está pagando personalmente por la suscripción a Twitter Blue de sus principales críticos: LeBron James, Stephen King y William Shatner.

El caos reina en Twitter y Musk sigue cometiendo errores

El plan de Elon Musk de obtener más dinero a través de Twitter Blue pinta a ser un fracaso, ya que desde que se implementó el cambio en la verificación antigua el 20 de abril, apenas logró obtener 28 suscriptores, según un tuit del analista de datos Travis Brown.

El objetivo de Musk con la verificación a través de una suscripción de pago es obtener más ingresos para aliviar la complicada situación financiera de la empresa que compró por 44 mil millones de dólares y a la que le ha cambiado el nombre de Twitter por X Corp.

El gran problema de Musk ahora son las críticas y la polémica que se ha detonado a raíz del regreso de la verificación para ciertas cuentas. Famosos como Stephen King le han pedido al empresario que mejor done el dinero que gasta en pagar por la suscripción.

Mientras que otros han admitido, con un toque de vergüenza, que han decidido pagar por el servicio sólo por conservar la opción de editar sus tuits.

Como siempre, las acciones de Musk carecen de una explicación exacta y a menudo caen en lo irónico. La estrategia de regalar suscripciones a famosos ha generado muchas críticas y dudas sobre cómo funcionará el servicio en el futuro y si vale la pena pagar por ello, en especial porque rompe la promesa de Musk de ofrecer “igualdad y transparencia” a todos los usuarios.

Cualquiera que sea el próximo paso de Musk con Twitter, nos ha quedado claro que no hay que tomar muy en serio todo lo que sale de su mente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies