sábado, enero 28, 2023
HomeREDES5G¿Qué es y para qué sirve 5G?

¿Qué es y para qué sirve 5G?

La tecnología está diseñada para aumentar la velocidad, reducir la latencia y mejorar la flexibilidad de los servicios inalámbricos.

5G es la quinta generación de redes móviles y representa mejoras en el ancho de banda y la latencia, lo cual permite prestar servicios que con las redes anteriores no se podía. Su diseño busca ampliar las redes de telefonía celular 4G LTE actuales y, en algunos casos, reemplazarlas por completo. En DPL News te contestamos las cinco preguntas relacionadas con 5G.

¿Qué es 5G?

Hay diversos factores que definen a cada generación, como la tecnología que se utilizó, el tiempo transcurrido entre el envío y la recepción de una señal (latencia) y la velocidad de transmisión de los datos, a través de una red, a los dispositivos conectados. Las redes 5G prometen velocidades de transmisión de datos de hasta 10 Gbps, una latencia muy reducida y una mayor cobertura en zonas remotas.

Los principales beneficios de 5G son:

  • Velocidades de datos significativamente más rápidas
  • Latencia mucho más baja
  • Soporte técnico para miles de millones de “cosas”, como sensores
  • Soporte técnico para autos sin conductor

Mientras que las generaciones anteriores de tecnología celular (como 4G LTE ó 3G) apuntaban a garantizar la conectividad, la tecnología 5G lleva la conectividad al siguiente nivel al ofrecer experiencias conectadas de la Nube a los clientes. Las redes 5G están virtualizadas, se ejecutan por medio de un software y aprovechan las tecnologías en la Nube.

La red 5G también simplificará la movilidad, con capacidades de roaming abierto sin inconvenientes entre el celular y el acceso Wi-Fi. Los usuarios móviles pueden permanecer conectados mientras se desplazan por conexiones inalámbricas exteriores y redes inalámbricas dentro de las instalaciones sin la intervención del usuario o la necesidad de tener que volver a autenticarse.

¿Qué diferencias tiene 5G con 4G?

La principal diferencia entre tecnología la 5G con 4G es la velocidad: la primera ofrece una velocidad máxima teórica de 20 Gbps, mientras que la velocidad máxima de la tecnología 4G es sólo de 1 Gbps.

La segunda gran diferencia es la latencia. Cuando 4G tiene latencias de 100 a 20 milisegundos (dependiendo de cuán cerca esté el móvil de la antena y el espectro que use), 5G cuenta con una latencia de 1-2 milisegundos.

¿Qué se puede hacer con 5G?

Dependiendo de la velocidad, hay infinitas cosas que se pueden hacer con 5G: desde descargar más rápido una película hasta una cirugía remota o conducir un auto a la distancia. La alta velocidad y la baja latencia abren un mundo de posibilidades en conectividad móvil.

En un primer momento, lo que se verá es una mejora importante en la velocidad de banda ancha móvil. Por ejemplo, descargar un archivo de 800 MB puede tardar alrededor de 4 minutos y 16 segundos bajo la velocidad típica de 4G de 25 Mbps. Con 5G puede tomar 0.3 segundos debido a su tasa de transmisión de 20 Gbps.

Los estándares y recomendaciones han planteado tres topologías de uso iniciales para 5G: banda ancha móvil mejorada, comunicaciones masivas tipo máquina, y comunicaciones de gran fiabilidad y baja latencia. Otro uso muy frecuente en los primeros despliegues es el Acceso Fijo Inalámbrico (FWA, por sus siglas en inglés), que sería una conexión fija de banda ancha hogareña (o en un negocio) utilizando la red móvil celular.

Más allá de lo que perciba el usuario final, los beneficios sociales y económicos de 5G trascienden la idea de ofrecer tasas de comunicación ultra rápidas. El verdadero potencial de 5G radica en que plantea un cambio de paradigma en la manera en que se concibe la conectividad en las sociedades.

Esto, porque permite la integración de la conectividad con los procesos productivos en distintos verticales de la economía y se convierte en un insumo de producción con un potencial de generación de valor significativamente alto, para la producción de nuevos bienes y la prestación de nuevos servicios, que se presentan como nuevas fuentes para el emprendimiento, desarrollo empresarial, generación de empleo y crecimiento económico. Por ejemplo, en manufactura, servicios públicos, logística y salud, donde se verán las primeras transformaciones habilitadas por esta tecnología.

Por ejemplo, aplicaciones en el área de la salud donde, 5G va a permitir que los pacientes cuenten con sistemas de desfibrilador automáticos que puedan alertar a las unidades médicas sobre sobre pacientes con inminentes necesidades de atención. Igualmente, con 5G y la integración de tecnologías como el Internet de las Cosas y la Inteligencia Artificial se podrán controlar y agilizar procesos industriales de tal manera que se obtenga un nivel de precisión sin precedentes. El monitoreo de fletes y elementos logísticos también sufrirá una transformación radical gracias a la integración de 5G con las cadenas de abastecimiento, permitiendo el monitoreo en tiempo real de distintos elementos de la cadena, garantizando un desempeño superior al actual y por ende mejores rendimientos.

Te recomendamos: FWA, cloud gaming, smart grid y vehículos aéreos no tripulados, entre los casos de uso más rentables para 5G

¿Hay dos tipos de 5G?

Sí, hay dos. Entre 2017 y 2018, el Proyecto de Asociación de Tercera Generación (conocido como 3GPP) publicó las primeras especificaciones para el desarrollo de 5G, con la guía de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT). En ese paquete incluyó lo que a grandes rasgos son dos categorías: 5G independiente (SA, por sus iniciales en inglés) y 5G no autónomo (NSA).

Las redes 5G NSA parten de arquitectura no independiente; es decir, se basan en la infraestructura 4G existente. Para esta implementación, los operadores de telecomunicaciones pueden anclar la red de acceso de radio 5G y su interfaz de radio nueva (NR) a las radio y la red central de 4G (EPC o Evolved Packet Core), aprovechando las inversiones que han desembolsado en esta última y mientras se preparan técnica y financieramente para lanzar 5G “completo”.

Gran parte de los despliegues comerciales que se han realizado alrededor del mundo pertenecen a esta clasificación. Las empresas utilizan tecnologías como la compartición dinámica de espectro para ofrecer, en el corto plazo, los primeros servicios de quinta generación como la banda ancha móvil, en especial en países donde aún no se ha asignado el espectro radioeléctrico identificado para 5G.

Por otro lado, 5G SA conecta las radios 5G a la red central 5G sin depender de la tecnología antecesora: NR se conecta al núcleo o corazón de 5G. Este tipo de despliegue implica que los operadores deben desembolsar importantes recursos para instalar hardware nuevo, antenas o en su caso en la virtualización de la red.

Puedes leer: Estos operadores ya lanzaron redes 5G independientes en el mundo

Si bien ambos sistemas son 5G, la implementación bajo la arquitectura NSA de forma inicial se centra en la banda ancha móvil mejorada, para proporcionar mayor ancho de banda, confiabilidad de la conexión y mejor rendimiento. En cambio, 5G autónomo habilitará nuevos servicios, casos de uso, mercados empresariales y verticales: la conducción autónoma, los juegos inmersivos y la telemedicina, por ejemplo.

Infografía: Dos caras de una tecnología: ¿qué es 5G NSA y 5G SA?

¿En qué países hay 5G?

Los despliegues comerciales de 5G empezaron desde 2018 en Estados Unidos y Corea del Sur. Luego se fueron expandiendo por Asia y Europa. En América Latina hay ya, al menos, 11 países con planes de despliegue de 5G, y en estos países ya hay infraestructura 5G instalada que le llega al usuario: Chile, Brasil, Puerto Rico, México, Perú, Argentina y República Dominicana.

DPL News
DPL Newshttps://dplnews.com/
Digital Policy & Law es una empresa especializada en el análisis estratégico de las políticas públicas de telecomunicaciones, TIC y economía digital.

LEER DESPUÉS